DETALLES RELATOS

Detalles del relato llamado "Rompiendo el culo a mi amiga".


Rompiendo el culo a mi amiga

Enviado el: 30/10/2008 a las 02:27:08 Categorizado en: Sexo Anal

Gran relado de como le enseñé a mi amiga a follar por el culo

Milagros era una chica simpática, de 1.65m, cabellos lacios y negro, ojos del mismo color, piel bronceada. De su cuerpo puedo decirles que era una versión a escala de Jennifer López, su trasero no era tan exageradamente voluptuoso como el de J-Lo, pero si muy apetecible.

Nosotros estudiábamos en la misma facultad, ella siempre estaba rodeada por chicos. A mi no me llamaba la atención unirme a su club de fans, me contentaba viéndola pasearse por la facultad con sus jeans apretados y mas de un pensamiento morboso cruzo por mi mente… y la de muchos.

Un amigo, Javier, llego a ser su enamorado. Era un tipo divertido pero también mujeriego. Mili conocía su fama y aun así lo acepto, quizás pensaba que su curvilíneo cuerpo cambiarían su promiscuidad. Poco me importo, yo tenia enamorada, así que pensé: Bien por Javier, y que disfrute de ese jugoso trasero... por cosas del

destino, seria yo el primero en disfrutarlo... Poco después coincidí con ella en un curso. Debíamos presentar informes casi todas las semanas. Yo no conocía a nadie en ese salón, creí que a Mili le iría mejor, pero al final de la clase ella se me acerco y me pregunto si tenía compañero. No me hice ilusiones, pensé que me quería agrupar con algún amigo o amiga suya que estuviera solo.

- No, todavía no tengo compañero... respondí sin mayor interés.

- Bueno, yo tampoco... te parece si lo hacemos juntos...

Tome sus palabras en doble sentido, me hubiera abalanzado para hacerlo ahí mismo, pero no se refería a eso. Mili se dio cuenta de cómo sonó su propuesta y antes de que yo dijera algo, repuso:

- Me refiero al trabajo... No seas mal pensado... dijo sonriendo, un poco sonrojada.

- Si, me parece bien... respondí devolviéndole la sonrisa.

Así nos fuimos haciendo amigos. Íbamos a su casa o a la mía a hacer los informes y presentarlos casi a la hora de entrega. Casi al final del ciclo, Mili fue a mi casa a

terminar un informe, creímos que nos tomaría tiempo, así que decidió quedarse. El trabajo no fue difícil, terminamos a las 2 de la madrugada. Pensé que se iría, hasta ofrecí llamarle un taxi, pero Mili prefirió quedarse. Se habían escuchado casos de taxistas violadores últimamente, usaban un polvillo para adormecer a sus pasajeras y luego se deleitaban con ellas.

Hoy agradezco que se quedara y maldigo mi torpeza por casi dejarla ir. Nos quedamos conversando en mi cuarto, le ofrecí un refresco, pero...

- ¿No tendrás un vino?... me pregunto con sonrisa coqueta.

Baje al primer piso, saque un par de botellas del mini-bar, cogí unas copas de la cocina, sin hacer ruido, porque mis padres dormían y no quería aguarme la fiesta.

Con el vino, la conversación fue más amena.

Nunca hablamos de cosas personales pero esa noche hablamos hasta de sexo. Me hizo prometer que nunca le contaría a nadie lo que esa noche hablamos (después me haría prometer que no le contara a nadie lo que hicimos). Aunque un poco cohibida al principio, luego fue hablando sin complejos. Con el vino en la sangre y la conversación sexual, mi pene iba endureciendo, mas aun con Mili y su redondo trasero

hundiéndose en mi cama. Temí que fuera evidente lo tieso que tenia mi entrepierna.

Llego el momento de hablar de Javier y como les iba en la cama. Con una copa más de vino y bajo otra promesa solemne de silencio de mi parte, me hablo de sus intimidades con él:

- Bueno, si, es evidente que ya lo hemos hecho, varias veces... me dijo sin tapujos.

! Maldito suertudo! , ¡Llevan poco tiempo juntos y ya lo hacen como conejos!... ella noto mi expresión:

-¿Por qué esa cara? ¿Acaso no lo has hecho aun con tu enamorada?... pregunto curiosa.

