• 4590 Miembros
  • 560 Autores
  • 5602 Relatos

DETALLES RELATOS

Detalles del relato llamado "Una esposa muy caliente, Y yo más.".


Una esposa muy caliente, Y yo más.

Enviado el: 08/02/2009 a las 10:10:18 Categorizado en: Trios

Después, de la tremenda cogida que le metió mi amigo a mi esposa. Los dos quedaron más calientes qu una plancha.

Una esposa muy caliente y yo más.

Después de la tremenda cogida que le metió mi amigo a mi mujer, ahora ella es todo un caramelito, me mima y cogimos todo el domingo comentando como lo disfrutó, sobre todo cuando le mamo su coñito. Sus palabras se me quedaron dando vueltas:

Papi tu amigo me mamó muy rico mi puchita, quien sabe como me chupó mi clítoris y me vine muy fuerte en su boca…. ¿tú crees que le haya gustado?...A mi me da pena. Y su cosota me llenaba toda mi conchita, me cogió muy rico.

Por otro lado tenía pánico al llegar a la oficina el lunes siguiente; pues no sabía con que cara ver a Toño.

Total que me di valor saludando a varios compañeros y entré a mi privado, un momento después vi a Toño que pasaba por fuera de mi oficina y solo me saludó con la mano y se siguió de largo, yo tenía mariposas en el estómago y estaba agotado de toda la actividad sexual del fin de semana. Más tarde me llegó un correo electrónico de él, en el cual me agradecía la “maravillosa” velada que pasó el sábado, me invitaba a comer. Le contesté de inmediato aceptando su invitación. Se me hizo la mañana eterna.

Pasó a mi privado a las dos en punto y me preguntó; ¿nos vamos? Sí claro le respondí brincando como resorte. En el camino al restaurante platicábamos de cosas triviales. En el bar pedimos un tequila doble y una cerveza, sus ojos azules destellaban como nunca mientras me confiaba; el sábado la pasé como nunca, tu esposa es formidable, está bellísima y les agradezco muchísimo lo ocurrido. Solo me la he pasado pensando en ustedes, son increíbles.

No le cuentes a nadie lo ocurrido. Acuérdate que me lo juraste. No me vallas a quemar.

No como crees, esto solo queda entre nosotros, si lo que menos quiero es un disgusto contigo.

Pidió los siguientes tequilas, y me preguntó ¿a Gaby que le pareció… le gusto? Pues la verdad es que sí, quedó tan prendida que nos la pasamos cogiendo todo el día de ayer créeme que traigo las piernas de chicle no me sostienen. Toño soltó una estruendosa carcajada.

OK. Sonriendo me preguntaba; ¿Y para cuando hacemos otra reunioncita?

Pues yo creo que para el día en que quitemos el arbolito de navidad. Je, je, je.

¡No chingues!! para eso falta mucho, ¿no podría ser para hoy en la noche? Empinando su copa de tequila a fondo me exclamaba: No sabes como deseo estar de nuevo con Gaby. Es preciosa, ¡está buenísima! es muy sexy, y que forma tan rica de coger. Tenía la verga bien parada tan solo de oír las palabras de mi amigo, y las imágenes de Toño y mi mujer cogiendo corrían por mi mente. Le respondí pues hay que platicarlo con Gaby, haber que piensa.

Déjame decirte que ese día tuviste mucha suerte, pues algunas veces fantaseábamos con hacer un trío, pero todo quedaba en una fantasía pues nunca tuvimos un candidato, ese día Gaby andaba bastante ganosa habíamos planeado hacer una fiesta íntima, por eso es que la encontraste con su disfraz de “niña porno”, ella notó como se te desviaban los ojos a sus piernas, y me comentó que mejor se cambiaba de ropa, pero yo no la dejé, le recordé nuestra fantasía y le pedí que te diera entrada para ver que pasaba… y pasó, tu ya conoces el resto de la historia. Nos apuramos a comer pues el tiempo se nos fue platicando para regresar al trabajo.

Por la tarde Toño se fue a mi privado a platicar pues en estos días no hay mucho trabajo, la plática nuevamente se desvió con el tema de Gaby.

¿Entonces es la primera vez que tu esposa tiene relaciones con otro?

Sí; gracias a que se juntaron varios factores, le caíste muy bien desde que te conoció, ese día estaba caliente planeando hacer una fiesta íntima conmigo, y la champaña la desinhibe totalmente, suerte que me saqué la canasta navideña, tu ya lo notaste a partir que tomó la primera copa se soltó más fuerte el show ¿verdad?

Uff sí… yo no quería voltear, pero Gaby está tan buena que me tenía muy nervioso con su vestidito, y luego cuando estiro su brazo para acomodar los foquitos su vestidito subió y fue cuando de reojo le vi las nalgas enfundadas en esas pantaletitas de red negras, como contrastaban lo blanco de sus nalgas con esa mallita negra. ¡Guau!! No sabía si me partías la madre por estar de mirón, hasta que note que te dabas cuenta y más te reías, pues ni un santo podría apartar la vista de esas hermosas nalgas adornadas por esas pantaletitas de red. Huuy me acuerdo y se me para el pito y me mostraba un bulto en sus pantalones.

