Mi primera vez con prostitutas Publicado por matthewfarrel_9 el 20/11/2017 en Sexo en grupo

"Relato sobre como perdí la virginidad cuando tenía 18 años con un grupo de prostitutas"

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer más tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

Hola, les contaré como fue cuando perdí la virginidad cuando tenía 18 años con un grupo de prostitutas. 

Primero me describiré, soy un chico alto, de piel blanca, cabello y ojos castaños, de buen parecer pero con algo de acné en el rostro, pecho y en la espalda; por lo que tenía baja autoestima y me había mantenido virgen hasta ese momento. 

Mi primera vez fue cuando finalmente me mudé solo a la ciudad, y empece a trabajar en una fábrica de paquetería de alimentos. Puesto que era una buena empresa, tenía instalaciones completas con duchas para sus trabajadores, puesto que hacía mucho calor en el lugar. Cuando empece me pusieron con un grupo de 3 señores, Juan que tenía unos 45 años, Andrés que tenía como 50 y Kevin que tenía unos 47,  que me estaban guiando en el trabajo, nunca imaginé lo que me terminarían enseñando.

Cuando finalizamos la jornada de trabajo del primer día, me llevaron a donde estaban las duchas, ese día la mayoría se había ido temprano a su casa, por lo que estabamos prácticamente solos. 

Ellos empezaron a desnudarse, por lo que me avergonce un poco porque nunca me había bañado con otros porque me daba verguenza por las cicatrices del acne que tenia. Ellos me dijeron que estaba en confianza entre hombres, por lo que me anime y me desnude. Ellos me miraron y Juan me dijo:

Ah! tienes acné fuerte como tenía mi hijo, tranquio se que es feo, pero no es para avergonzarse, termina de desnudarte para verte la polla para ver que tal la tienes, siempre nos gusta compararnosla entre nosotros.

Yo me reí, y con algo de verguenza me terminé desnudando, entonces empezaron a pajearse hasta que se les paró, me dijeron que hiciera lo mismo para compararnosla. Yo algo avergonzado hice lo mismo. Juan la tenía de unos 15 cm igual que yo, pero curvada para arriba, yo la tengo para abajo, Andrés la tenia un poco más chica, tal vez de unos 12cm y Kevin la tenía casi igual a la mía curva para abajo pero un poco más pequeña tal vez unos 13 a 14cm. 

-Ah mira con esa polla bien que te has de follar a unas buenas chicas, me dijo Juan  

-No, de hecho por el acné siempre he tenido baja autoestima, de hecho todavía soy virgen, les dijo con bastante verguenza.

-En serio? Tranquilo, así era mi hijo hasta que follo por primera vez, con eso ya cogió confianza por el mismo y ahora es todo un experto. Necesitamos ir al chongo (prostíbulo) para que te estrenes, ya verás cuanta confianza adquieres! me dijo Juan

-Vamos hoy a este nuevo que abrieron, tienen unas venezolanas recién llegadas que están buenisimas y 

ahorita tienen la oferta de $100 por media hora con 4 putas. Nos sale a $25 cada uno, ahora si podriamos pagarlo, dijo Kevin

-Dale, chico vamos, hoy te haces hombre, no te preocupes por el dinero, cuando te paguen nos lo devuelves, pero no te arrepentirás, dijo Andrés.

Así que terminamos de bañarnos, me hicieron pajearme junto con ellos para que no me corra tan rápido me dijeron.  

Cuando llegamos, estaba muy nervioso, pero no podía creerlo, iba a tener mi primera vez, las mujeres estaban de ensueño. Juan arregló todo, nos dieron el cuarto, entramos, estaba todo acomodado con cuatro camas pequeñas en dos filas bastante unidas una en frente de otra. 

Entonces vinieron 4 chicas, yo calculo de unos 20 a 24 años, super buenas. Y Juan me dijo: Escoje muchacho!

Estaban dos rubias super tetonas, una morena de ensueño y otra blanca pero de pelo negro con unas buenas tetotas y un culazo. Yo escogí a una de las rubias, tenía las tetas y el culo más grande que la otra, aunque cualquiera hubiera estado bien, esa fue la que más me gustó.

Entonces Kevin dijo: Buena elección! 

Andrés dijo: Bueno comencemos! 