- Si lo he hecho, solo que pasaron 5 meses antes de que fuéramos a la cama...

- ¿Y por qué tanto?... me dijo sonriendo.

- Quería estar segura que yo estaba realmente interesado y que no buscaba solo placer.

- Vaya, ¡Se te habrán hinchado las pelotas en esos 5 meses!... me dijo sonriendo

- Jajaja, si, pero bueno, valió la pena, a pesar de que ella no tenia experiencia...

- ¿Qué?, ¿No me digas que tu la desfloraste?...

- Si, su familia siempre fue sobre protectora con ella...

- Así que tu echaste a perder a esa pobre niña... me dijo bromeando.

- Jaja, puede decirse, prefiero decir que sus padres me la cuidaron bien...

- Jajaja, pero, vamos, cuéntame mas de eso... insistió curiosa.

- Como dije, ella no tenia experiencia, pero la forma como se entrego, esa ternura, esa pasión... pero bueno, hay cosas que aun no hacemos porque le da vergüenza...

- ¡Sátiro! ¡Mañoso!... que cosas le querrás hacer a la pobre chica... me dijo riendo.

- Jajaja, nada malo, tu sabes, hay mas de un par de posiciones para hacerlo... respondí.

Por primera vez hablaba tan abiertamente de sexo con una chica, a la que quería practicarle más de una posición. No me importaba que fuera enamorada de un amigo, ni tan amigo, compañero de joda puede decirse. Llegue al punto en que me olvide que yo tenia enamorada.

- Tienes razón. Creo que Javier no puede quejarse... respondió, guiñándome el ojo.

- Lo tienes satisfecho... dije con cierta envidia.

- Si, pero hay algo que todavía no... Mili titubeo, se arrepintió de lo que iba a decir.

- ¿Qué es lo que todavía no?... pregunte curioso.

- No, no es nada... dijo sonrojándose por primera vez en la noche.

- Vamos, mira que yo te he contado todo... insistí.

- Tienes razón, esta bien... pero...

- Si, por tercera vez te prometo que lo que digas no sale de aquí... dije con tedio.

- Por tu bien espero que sea así... respondió, mostrándome un puño juguetonamente.

- Pero vamos, cuéntame... ¿Qué es lo que aun no hacen?...

- Javier tiene cierto gusto por el sexo... nuevamente Mili titubeo.

- Continua... insistí.

- Bueno... el quiere hacérmelo por atrás... dijo con vergüenza, luego tomo mas vino.

- ¿Sexo anal?... pregunte incrédulo, porque creí que ya lo habrían hecho, viendo el inmenso trasero que ella tenía, cualquiera pensaría en metérselo por allí.

- Si, sexo anal... dijo Mili mas suelta y agrego: Nunca lo he hecho... ¿Pensaste que

si?...

- Como estuviste de acuerdo en que hay más de una forma de hacerlo, creí que tú habías hecho eso... respondí, imaginándome detrás de ella, perforándole su aun estrecho ano. Mi verga estaba mas dura que nunca, acomode mis piernas para disimular mi erección.

- Pues no, aun no me he atrevido. Mis otras parejas también me lo pidieron, pero... como que me dio miedo... no se que fijación tienen esos mañosos con mi pobre culito...

¿Culito?, pero si tienes un ¡CULASO!... quise gritarle. Todos en la facultad fantaseaban con romperle el culo en una buena cogida, y ella no se daba cuenta que hasta los mas recatados profesores, al menos de reojo, la veían meneando su cola con su coqueto andar...

- ¿Y por qué el miedo?... pregunte volviendo a mis cabales.

- Porque puede ser doloroso... me gustaría complacerlo, el ha insistido mucho... pero..

- ¿Pero que?

- No se, Javier es un poco tosco... con decirte que la primera vez que lo hicimos me la metió toda de frente, ni siquiera espero que me mojara... es un desesperado...

Quise reírme pero debía comprender a Javier, tanto tiempo estuvo detrás de ella, que al tenerla no se aguanto y se la clavo lo más rápido que pudo, como para que no se le

escape... no dije nada y Mili continúo quejándose:

- Me dolió, pero me hice la tonta... imagínate si acepto que me la meta por ahí, me va a desagarrar mi pobre anito...