¿Y gaby está en casa ahora?

No lo sé, pero si quieres le echamos un telefonazo para ver que hace. Le marqué a casa y puse el aparato en altavoz, y mi esposa me contestó:

¿Halo?...

Hola mi amor ¿como estas?..... Y Toño gritaba; ¡buenísima!!

¡Ya oí a Toño!..... ¿Que están haciendo?

Nada mi amor aquí acordándonos de ti.

Ya ni me digan… tengo una pena tremenda con Toño…. ¿que vas a pensar de mí?

Que estás bellísima y te deseo mucho. ¡Te quiero volver a ver! Gritaba mi amigo.

Uff… ¡Que locos están!! me están apenando mucho.

No si no es para que te apenes… es para que te sientas orgullosa de tu belleza eres una reina. ¿Cuándo nos vemos?...... Le insistía Toño.

Pues no lo se…. mi esposo y yo lo tenemos que platicar.

Bueno; no te presiono, solo quería saludarte y decirte que me muero de ganas de volverte a ver.

Gracias Tony, que estés muy bien; le respondía mi esposa.

Mi amor al rato nos vemos…. ¿se te ofrece que lleve algo? Y Toño gritaba; ¡sí, a mí!!

Riendo me respondía. No nada mi vida, y ¡menos al que gritó!, nos vemos chao.

Mi amigo me suplicaba: No sean malos acuérdense de mí, me gustaría mucho repetir la experiencia con Gaby.

No te preocupes yo hablo con mi esposa, si le di toda la autorización la primera vez, considero que ahora es más fácil para todos, además vas a decir que estoy loco; pero me dio gustó ver a mi esposa cogiendo contigo. Es una sensación muy rara pero muy caliente que me gustaría repetir.

¡Te comprendo perfectamente!; pues cuando estuve casado no sabes como deseaba que mi esposa se cogiera a un compadre que siempre le estaba echando flores, me costó mucho trabajo y al fin la convencí; una noche que bebimos bastante los tres, le metí un faje tremendo le acariciaba las nalgas enfrente de él, todo iba de maravilla, mi compadre le empezó a meter mano por sus nalgas, mi esposa estaba ardiendo y se la desnudé, ya que la tuvo a tiro, no se le paró la verga al pendéjo, mi mujer estaba muy caliente le pajeaba la polla esperándolo con las piernas abiertas, el muy idiota comentó; mejor no me insista comadrita, que esto es pecado y puede afectar nuestra amistad. A partir de ese día mi esposa quedó frustrada, por que el muy pendéjo, nunca regresó a nuestra casa. Ella se sintió usada por mi, y avergonzada con el compadre que es primo lejano de ella nos fuimos distanciando todo se me revirtió por que yo tenía la mente pervertida queriéndola obligar a tener sexo con otro.

Llegué a casa por la noche y Gaby me recibía con un besote caliente, luego me preguntaba ¿que había pasado con Toño?, que lo oyó muy mandado con ella cuando le hablamos por teléfono. Pues sí mi amor, lo dejaste babeando y loco por ti, está enamorado de tus nalgas, me ha insistido todo el día que cuando lo repetimos, quería venir hoy a “saludarte”. Prepare un par de tragos y mi esposa le daba un gran sorbo quedando pensativa. Me pregunto: ¿Y tú que piensas gordo?

Me gustó que cogieras con él es buena persona, me calienta mucho verte en acción, si solo coges por placer no tenemos ningún problema, malo sería que te enamores de él por que entonces sí pondríamos en peligro nuestro matrimonio. Pero mientras te lo cojas por desmadre no hay problema, y si quieres pararle por mi no hay objeción. Lo importante es estar y disfrutar juntos, tú sabes que te quiero mucho.

Gracias mi amor por la confianza que me tienes, siempre te corresponderé en lo que tú quieras, te adoro con todo mi corazón. Y me planto un besote que traía fuego.

Después de jugar con mis hijos ella los acostó y nos fuimos a la cocina a cenar, en la cena le pregunte ¿que le digo a Toño?.... ¿Te gustaría volver a coger con él?.... O buscamos a otro nuevo.

Aaay Papi; ¿que preguntas me haces?.... pues hablando en confianza te voy a responder: Me gustó coger con tu amigo, algo se me movió por dentro que me tiene caliente todo el día. Me sentí nuevamente deseada por otro hombre y eso te levanta el ego hasta el cielo, estoy como colegiala todo el día pensando en sus vergas. La verdad; oír la voz de Toño y lo lanzado que está el cabrón me calentó mucho, de inmediato una mano se me fue a la puchita y me masturbé, en menos de que te lo cuento acabé con un orgasmo tremendo cosa que no había hecho en muchos años. La verdad me gustaría otro encuentro con él para disfrutar de todo lo que hemos visto en las películas porno y disfrutar del sexo con dos hombres, pero por favor ¡cojéeme ahora, estoy muy caliente Papi!!