Nos empezamos a desnudar igual que esas delicias de chicas. No podía creer con que mujersota iba a perder la virginidad.

Entonces Andrés dijo: Disfruta chico tu primera vez! 

La rubia me quedo mirando y me dijo, asi que es tu primera vez? Pues vamos a hacerla inolvidable. 

Y empezó poniendome el condon con la boca y la empezó a mamar. Fue delicioso, no podía creer lo que te estaba pasando.

Después de ver que ya la tenía super dura, se montó sobre mi y empezó a cabalgarme mientras me hacia que le cogiera las tetas, se sentía fantástico! Estuve así como 5 minutos y me vine. 

La rubia se dió cuenta y se quito de encima y me dijo: Listo chico, oficialmente ya no eres virgen!

De ahi se puso a mamármela para mantenermela dura. Mientras lo hacía veía a los otros tirándose a las otras putas y observaba sus diferentes posiciones. Entonces le dije a la rubia que cambiaramos de pose.

La rubia se puso de a cuatro y yo ya con la pija otra vez dura se la metí y así estuve dandole unos minutos hasta que le me dieron ganas de cogerle por ese culo delicioso, como en las peliculas porno. Así que la saque del coño y se la metí de golpe por el culo, la rubia gimió, pero enseguida empezó a moverse a mi ritmo, mientras me decía:

- Ah! quieres probar el combo completo en tu primera vez! Pues dale, para eso estoy!

Yo más exitado, le empecé a dar con más fuerza hasta que me vine otra vez. Después de eso, la otra puta que era blanca con el pelo negro, le decía a la rubia: 

- Que suerte amiga, te toco dervirgar un semental, yo también lo quiero probar!

Entonces dejó a Andrés y la rubia fue a coger con Andrés mientras la del pelo negro vino conmigo y lo primero que hizo fue quitarme el condón que ya estaba lleno de semen y me empezó a mamar así sin nada. Era delicioso, la puta lo mamaba como una loca, me miraba y me preguntaba si me gustaba. Me decía que como era mi primera vez, lo mamaba con confianza. En dos minutos ya la tenía parada de nuevo y bien dura.

Entonces me puso un nuevo condón y se sentó sobre mi y empezó a cabalgarme, entonces Juan me dijo:

- Chico, quieres probar un trio! 

- Claro, quiero probar todo! le dije, mientras el venía hacia nosotros y le metió directo por el culo a la puta mientras yo la tenía metida por el coño.

Asi estuvimos dandole un buen rato y la puta gemía como loca. Después de unos minutos, yo le dije a Juan que quería  cambiar, ahora yo por atrás. De una vez, también cambiamos de puta y nos fuimos con la morena culona. 

Que bueno que tenía ese culo, super estrecho a pesar de tener ese culaso, y yo metiendosela como si no hubiera un  mañana, le daba con toda las fuerzas que me quedaba hasta que me vine de nuevo.

Entonces la última rubia dijo que también queria probarme, asi que empezó a montarme, yo estando boca arriba y dandome la espalda mientras del pelo negro estaba sentada sobre mi cara para que se la mamase. 

No se si era por la exictación del momento o que comí ese día pero el pene no se me ponía flácido con tanta corrida, aunque ya casi no me salía leche, pero aún así estaba dandole.

Después ya de 5 minutos más me vine por última vez, ya estando completamente exhausto y justo cumpliendo la media hora, nos quitaron el condón, y nos lavaron los genitales a todos. Todas las putas me dijeron que fue un gusto y que estuvo muy rico. Yo aún no podía creer lo que había pasado, acababa de perder la virginidad con 4 mujeres super buenas en una super orgía, vaya primera vez!

Después de eso ya salimos del chongo y me llevaron a la casa. Yo les agradecí mucho esa noche y ellos felices me dieron la bienvenida a su grupo. Pasado esto cogí mucha más confianza conmigo mismo y pase otras aventuras con mi nuevo grupo de amigos, que ya les contaré en otra ocasión. 

Comenten si quieren que les cuente más de mis experiencias, espero que les haya gustado mi relato.

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 10.0 de 1 Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Categoría Sexo en grupo
Visitas 1370
Valoración 10.0 (1 votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 1643
Tiempo estimado de lectura: 8 minutos