Oyendo lo que decía, mi verga estaba por explotar, la leche casi manchaba mi ropa

interior.

- Ni que Javier la tuviera tan grande... dije con sorna.

- Bueno, no es tan grande, pero si la tiene gordita... me dijo haciendo gestos con la mano para darme a entender de que tamaño era y que tan gorda la tenia.

- Ah... me limite a decir, quizás con una sonrisa burlona, porque me pareció que mi amigo no era tan aventajado como presumía. Ella noto mi expresión.

- ¿Qué? ¿Por qué ese gesto? ¿Cómo es la tuya?... me preguntó entre enfadada y curiosa.

Quise sacarla y mostrársela, total, estaba recontra dura... pero me contuve y me limite a decir:

- Quizás no sea tan gorda… pero si es mas larga...

- Vaya, bien por tu enamorada, estará feliz... me dijo sonriendo.

- No puede quejarse... respondí con cierto orgullo.

- Y dime... ¿Tu ya le has practicado sexo anal?...

- No, todavía no. Como te digo aun se avergüenza de algunas cosas, pero poco a poco, es una tarea que aun tenemos pendiente...

- Pero tú ya se lo has hecho a tus otras enamoradas...

- Si, a un par. Tampoco querían al principio, por vergüenza, temor al dolor... pero al final lo hicimos y una de ellas se volvió adicta y solo quería que lo hagamos por ahí.

- ¿Tanto así?... pregunto sorprendida y acalorada, al parecer el vino y la conversación no solo me afectaba a mi, podía decir que le comenzaba a picar su arrugado anillo.

- Si, y la otra no se hizo mayores problemas después, aceptaba gustosa tener sexo anal...

- ¿En serio?... y digamos ¿Cómo harías para introducírsela a tu enamorada?... en una no se la vas a meter toda, como hace el salvaje de Javier...

La veía preguntar con una curiosidad que iba mas allá del querer conocer, con una mano sobre el pecho, parecía que se estaba excitando. Sus ojos me miraban atenta.

- No pues, tiene que ser de a pocos... hay que prepararla bien, sino le va a doler... dije y bebí mas vino, ella se termino su copa y se sirvió mas.

- Y ¿Cómo iniciarías a una chica miedosa?... como yo, por ejemplo... dijo con interés.

A esas alturas creo que yo tampoco me diferenciaría mucho de Javier, con el tremendo

trasero de Mili, quizás yo la perforaría en una y la cabalgaría salvajemente para exorcizar el recuerdo de todas las veces que mis ojos siguieron el vaivén de sus caderas.

- Bueno... dije conteniendo la saliva, ya que el solo pensar que yo podría inaugurar su culito se me hacia agua la boca, así que hable sin mayores preocupaciones: Primero yo usaría algún gel que te ayudara a lubricar y dilatar tu anito... te untaría el gel y pondría un poco en mis dedos... después, mis dedos masajearía tu anito hasta que

te relajes y poco a poco iría introduciéndote mi dedo meñique...

Ahora era evidente que yo no era el único excitado, la vi morderse los labios, su mano sobre su pecho se movía sigilosa pero con cierto nerviosismo.

- ¿Si? ¿Y que mas?... pregunto con cierta ansiedad.

- Dejaría mi dedo meñique adentro... como para que te acostumbres a tenerlo dentro de ti... luego lo sacaría y lo metería lentamente... simulando el acto sexual...

Al mencionar esto me pareció ver como contraía sus muslos, como imaginándose que en realidad yo lo hacia y al parecer no le fue desagradable.

Creo que hasta lo disfruto.

- ¿Y para que harías eso?... dijo conteniendo su nerviosismo y bebiendo mas vino.

- Para ayudar a dilatar tu anito... después cuando el meñique entre y salga sin mayor

resistencia, lo sacaría e introduciría un dedo mas grande... así uno por uno hasta que tu esfínter se acostumbre y no sufra cuando... cuando finalmente le introduzca mi pene... dije con voz suave, quería darle mayor efecto a mis palabras Y surtieron efecto, la vi retorcerse un poco, podría jurar que su conchita se había mojado.