De inmediato se fue a mi bulto pues de escucharla la verga se me reventaba, se hincó entre mis piernas y me desabrochó los pantalones sacó mi pito y lo mamaba como nunca, sentía como mi glande traspasaba su garganta, y lo acariciaba en sus anginas, nunca me la había mamado así con tanto deseo, luego se puso de pie y se quitó la tanga subió su vestido a la cintura y sin más se dio un sentón en mi verga, me cabalgaba riquísimo pues yo estaba sentado en una silla de la cocina.

Me besaba con lujuria, mientras me pedía con voz entrecortada; ¡agárrame las chichis estoy muy caliente!! ¡Haaggh que rico!! Las nalgas y las piernas se le convulsionaban con un orgasmo, tenía unas punzadas muy fuertes en su coñito lo sentía como le palpitaba. Gritaba y jadeaba como nunca, se levantaba un poco y movía las nalgas como si fuera un baile de lambada, mientras yo aprovechaba para estrujarle con fuerza las nalgas y acariciar su culito, para luego dejarse caer metiéndose mi verga hasta los huevos, subía y bajaba a toda velocidad bañándome con sus jugos, yo cerraba los ojos y veía de nuevo las imágenes de mi esposa y Toño cogiendo, no resistí más y me empecé a correr con unas punzadas tremendas en mi pija, cuando Gaby sintió que me estaba corriendo movía su pelvis hacia delante y atrás muy rápidamente con toda mi verga bien clavada al fondo de su puchita y me acompañaba jadeando con otro escandaloso orgasmo.

Nos quedamos abrazados besándonos por un rato, cuando se levantó yo tenía un batidillo tremendo en mi pinga y huevos, hasta la silla estaba mojada de nuestros jugos. Gaby me pasaba unas servilletas de papel para que me limpiara, mientras ella hacía lo mismo frente a mí; me enseñaba su clítoris muy rojo, muy parado y me confiaba:

Mira Papi así lo tengo desde el día que vino Toño, no se me baja lo tengo paradito y eso hace que esté muy caliente. Fíjate que cuando camino… como que se me roza por dentro y no puedo estar tranquila, ¿Será normal?

¿Te duele? Le pregunté:

No… no me duele, al contrario me excita mucho me hace un cosquilleo, cuando me doy cuenta ya tengo la mano ahí acariciándolo, me tengo que cambiar de pantaletas pues las mojo continuamente hasta compré unas toallitas absorbentes.

Yo pienso que lo que te hace falta es una buena cogida con Toño, para que quedes tranquila. Que te parece si hacemos una fiesta con él para el próximo sábado, por que mi amigo está igual que tú, cada vez que hablamos de ti se le para la verga y le cuesta que se le baje.

¡No me digas!…. ¿A poco se le para cuando habla de mí?

Sí es verdad…. en el restaurante no se podía poner de pie, y cuando te hablamos por teléfono tenía semejante bultote en sus pantalones, no ves que quería venir a “saludarte” hoy. Entonces si estás de acuerdo; ¿lo invitamos para el sábado?

¡Sí Papi!!.... Para el sábado me parece bien, pues el jueves es navidad.

Entonces mañana le aviso a Toño…. ¡se va a poner feliz el cabrón!!

Al día siguiente mi amigo me estaba esperando: ¿Que pasó hablaste con Gaby?

Sí, ya hablé con ella….

¿Y que te dijo?…….

Está de acuerdo en hacer una “fiesta” para el próximo sábado.

¡¿Cómo que hasta el sábado?!! Si estoy que ya no aguanto, te confieso que hoy en la mañana me la tuve que jalar a la salud de Gaby, no se que me pasa pero ando más caliente que una plancha. Pensé… (Si supieras que mi esposa también)

Me invitó a comer y lo mismo…. Primero los tequilas y luego los comentarios. Es que Gaby está hermosa. Aquí en confianza; que buena mamada me dio, pocas veces me han mamado la verga tan rico, tu esposa es una maravilla en la cama. Pero ahora sí me vas a dar chance de coger con ella sin condón…. ¿verdad?

No cabrón le respondí; tu eres muy pito loco y te andas cogiendo a todas las mujeres de la oficina, ya te conozco.

Pero si la semana pasada acabo de donar sangre, y me dieron un certificado de que mi sangre es apta para transfusiones, mañana te traigo el certificado del hospital para que lo veas y no he estado con nadie, solo con la bella Gaby.

Mmmhh…Bueno; ya veremos luego. ¡Ya se nos hizo tarde para regresar al trabajo! Cuando nos levantamos Toño tenía un bultote en el pantalón, tomo su saco por delante cubriendo su erección y salimos.

La cena de Navidad la festejamos en casa, vinieron mis suegros y las hermanas de Gaby con sus esposos e hijos, teníamos casa llena todos trajeron exquisitos platillos, había vino como para un regimiento, mi esposa lucía espectacular con un vestido corto entallado en color rojo tinto, que realzaban sus nalgas que se le veían muy respingonas, en la parte de arriba el vestido tiene unos tirantitos que dejaban ver su busto 34 B, estaba bien maquillada, con un olor delicioso y unos zapatos de tacón alto.

