¡Una Madura engañosa, valió la pena! Publicado por calientico2 el 12/01/2017 en Sexo con maduras

"Conocí a una mujer por internet que me hizo creer tenía mi edad, unos 18-20 en aquel momento, pero que fui descubriendo era mentira, se trataba de una mujer muy diferente y con una edad más avanzada. Desistiría, no lo creo..."

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer más tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

Buenas noches, me llamo Carlos, desde hace tiempo vengo leyendo y observando los diferentes videos de esta gran página y decidí que era tiempo de poner mi granito de arena.

Soy de Caracas y les cuento lo que me sucedió unos años atrás. Tengo en la actualidad 27 años, blanco, cabello y ojos castaño, contextura norma y mido 174… el otro personaje del relato es una madura llamada Andrea de 52 años, la cual conocí a través de un chat, pero que en el momento de chatear se hizo pasar por alguien de mucha menos edad (chica de 25 años)… con el pasar de los días se me hizo raro que nunca se dejaba ver por cam ni nada por el estilo por lo que decidí ahondar más en la situación hasta que tuvo inevitablemente que contar que en realidad era una madura y que se disculpaba por las mentiras y demás.

Al principio me molestó la gran mentira, pero rápidamente aproveché que la tenía en las manos, diciéndole que quería conocerla y que por haberme engañado tenía que portarse muy bien, a lo que ella accedió…

Andrea es una mujer de piel morena oscura, tetas 38C, un culo inmenso, y con unos cuantos kilos de más (nada que ver con las fotos que mandó al principio jaja) como ya la había ido a buscar, ni modo, tenía que seguir adelante, no podía dejarla varada, pero por dentro pensaba que coño hago acá. Entró al carro, nos saludamos y de una me dirigí al hotel… ya en la habitación comenzamos lengua y lengua, notando que se calentaba full rápido y percataba con sus manos mi paquete, ya duro en aquel momento, le quité la ropa y la deje solo en lencería (un hilo blanco) y empecé a besarle el clítoris cambiando el ritmo paulatinamente, haciendo que se retorciera de placer… sus fluidos inundaron mi boca y tengo que decir que sabía genial, el exquisito manjar emanaba por mis labios y acabó al menos dos veces en menos de 10 minutos, esta madura sabía gozar, luego del segundo orgasmo retiró mi boxer y se quedó contemplando mi pene, a lo que dijo que no había estado nunca con uno de ese tamaño ( 19 cms aprox) se lo llevó a la boca y chupaba magistralmente, le empujaba la cabeza hacia abajo para que lo tragara lo más que pudiera, pero casi no le entraba ni la mitad…

luego de un rato, la empecé a penetrar, a gran velocidad desde el inicio, ya que quería castigarla en parte por haberme engañado y bueno porque sabía que se iba a retorcer de placer, luego de bombearla un buen rato era el momento del primer cargamento de leche, por lo que dije que se levantara rápidamente para dárselo en la boca, así fue, mi pene echó semen tan fuerte que le llené completamente la cara, lo que nos dio risa y morbo al mismo tiempo.

Luego de unos minutos, le dije que quería cogerla por el culo, pero quedó asombrada, ya que su ex (es viuda) era bastante tradicional y nunca le gustó hacer sexo anal y ella, que se había casado muy joven, no había probado muchas posturas que digamos… le dije que tranquila que le iba a gustar y que luego me lo iba a agradecer, al momento lo dudó, pero me imagino pensó, porque no.

La puse en cuatro y confieso que me costó, es de grandes nalgas y llegar al hueco no es sencillo jaja, le mamé ese hueco un buen rato, sabía y olía exquisito, le metí un dedo poco a poco a lo que soltaba gemidos de dolor y placer, luego dos dedos y cuando la noté más relajada, dije ya es el momento… empujé la cabeza haciendo full presión y noté como se iba desgarrando poco a poco ese culito, su respiración se volvió tensa y decía que lo sacara, pero en vez de eso, empujé un poco más y le entró casi la mitad, pegó otro grito más sonoro que el anterior, pero le dije que se calmara, que luego le iba a gustar… después de unos minutos sin sacarlo ni moverlo, empecé un movimiento rítmico para que entrara completo y terminara de acostumbrarse.

Poco a poco los gritos de dolor del principio se convirtieron en gemidos full cachondos y en movimientos muy sensuales de ella misma, indicativo de que la cosa la estaba disfrutando, por lo que empecé a darle más y más duro, mis bolas chocaban con esas nalgas bien rico y en un momento me dijo que iba a volver a acabar, así fue, los gritos que pegó para mi fueron escuchados en la manzana de ese hotel jajaja… esta madura, que no era tan atractiva, con el empeño que ponía en la cama lo compensaba satisfactoriamente.

Le dije que quería llenarle el culo de leche y me dijo que no dudara en hacerlo, que quería sentir esa sensación… le arremetí fuertemente, le di unas nalgadas y todo, era inevitable, la leche venía nuevamente y sentí como poco a poco me descargaba en ese culito bien caliente…

luego de unos segundos, me tiré en la cama y le dije q se levantara para que le saliera la leche del culo y comenzó a chorrearse por donde estaba parada con mirada de asombro y morbo. Ese fue el inicio de una larga noche y de otros encuentros que prometían muy buenas cosas.

A pesar, que todo empezó con una mentira, la insistencia valió la pena y pude disfrutar del rico sexo que ofrecen las maduras y gorditas… así que señores no desaprovechen la oportunidad, porque puede haber una grata sorpresa donde uno menos lo espera.

Espero les agrade el relato y bueno sus comentarios serán bien recibidos… chicas si alguna está interesada en conversar o algo, avísenme por mail y ahí cuadramos!!! 

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 8.5 de 2 Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Categoría Sexo con maduras
Visitas 5077
Valoración 8.5 (2 votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 1158
Tiempo estimado de lectura: 6 minutos