- No te creo... dijo ella intentando calmarse.

- ¿Por qué?... repuse saliendo un poco de mi excitación.

- Aun así dolería...

- Tal vez un poco, pero no demasiado...

- No... No te creo... repitió con cierto nerviosismo, propio de su excitación.

- Si no lo has intentado, ¿Cómo sabes si te dolería o no?... replique.

- Bueno... no se... ¿Acaso tienes una de esas cremas aquí?... No lo podía creer, prácticamente me estaba pidiendo que le hiciera una demostración. Mi fantasía podría realizarse: ¡Ser el primero en romper el, por muchos codiciado, culito de Mili!

- Si, tengo una en mi cajón... repuse intentando serenarme.

- ¿Qué estoy diciendo?... dijo como arrepintiéndose, luego repuso... Y como, ¿Cómo

seria?, ya, bueno, digamos que a manera de prueba, dejo que hagas todo lo que has dicho, porque alguna vez tengo que hacerlo... mira que si dices algo te mato... en fin, ¿Cómo seria?... mejor termina de explicarme... dijo nerviosa.

Era obvio que Mili estaba súper-excitada por lo que le describí. En este momento no podía dejarme ganar por mi ansiedad y abalanzarme sobre ella o espantarla de otra forma. Si quería disfrutar de su estrecho ano y tener su enorme culo entre mis manos, tenia que calmarme... tenia que darle el puntillazo final para que ella cayera y no dudara en dejarme proceder...

- Como tu anito estaría completamente lubricado y flexible, mi pene también untado con gel, se deslizaría sin mayor oposición, claro que lo metería de a pocos... onsiderando que mi pene no es tan grueso, tu anito sufriría menos... a decir verdad, seria mejor que un pene delgado ayude a dilatar tu esfínter...

- Si, si tienes razón... Javier la tiene gorda y si, si lo dejo a él... me va romper toda, ese loco desesperado... pero, ¿puedo?...

- Dime...

- ¿Puedo verla?... muéstramela... no vaya a ser que yo acepte y resulte que tienes un pene mas grueso... dijo con cierta excitación, era obvio que había descubierto mi erección y eso la había calentado mas aun.

Con nerviosismo me desabotone el pantalón, casi disparada salió la cabeza de mi pene, ella se encargo de sacar el resto.

- Vaya, ¡Si es más larga!, un poco más delgada, ¡Pero no tanto!... exclamo sorprendida.

Creí que se arrepentiría, maldije mi infortunio:

Será otra paja mas... pensé... pero no fue así, Mili llego al punto en que no hay marcha atrás, su conchita debía estar empapada. Disimuladamente sobaba su entrepierna intentando acallar esa picazón que incrementaba en sus intimidades...

- No importa, tengo que saber como es, si no es ahora, nunca... dijo como justificándose.

No creo que sienta gran remordimiento por serle infiel al aventurero de Javier, que

conociéndolo, le habría puesto los cuernos a Mili más de una vez, buscando refugio en sus amigas cariñosas cada vez que Mili le negaba su culito. Yo no me sentía tan culpable, después de que adiestrara el ano de Mili, seria Javier quien disfrutaría de todo el sexo anal que quisiera con ese enorme trasero. Al fin y al cabo el saldría ganador, así que digamos que le estaba haciendo un favor...

- ¿Dónde esta la crema?... pregunto con ansiedad

- ¿Ah?, ¡Oh!, si, si... por acá la tengo… Con el pantalón que se me caía busque en mi mesa de noche. Tenia una provisión de crema para cuando desvirgara el culito de mi enamorada...

fugazmente pensé en ella, pero hombre y débil al fin, ante la posibilidad que se presenta una vez en la vida... no me iba hacer para atrás... imagínense a J-Lo en su dormitorio, desnuda, en la pose del perrito, pidiéndoles, casi rogándoles que se le metan por el culo... ¿Uds. se negarían?... si dicen que si y no están mintiendo, los felicito... por que yo no podría negarme...