Sus cuñados le decían: ¡Ay Gaby que te has hecho! que te ves tan guapa, se la comían con los ojos, mi esposa era toda sonrisas y bien que lucia su trasero al caminar, brindamos varias veces, los cuñados no perdían oportunidad para sacarla a bailar, yo les hacía el quite bailando con alguna de las hermanas de Gaby. En lo más prendido de la fiesta tocaron el timbre de la calle, mi suegra fue a abrir la puerta y me llamó, ¡te buscan!! Salí a ver quien me buscaba; y era ni más ni menos que mi amigo Toño.

Solo pasaba un momento para felicitarlos y desearles feliz navidad, y dejarles un detallito.

Entra, pasa… le va a dar mucho gusto a Gaby.

Entró mi amigo saludando a todo el mundo, lo presenté con todos, pero cuando vio a mi esposa le destellaron sus ojos azules, se fue hacia ella y se acercó a besar sus mejillas, por un momento pensé que se besarían la boca, los dos se veían con destellos en los ojos, sacó de una bolsa de papel un regalo y se lo dio a Gaby, diciéndole; espero te guste, luego se giró hacia mi y me dio un regalo, mi esposa y yo le agradecíamos el detalle, y le ofrecíamos algo de beber el aceptaba gustosamente una cuba de ron. Gaby le preguntó. (Con voz melosa)

¿Te quedas a cenar?.... ¡Hay cosas muy ricas! Mi amigo le respondía sonriendo: (le veía las tetas de reojo)

No lo dudo ni tantito, por lo que se ve…. todo debe de estar delicioso, (respondía en doble sentido) pero no puedo voy a cenar con mis padres. Pero entonces el sábado nos vemos, solo quise pasar a saludarlos, bueno pero quédate un rato más le insistía mi mujer. Claro que sí, me tomo otra cubita con todo gusto.

Mi mujer le preparaba su trago, mientras mis cuñadas me sacaban a bailar, un momento después se acercaban Toño y Gaby a bailar con nosotros, las nalgas de mi esposa se movían como nunca se veía radiante, acabó la música y nos fuimos a sentar a la sala a beber nuestro trago, Toño nos comentaba con una sonrisa delante de todos; ¡les quedó precioso el arbolito!!, la cuba se me devolvió del ataque de risa que me dio, le respondí; no amigo si tu también pusiste lo tuyo, ja, ja, ja. Gaby estaba roja con un ataque de risa nerviosa, la casa era una locura con los niños corriendo por todos lados.

Mi amigo se despidió de todo el mundo, Gaby y yo lo acompañamos a la puerta, al despedirse de mi esposa en lugar de besar su mejilla rápidamente le besó la boca y se marchó. Mi esposa se quedó flotando y regresamos a la fiesta. El viernes en la oficina le agradecí a Toño los regalos que nos dio, pues a mi esposa le regaló un perfume carísimo y a mi una pluma muy fina. No es nada me confiaba. Por la tarde me visitó de nuevo en mi privado.

Mañana ¿a que horas nos vemos?

Como a las 8.30 PM.

¿Quieres que vallemos a un motel o a mi departamento?

No… en la casa está bien, Gaby acuesta a los niños temprano y no se despiertan, tienen el sueño muy pesado.

Te juro que ya no aguanto como quisiera que pasara el tiempo. ¿Entonces sí?...

¿Si qué? le pregunte a mi amigo.

Me das chance de no usar condón.

Uff Pinche Toño ya déjame trabajar, ¿solo piensas en coger?

¡Síii!!; te juro que estoy más emocionado que cuando me casé, mira como estoy, levante mi vista y traía una carpa de circo en el pantalón. Mientras sacaba un certificado de sangre de un prestigiado hospital y me lo entregaba. Me preguntaba de nuevo:

¿Gaby como se cuida?

No se cuida, ella está ligada no puede tener Bebes. Tenía una sonrisa de oreja a oreja.

Cuando llegué a casa por la noche Gaby estaba igual que mi amigo.

¿Que pasó?..... ¿Va a venir Toño mañana?

Sí mi amor le respondí.

¿A que hora?, ¿Qué me pongo?

Ni te preocupes, lo que te pongas mi amigo te lo va a quitar. Ja, ja, ja.

Estoy muy caliente y nerviosa…. ¿Me coges Papi?

No mi amor, todos los días me has puesto unas cogidas tremendas, y quiero estar en forma para mañana aguanta un poco y mañana te desquitas.

Sí Papi… ¡tienes razón!

Al fin llegó el ansiado día, mi esposa se metió a bañar mientras yo les daba de cenar a los niños, al rato salió con su bata de baño y les puso el pijama y los acostó, luego corrió a nuestra recámara a maquillarse y me preguntó ¿que me pongo? Le respondí; ponte tu disfraz de “Caperucita roja”, Mi amigo sabe que tienes varios disfraces y te ves muy sexy. Tienes razón, espero que la faldita no esté arrugada. Ni quien se fije.

