tanto va el jarron al agua que se rompe Publicado por anónimo el 17/12/2017 en Amor filial

"A veces las oportunidades las pintan claras y uno las toma cómo bien sin importar quien sea "

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer más tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

Puedo decir que creí que mi familia era una más de miles que hay. Pero no era así pues cuándo  cumplí 18 años se abrió la caja de Pandora y descubrí que no era así. 

Mi padre se la pasaba trabajando para darnos lo mejor en cuánto  a ló material y no tenía tiempo  para mi mamá  y para mi, mi mamá  una señora ama de casa sin voz ni voto, sumisa ala voluntad de mi padre y ella también  fue madre y padre para mi. 

En ese tiempo  mi mamá  a la cual llamare leonilda  tenía 35 años y era de un cuerpo Normal, eso si tiene retas grandes y caderas y nalgas grandes aunque tiene estomago y vientre, su pelo es negro hasta media espalda  y de cara bonita. 

Mi mamá  era 15 años menor que mi padre aunque mi mamá  parecía de 30 y por mi parte tenía 18 años aunque soy barbon  y bigote parecía de 21 años y soy mucho más alto que ella pues a simple vista parecía mi esposa y no mi mamá. 

Todo iba normal pero de pronto  las cosas tomaron otro rumbo pues para empezar  mi mamá  comenzó  a dejar sus pantys sucias  en el baño a plena vista y también  sus brasieres sucios. Cosas que ni de broma hacia antes. Después  fue su forma de hablarme pues me comenzó  a decir mi amor, papi, cariño y papacito y  nunca me hablaba así. Pero eso fue al principio una noche estando solos .se metió a bañar  y me dijo que dejaría la puerta del baño abierta y que si algo se me ofrecía entrara al bañó. 

Cuándo  salió tenía puesta una falda de mezclilla  suave larga con botones  y tenía casi todos desabrochado y cuándo  caminaba se abría la falda y me di cuenta que no tenía panty pues se le veía su panocha y la tiene súper peluda y me quedé  gratamente sorprendido pues no tiene vellos ni en los brazos ni en las piernas y no creía que tuviese muchos vellos ahí aunque algunas veces lo pensé nunca me había propuesto a descubrirlo pues si  se daba cuenta seguro  me ponía una golpiza. 

Después  de media hora o un poco más me arme de valor y le dije que tenía los  botones  desabrochado y se le veía su intimidad  y sólo  sonrió u me dijo que no servían los ojales de la falda y le contesté  que los arreglara pues no me gustaría que otro cabrón la fuera a ver pues sólo  yo tenía ese derecho y estaba  en primer lugar para sustituir ami padre en la cama con ella. 

No se de donde tomé  valor para decirle semejantes guarradas pero mi mamá  no se enojo sólo  sonrió nerviosa y me pregunto  si me había gustado lo que había visto y le dije que si pues al final eramos hombre y mujer. 

Ante mis ojos se abrocho los botones aunque me ofreció de Nueva cuenta ese hermoso  espectáculo  prohibido para mi. 

El ambiente era raro entre nosotros y ala hora  de la cena me dijo que teníamos que hablar pues había muchas cosas que tenía que saber tarde o temprano. 

Me dijo que las cosas con mi padre iban de mal en peor y que la situación  era insoportable  y que había  decidido  separarse de mi padre y que yo decidiera con quien me iba, lógico le contesté que con ella hasta la muerte, cambio de tema y me dijo que era hora de que me dejara el cinturón  y actuará  cómo  un hombre pues  yo me haría cargo de ella y tenía que trabajar  para sostener la casa y comprarle todo lo necesario o al menos que la trajera  sin calzones  cómo  hacían los esposos  de mis tías y me sorprendió  al decirme que para mi así era más fácil pues si la quería coger sólo  se desabrochaba los botones y se acomodaba en el sofá  y listo a coger. 

Entonces me puse valiente y le dije que se desabrochara  los botones  y me enseñara su panochas y me dijo que no pues era mi madre  y era pecado y entonces insistí e insisto y aceptó  pero con la condición  que yo le enseñará  mi verga también  y lógico acepte  y se paró frente ami y le desabroche  los botones  de su falda  y se la abrí y vi su pelambrera  negra y muy tupida y toqué  sus vellos ante su complacencia  total.

Me bajó  mi short y sacó  mi verga y cuándo  la vio se sorprendió  del tamaño  y el grosor pero sobre todo lo cabezona  que es y me dijo que no había visto una así nunca y que la cogiera conmigo iba a sufrir y a necesitar vaselina  para poder meterla toda y le dije que si se animaba y lo pensó  y me dijo que si. 

Fui y cerré la puerta  y las ventanas  y nós fuimos así cuarto y le dije que era mi primera vez y si no aguantaba mucho que no se enojara y me dijo que no había problema  pues ella tampoco  tenía mucha experiencia  en eso. 

Se sentó  en la orilla  de la cama y se soltó  el pelo y  me dijo que le desabrochada la blusa y así lo hice y agarre sus pechos y luego  luego comenzó a gemir y agarro mi verga y le puso saliva y me decía que para que estuviera bien lubricada y entrara más fácil en su Concha  ,me pregunto si quería con  la falda pues o bien desnuda y le dije que con la falda  y se acostó  y se acomodó  y me coloqué  entre sus piernas y agarro mi verga y la acomodó en la entrada de su panochas  y poco a poco fui metiendosdla hasta la mitad y me pidió  que parara pues sentía que la partían en dos y me pidió que siguiera y se la clave toda y cerró  sus ojos y comenzó  a pujar y a gemir mientras mi verga entraba y salia en su panochas peluda y de inmediato su panochas se mojo y tuvo varios orgasmos  y yo acelere un poco y descargué mi leche  adentró de su vagina. Sentí una poca de pena pero me dijo que estaba bien pues era mi primera vez y además  era muy estrecha  y por eso me hizo terminar pronto y saqué  mi verga y le quite la falda  y quedó  desnuda y se puso en 4 patas y volví a penetrarla y se comenzó  a quejar y se le salió un pedo  y acelere mi ritmo y me decía que era delicioso  pero yo era un burro  y la dejaría bien abierta y bien aguada  y le dije que era lo que le gustaba y me contestó que era la mujer más feliz de la tierra y que esa verga era sólo  de ella y tras unos minutos me volví a vaciar adentro  de la vagina de mi madre y tomó  la falda y limpió  mi verga y se limpió ella y me acosté  y se recogió el pelo y se fue sentando en mi verga  hasta clavarsela toda y me decía que sentía que se le iba el aire  se corrió como loca y yo me volví a venir adentro  de ella y me dijo que era suficiente  pues ya estaba rosada  y que le dolía mucho su Concha y que seguiríamos al otro día pues era mucha verga para su panochas. 

Se bajo y se limpió  y limpio  mi verga y se puso su bata y nós besamos y me dijo que muchas  gracias  por hacerla muy feliz. 

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 10.0 de 1 Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Autor anónimo
Categoría Amor filial
Visitas 3457
Valoración 10.0 (1 votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 1679
Tiempo estimado de lectura: 8 minutos