• 4457 Miembros
  • 543 Autores
  • 5452 Relatos

DETALLES RELATOS

Detalles del relato llamado "TRIO CON UNA PAREJA DE CASADOS".


TRIO CON UNA PAREJA DE CASADOS

Enviado el: 08/10/2010 a las 06:50:41 Categorizado en: Trios

Ellos querían experimentar, y yo disfrutar de una mujer casada.

PRIMER ENCUENTRO

Nunca sabes en la vida lo que te vas a encontrar por internet, de echo siempre piensas que lo que te cuenta la gente són fantasías, pero esta vez me tocó a mi.
Estaba chateando en el chat de terra, cuando vi el mensaje de una pareja que tenía ganas de jugar. Pensé que era un tío con ganas de tomar el pelo, pero me estaba aburriendo y decidí mandarles un privado.
Empezé a charlar sin saber con quien lo hacía, aunque me aseguraban que eran una pareja. Para confirmarlo nos pasamos al messenger y pronto a través de la cam pude confirmar que sí se trataba de una pareja.
Eran de mi edad más o menos unos 33 años.
No sabían lo que querían realmente, solo les ví la intención de buscar algo nuevo.
Si en algo tengo facilidad es en convencer a la gente y le propuse a ella de desnudarnos juntos a través de la cam después de estar charlando un buen rato.
Ella se contenía porqué quien no lo tenía tan claro era su pareja. Pero poco a poco noté que el tema se relajaba y más cuando ella dejó al aire sus pechos, pequeños pero muy bonitos.
Yo seguí con mi historia y poco a poco seguí desnudándome hasta dejar al aire mi polla, ante la mirada de ellos dos, le pedí que se desnudara ella del todo y accedió enseñándome todo el cuerpo desnudo.
Enseguida me di cuenta que aquel cuerpo tenía que ser mio, y poco a poco con delicadeza les ofrecí quedar los tres para tener un encuentro.
Al principio se negaron, pero los tres estábamos en un punto de excitación, yo al verla a ella, ella al verme a mi, y a su pareja le daba morbo la situación.
Insistí para el encuentro y al final con la boquita pequeña accedieron. Yo pensaba que en poco tiempo se echarían atrás, pero enseguida buscamos hotel para encontrarnos.

Una vez llegado el dia, les llamé para confirmar que vendrían, ya que no me lo podía creer, pero sí, se presentaron en el hotel, ella estaba guapísima con un vestido largo que resaltaba su culo que tanto me ponía. En fin, estubimos comiendo y bebiendo mucho rato, hasta el punto que decidimos subir a la habitación. Era complicada la situación. Quien daba el primer paso, como darlo, pero ella se tumbó en la cama y de alguna manera nos invitó a los dos, que nos tumbamos a su lado pero sin hacer absolutamente nada. Ella se giró hacía él y yo ya no podía más, mi mano se fué directamente hacia su culito, buff, estaba supercaliente, empecé a besarle el cuello y poco a poco empecé a subirle el vestido hasta que mis manos tocaban la piel de su culo sin nada que se interpusiera. Enseguida vi que realmente aquello iba en serio.
Ella se giró hacia mi y después de besarme me puso la mano entre las piernas y empezó a desabrocharme el pantalón.
En poco tiempo estábamos los 3 desnudos encima la cama. Yo dejé que fuera ella quien escogiera por donde empezar y se fue directamente hacia mi polla, se la introdujo en la boca y empezó a chupar como si lo hubiera estado esperando siglos.
Mientras, él, intentaba sobreponerse a la situación y pronto buscaba la manera de penetrarla, aunque sin suerte.

Pronto ella se giró poniendose a cuatro patas y cambió mi polla por la suya y siguió chupando. Yo no pude resistirme a ese culito puesto así esperando que alguien hiciera los honores. Tardé poco en ponerme un preservativo y cogí este culo con mis manos y enseguida le metí mi polla hasta el fondo. Ella gemía de placer, mientras él de reojo iba mirando el panorama. Estubimos follando mucho rato, hasta el punto de caer dormidos en la cama.

Al rato yo me decidí a irme a la ducha ya que estaba sofocado con la situación, pero pronto vi que no era el único, ella en unos minutos se presento en la ducha y entró conmigo, yo me temía lo que iba a pasar, aquella chica me daba tanto morbo que mi polla se puso como una piedra otra vez, y ella tardó poco en agacharse y empezar a chuparmela de nuevo.

No tardamos en salir de la ducha para que yo la pudiera sentar en el baño, abrirle las piernas y metérsela de nuevo, estábamos los dos deseando follar de nuevo, pero esta vez solos, sin que él estubiera presente, aunque era consciente que detrás de la puerta él no estaba espiando, eso me dió mas morbo y dió pie a que lo hiciera con más fuerza que le agarrara los pechos y la penetrara con todo mi deseo, ver como ella se arqueaba disfrutando de mi polla me ponía a mil, no tardé en correrme.

Pronto salimos y después de un pequeño enfado yo decidí marcharme para evitar mayores.

Parecía que la historia acababa aquí pero...

continuará.

4.1
10741 visitas. 44 votos.


COMENTARIOS


Nombre de Usuario:

Clave de Acceso:

Mensaje