En eso tocaron a la puerta, era mi amigo con una botella de champaña en la mano; Hola… perdón que llego un poco temprano pero es que ya tenía más de media hora sentado en el coche, y pensé; mejor les toco pues estaba con muchas ansias de verlos. Está bien no te preocupes, pasa vamos a tomarnos un trago.

A si, muchas gracias tengo la boca seca, lo senté en un banquillo de la cantina mientras le preparaba una cuba y metía la botella al frigobar, ¿Y Gaby? Se está cambiando de ropa, y ahora no le podemos echar la culpa del atraso a la mujer, pues el que llegó antes fuiste tú. Cuando voltee a ver a mi amigo ya se había empinado la cuba, apuré la mía y serví otras, platicamos un buen rato, y nos tomamos dos cubas más cada uno.

Minutos después entraba mi esposa a la cantina. ¡Waaooow se veía preciosa!!! “Inocentemente porno”. Los ojos azules de Toño quedaron como platos y su boca abierta, le aplaudía y le silbaba ¡que guapa te ves!!..... A ver date una vuelta, mi esposa giraba respingando más sus nalgas, ¡waaooow!! ¡Estás hermosa!! Le gritaba mi amigo escudriñando con los ojos el todo el cuerpo de mi mujercita, y como no, pues portaba unos zapatos de tacón de aguja en color rojo, unas medias de red blancas, una micro faldita roja de vuelo que apenas le cubría las nalgas, una blusa blanca medio transparente con un micro sujetador blanco que apenas le cubría los pezones le levantaba las tetas por fuera de su blusita, con una capita roja con capucha y traía una canastita con flores artificiales.

Inmediatamente Toño se ponía de pie, y la hacía girar nuevamente, mi esposa me pedía un trago pues se notaba excitada, le serví una copa de champaña brindaba con nosotros y la tomó toda, luego contoneando sus nalgas se fue a la cocina a traer unas botanas, cuando regresaba mi amigo aullaba, ¡huyyy parece que por aquí anda el lobo feroz!! Y empezó una parodia muy simpática del cuento:

Gaby le preguntaba con voz muy sexy:

¿Por qué tienes esos ojos azules tan grandes? Y Toño le respondía;

¡Para verte lo bueníiisima que estás!!

¿Por qué tienes esa boca tan grande?

¡Para besarte todo tu cuerpo mejoor!!

Mi esposa excitada empinaba su copa y seguía preguntando

¿Por qué tienes esas manos tan grandes?

¡Para acariciarte las nalgas mejoor!! Metiendo una mano por debajo de la faldita dándole un buen agarrón de nalgas a mi mujer que reía muy excitada.

¿Por que tienes ese bultote en el pantalón?

¡Por que así me tienes de caliente, y esto es para cogerte mejoor!!

Mi esposa estaba ardiendo pues la mano de Toño seguía bajo su falda, yo tenía unos celos de la chingada pero eso sí, tenia la verga bien tiesa. Así que mejor me dije; disfruta cabrón no eches a perder el momento, tu también lo vas a gozar. Tomé la botella de champaña y serví tres copas la tomamos de cruzadito hasta el fondo. Nos fuimos a sentar a la sala.

Mi esposa puso música en el estéreo y nos bailaba muy sensual, se levantaba la faldita mientras giraba y nos dejaba ver una tanguita blanca transparente, con sus nalgas al aire, Toño la veía con la boca abierta acariciándose su bulto, Gaby se acercó a nosotros se inclinó mostrándonos sus pechos que estaban a punto de reventar el sujetador y nos empezó a acariciar la verga por arriba del pantalón, mi amigo se lanzó sobre ella y trenzaban sus lenguas, mientras yo le acariciaba sus nalgas y panocha desde atrás, mis dedos salían mojados de los jugos que soltaba, luego se separaron Toño y yo le empezamos a quitar la ropa, mientras yo le quitaba la capita con la capucha, él le sacaba la blusita, yo le desabrochaba el cierre de su faldita y esta caía a sus pies, y mi amigo le desabrochaba el sujetador y lo quitaba, mi esposa jadeaba con el agarrón y la mamada de pezones que le dio, y nos empezó a bailar muy sexy solo con su tanguita y sus medias de red y los zapatos altos y sus chichis al aire. Y nos decía con la voz más cachonda que le he escuchado; desvístanse mientras les bailo.

Toño y yo nos desvestimos a toda velocidad, y nos sentamos en el sillón largo a ver incrédulos como mi esposa bailando se quitaba la tanga y se la aventaba a mi amigo, su panochita traía un nuevo peinado, solo un mechón de pelitos arriba de su raja todo lo demás estaba perfectamente depilado, las narices de mi amigo estaban metidas en la tanga, y su verga se le veía enorme con el prepucio a medio glande. Gaby se acercaba y nos pajeaba las pijas al mismo tiempo, y nos comentaba; hoy quiero hacer de todo como en las películas porno; todo el tiempo los tres juntos y mi amigo que se la suelta; ¿y te vamos a coger al mismo tiempo? se estremecía con una cara de puta…. No, hoy no lo creo mi colita no está preparada nunca lo he hecho por atrás.

Gaby se hinca frente a mi amigo y le empieza a dar una mamada de ensueño, luego la saca de su boca y juega con el prepucio, eso la enloquece pues yo tengo la circuncisión y no lo puede hacer conmigo. Se la cubre y luego y se la va metiendo a su garganta saliendo su glande bien pelado, de inmediato se la volvía a introducir toda en su boca notaba como se le inflamaba el cuello pues alberga de Toño le traspasaba más allá de su garganta, a mi amigo le temblaban las piernas estaba concentrado en la boca de Gaby, al notar la temblorina de Toño mi mujer se pasó a mi verga para no acabarlo tan rápido, me daba una mamada tremenda al igual que a mi amigo se la tragaba toda y la pajeaba con sus anginas.

Mi amigo se puso de pié y se fue a acariciar las nalgas de mi mujer, la levantó le separó lo más que pudo sus piernas y él se hincó, la acomodó a la altura para a mamarle con todo el culo, la rajita y clítoris, le estrujaba las nalgas con fuerza, mi esposa jadeaba con mi verga en la garganta, se oían los chupetes que le daba Toño, ahora la de la temblorina era Gaby se nota que tenía un orgasmo tremendo en la boca de Toño.

Mi amigo se puso de pie y se la ensartó en esa posición, Gaby no podía mamarme por el placer y la cogida que le estaba metiendo mi amigo, tenía sus ojos en blanco cuando podía solo me pajeaba con su mano y trataba de darme uno que otro chupete pues por sus gritos y jadeos no tenia aire para seguir mamando. ¡Tony que rico me estas cogiendo!! ¡Sí así métela toda!! ¡Aaayy Tony que grande la tienes!!! Ufff... que cogida se estaban pegando, mi mujer movía las nalgas para todos lados y Toño se las abría y se la dejaba encajada hasta los huevos.

Entonces recordé que se la estaba cogiendo sin condón, un rato después de una muy buena faena mi amigo gritaba: ¡Me voy a venir!! ¡Aaayy Tony, que caliente está tu leche!! ¡Me quema muy rico haaggghh adentro!!! Mi amigo la agarró con fuerza de la cintura y la jaló con todo hacia él y se la empujó al fondo de su coñito, las piernas no los sostenían del orgasmo simultáneo que tenían los dos, jadeaban intercambiando jugos, cuando terminó de vaciar su verga, ¡la empezó a bombear lentamente de nuevo! le pedí ¿cambiamos? y cuando se la sacó escurría bastante leche, y la tenía media dura, cambiamos posiciones pues yo estaba ardiendo, la golosa de Gaby se fue a lengüetear su fierro para saborear los restos de su leche.

Yo le rozaba la punta de mi glande por su rajita bañándolo con la leche de Toño que escurría y se lo presionaba en el culito para ver si se abría, pero mi esposa adivinando rápidamente mis intenciones lo desvió a su ardiente papayita que se resbalo hasta el fondo, pues estaba repleta de leche que salía cuando se la empujaba hacia adentro, (que morbo se siente ver salir tanta leche de otro cabrón de la panocha de tu esposa) estaba muy caliente, la polla se me templó como el acero cuando entró en contacto con la leche de Toño, parece que el semen de otro son vitaminas para el tuyo. Uff que cogida le estaba dando a mi mujercita, ella tenía un orgasmo muy fuerte las nalgas se le movían para todos lados, la pinga la tenía durísima el roce en su coñito con la leche de Toño me daba un morbo tremendo, la verga de mi amigo estaba otra vez en la garganta de Gaby, y los empujones que le daba servían para que la boca de mi mujer corriera por toda la verga de mi amigo.

Ya no podía más, estaba muy excitado de ver a mi mujer tragando verga por los dos lados al mismo tiempo, y su panocha goteando leche ajena, ella me gritaba ¡que rico me estas cogiendo!! ¡Papi me voy a veniiiirr haaggh! Las nalgas se le convulsionaban con un súper orgasmo puñeteaba rápidamente la verga de Toño, su coñito le punzaba como nunca, me apretaba la pinga con sus músculos vaginales literalmente me estaba ordeñando, la tomé de la cintura y la jalé hacia mi y se la encajé al fondo, de inmediato mi pinga le respondió con unos tremendos chisguetes de leche que le bañaban toda la cuevita.

No terminaba de correrme cuando mi amigo brinco del sillón se le movía su aparato curvo de un lado al otro ¡lo tenía enorme!! jaló a mi esposa la tiró en la alfombra, y con una cara de deseo tremenda se besaban rozando las lenguas, yo me rellenaba otra copa de champaña y me preparaba para ver muy de cerca el show. Cuando voltee; Toño le había puesto las piernas sobre sus hombros hincado le acomodaba la punta de su pito en la entrada de su coñito, y se lo metía con un ansioso empujón hasta el fondo, eso arrancó un ¡haaaggh!! De la garganta de mi esposa que lo recibía feliz con una cara de lujuria increíble.

Los dos se acoplaban de maravilla pues mi amigo casi la sacaba toda y se la volvía a enterrar hasta los huevos, mi esposa lo recibía con un rico movimiento de nalgas los dos jadeaban y gemían; ¡Tony que rico me estás cogiendo!! ¡Quiero más Tony, dame más!! ¡Así… así que ricooo!! ¡Déjala encajada al fondo!! Parecía película porno, tenían un buen rato cogiendo sin parar. Mi amigo se encorvaba hacia delante para tragarse los pezones y cambiar de posición quedando sobre mi mujer, Gaby lo abrazaba con las piernas, el culo de mi mujer era una alberca de leche pues le escurría como cascada entre sus nalgas, los dos se tensaban y convulsionaban con un ruidoso orgasmo, mi amigo bufaba y resoplaba mi esposa gritaba ¡Sí…sí dámela toda!! ¡Aaayy que ricooo te estás viniendo Tony!! ¡Que caliente está tu lechita me quema muy ricoo!!

Un momento después mí amigo se levantaba aturdido, mi esposa quedaba tirada en la alfombra, nos decía con una sonrisa de oreja a oreja:

¡Uff que cogida me dieron! no tengo fuerzas ni para levantarme, me estoy muriendo de sed, miren como me dejaron; abría las piernas para enseñarnos como brotaba semen de su coñito, pásenme unas servilletas.

Le pase varias servilletas y una copa de champaña helada, se limpiaba los muslos y la panocha, mientras bebía su copa, Toño se secaba el pito y también tomaba su copa, luego Gaby nos daba los brazos para que la ayudáramos a levantarse, y corrió al baño, ¿Qué te parece? Le pregunté a mi amigo:

Te lo voy a decir muy sinceramente: Maravillosa, parece estrella porno, con que ganas te mama la verga, y coge de maravilla, he cogido con muchas mujeres pero como tú esposa ninguna, le pone muchas ganas y le gusta al estilo porno es muy sexy, por que muchas se reprimen y no le ponen sal y pimienta al asunto, y tu mujer le pone todos los condimentos lo hace muy rico, además de que está buenísima y es muy guapa. Me saqué la lotería con ustedes cosa que les agradezco mucho.

Rellenábamos las copas de nuevo. Gaby salía del baño sin sus medias, totalmente desnuda caminando con mucho salero con sus zapatos de tacón alto, y nos dice:

Estuvo bueno ¿verdad?.... ¿No tienen hambre? Vamos a cenar algo, ¿que se les antoja?

Toño de inmediato le respondió en voz baja; tus nalgas, tetas, panochita y tu boquita y si se puede tu culito. Besándole una mejilla y acariciándole una nalga.

¡No Tony ese es el postre!.... No seas ansioso.

Para cenar Tengo pavo, y hay un poco de bacalao ¿se les antoja?

Sí vamos a cenar algo por que la verdad hace mucha hambre. Le respondimos. Gaby nos comentaba:

Me voy a vestir para poderles servir la cena pues tengo un poco de frío.

Toño protestaba; pero solo ponte tu blusita y la faldita nada más ¿he?

Nosotros nos pusimos los calzones y la camisa pues si estaba haciendo algo de frío. Y nos fuimos a la cocina, saqué la botella de champaña que trajo Toño, y la descorché.

La situación en la cocina se estaba calentando, pues mi esposa cuando abrió el refrigerador y se agacho para sacar los alimentos, la micro faldita subió y se le vieron las nalgas y la papayita, cuando volteo a vernos con los alimentos en las manos nos exclamó; ¿que carita tienen? Puso los alimentos en el horno y se sentó a la mesa, a un lado de mi amigo, brindamos por nosotros y por la mujer más sabrosa del mundo. A Gaby ya se le notaban las copitas, estaba muy alegre sus pezones estaban como piedras pues se le transparentaba la blusa.

La cena transcurrió muy divertida, pues todo se hablaba en doble sentido, como cuando Toño le comento que rica está tu pechuga refiriéndose a la del pavo, le respondí sí… y tiene los pezones parados, mi esposa nos pedía pásenme un palito, y mi amigo se ponía de pie y le acercaba la pinga. ¡Noo Tony! un palito de pan, y le pellizcaba la pinga. Ja, ja.
Así nos la pasamos toda la cena, Pero cuando terminamos…….

Papi… ¡mira a tu amigo!... me está acariciando las piernas…. ¿Le das permiso?

Le doy permiso; pero ten cuidado por que es muy avorazado el cabrón, le respondí riendo, un momento después comentaba.

¡Aaayy Papi!!… tu amigo me está tocando mi papayita…. ¿se la prestas? Je, je, je. ¡Me está haciendo muchas cosquillitas ricas! Empinaba su copa y ponía una cara de coqueta.

Y Toño me comentaba: Amigo; Mira a tu mujer… me la está jalando. ¿Se la puedo meter?

Bueno pero solo la puntita… ¿he?

Traíamos un muy buen desmadre estábamos prendidísimos, entonces mi Gaby nos dice; les quiero dar una buena mamada pero al mismo tiempo, ¿se dejan? Lo he visto en las películas y se ve riquísimo me dicen como me sale la escena.

Nos pusimos de pie y nos quitamos los calzones, los dos la teníamos muy dura mi esposa giró su silla y se sentó, tomo una verga en cada mano y las juntaba nos pasaba la lengua entre las pingas, intentaba meter a su boca las dos puntas y chuparlas.
Nos comentaba Uff saben mucho a mi, pero están muy sabrosas, nos restregaba una verga contra la otra y se siente tremendo. Mientras mamaba una, la otra la restregaba en sus mejillas y la pajeaba lentamente, cambiaba de pinga.
¡Huyyy que rico! que sensaciones, las volvía a juntar y corría su lengua entre las dos pijas, le abrimos su blusa y le pellizcábamos los pezones, ella estaba tan caliente que a veces se perdía una de sus manos bajo la faldita acariciando su rajita. Las nalgas y tetas se le movían cadenciosamente, hasta que le vino un orgasmo, nos volteaba a ver con una cara de puta y nos decía jadeando; ¡necesito que me cojan!!

Toño le preguntaba: ¿Los dos al mismo tiempo?

No todavía no estoy preparada para tanto, solo quiero alternar sus pollas. Se puso de pie, se quitó la falda, jaló otra silla y me pidió; ¡Siéntate Papi!... Me senté y se acomodo mi pito en su coño y poco a poco se sentaba hasta que se lo ensartó todo, dándome la espalda, (y las nalgas también) le agarró la verga a mi amigo y se la empezó a mamar con unos sentoncitos muy ricos que se daba en mi pija mientras al mismo ritmo se tragaba toda la pinga de mi amigo, luego de un rato paraba y decía cambio, sentaba a mi amigo en la otra silla, se acomodaba abriendo sus piernas al máximo, y se enterraba su verga, me mostraba como le iba entrando. ¡Mira Papi que rico me la voy metiendo!! ¡Me la voy a coger toda! dime si me entra completa. Sentí que me corría de ver la escena de cómo desaparecía totalmente el vergón de mi amigo en su puchita.
Le daba el mismo tratamiento que a mí con sentoncitos rápidos, mientras me jalaba de la verga para mamarme, ¡haaggh, sabe mucho a mi!! pero esta rica, se la tragaba toda y con los sentoncitos me la pajeaba con las anginas. (Como es posible que una tranquila ama de casa, excelente madre ¡fuera tan puta!! Estaba pasmado con su actuación)

Luego se cambiaba de palo. ¡Ahora le toca a mi Papi lindo!!… de un sentón le entraba toda estaba empapada su panocha, y se atragantaba de nuevo con verga de Toño que no podía más, cerraba sus ojos y le estrujaba las tetas, Gaby se daba cuenta que estaba a punto de venirse y le pajeaba el pito en su garganta, luego la sacaba y me la enseñaba rozándola en sus mejillas la seguía puñeteando a centímetros de mi cara.

¡Mira Papi que rica está!, ya le voy a sacar la lechita, le vino un orgasmo tremendo le punzaba el coñito los sentones eran más violentos, Toño jadeaba y gritaba ¡me voy a correr!! Mi esposa se la mamaba completa, la respiración de mi amigo era muy agitada, me empecé a venir con un violento espasmo, todo el cuerpo se me acalambraba, le quería agarrar las tetas pero las manos de mi amigo ya estaban ahí, al mismo tiempo mi amigo le disparaba chorros de leche en la boca y nariz, yo estaba desmayado de tanto placer, mi esposa le ordeñaba los últimos rastros de leche que escurrían de su pito, y le daba unos chupetes muy fuertes, mi amigo se estremecía pues se le doblaban las piernas.
Mi esposa se levanta lentamente desenchufándose mi polla y goteaba la leche que salía de su coñito, se acerco a Toño y lo abrazó embarrando todo su cuerpo al de él, lo besaba intensamente en la boca, sus lenguas se rozaban y es que mi esposa le pasaba los restos de leche que tenía en su lengua, mientras mi amigo le estrujaba las nalgas con fuerza.

Gaby empinó su copa y nos preguntaba: ¿Les gustó?...Síii mucho le respondimos.

Estuvo muy rico ¿Verdad?..... Pero ahora sí estoy muy cansada, me voy a acostar que tengan buenas noches mis amores, besándonos tiernamente en la boca se despedía simultáneamente de mano de nuestras pijas, se agachó a recoger su falda dándonos un buen show de sus nalgas y se marchó contoneándolas de un lado al otro. ¡Waaooow!! Nos quedamos sin palabras. Terminamos nuestras copas y Toño se marchó, cuando llegué a nuestra recámara mi esposa dormía profundamente.

Estimados lectores no subestimen a sus abnegadas esposas, pues puede haber una puta dormida en su interior, ¡hay cada sorpresa!! que todavía no me repongo.

6.2
41793 visitas. 145 votos.


COMENTARIOS

miguelon dice:

que bueno que ya convenciste a tu esposa xq la mia todavia no se decide a dar ese paso. como me gustaria ver a mi esposa com tu viste a la tuya cogiendo con otro



Nombre de Usuario:

Clave de Acceso:

Mensaje