Ella se paseaba nerviosa, mientras yo más nervioso aun buscaba el gel... hasta que al fin lo encontré... Mili se dio cuenta, y sin tener que decirle nada se fue acomodando en mi cama:

- Ay no se... ¿Cómo me coloco?... pregunto nerviosa.

- Es mejor que te pongas en cuatro... le dije tragando saliva. Obedientemente se ubico como una perrita ansiosa, arrodillándose en la cama primero y luego inclinándose hacia delante hasta que su cabeza toco el colchón, sus codos apoyados en la cama cubrían su rostro. Sentiría un poco de vergüenza o tal vez no quería que su cara delatara su ansiedad... la observe por unos segundos, aunque su posición no era como la había imaginado porque su espalda formaba una joroba, aun así era una imagen digna de recordar.

Mili un poco impaciente no sabia si bajarse el pantalón deportivo o dejar que yo lo hiciera, su mano nerviosa hizo más de una vez el ademán de querer hacerlo, pero no se atrevía. Así que yo, lentamente fui descubriendo el objeto del deseo de muchos. Ante mi fue apareciendo un bronceado y carnoso trasero, de solo verlo casi se me sale

toda la leche, mas aun observando la diminuta tanga negra que desaparecía entre sus abultadas nalgas... me quede sin aliento.

Sin dar mayor pie a que Mili dudara, decidí continuar, tome su tanguita y la fui bajando suavemente. Su piel se erizo, quizás por el frío o porque era la primera vez que alguien que no fuera su enamorado la veía así... lo cierto es que, al bajar completamente su tanga note que estaba mojada. Al escudriñar un poco en sus intimidades, su lampiña conchita lucia empapada, sus labios vaginales parecían aguardar ansiosos que los penetraran... algún día, pensé. No quise distraerme, mis manos recorrieron sus redondas formas, ella se retraía un poco, así que continué haciéndolo hasta que la sentí menos tensa... luego separe cuidadosamente sus abultadas nalgas para ver mejor su arrugado anillo, objeto del deseo de muchos

universitarios y de cuanto macho la haya conocido u observado. Nuevamente ella endureció sus nalgas, quise darle un palmazo para que las relajara pero opte por acariciarlas y nuevamente surtió efecto...

- Vamos Danny... apúrate... la escuche susurrar, quizás hablando para sus adentros, pero en el silencio de la noche pude escuchar su ruego.

Esparcí sobre su esfínter el frío gel, que hizo que su piel se pusiera como de gallina. Aun así no se hizo para atrás, se mantuvo firme, ansiosa esperando que mis dedos hicieran todo lo que dije...

- Danny... me llamo con voz apagada..

- ¿Si?... respondí temiendo su arrepentimiento.

- Por favor... que solo... que solo sean los dedos... ya sabes no quiero...

- Entiendo...dije con cierta resignación.

Mili estaba excitada pero consciente, no quería finiquitar su infidelidad. No me desanime, tenia esperanza de que mis caricias la hicieran cambiar de opinión. Al saber que aceptaba sus términos, Mili se relajo mas, su espalda que antes formaba una joroba rígida, ahora se iba distendiendo... y ya no ocultaba tanto la cabeza... Volver arriba Ir abajo.

Mis dedos masajearon su arrugado esfínter y las zonas adyacentes, con movimientos circulares, luego a manera de espiral, de afuera hacia adentro, presionando suavemente al final, de tal forma que su ano se fuera haciendo a la idea de

que mi dedo iba a penetrarla...

Cuando sentí que su estrecho anillo no oponía mayor resistencia, le unte más gel y embadurne mi dedo meñique. Luego mi dedo hizo el mismo recorrido en espiral un par de veces, solo que esta vez presionaba con más fuerza al final y note que su ano cedía fácilmente. Fue entonces que decidí profanar su pequeña cueva... lentamente fue ingresando mi dedo hasta la uña...

- Ahhhhh... la escuche exclamar, algo sorprendida pero a la vez excitada.

Mili se contrajo, apretando las nalgas y a su vez su esfínter presiono mi dedo... fue un acto reflejo que poco a poco fue calmando, dejándome proseguir... mi dedo hacia un corto trayecto de ida y vuelta, sin sacarlo, desde el comienzo hasta el final de la uña, un temblorcillo recorrió su cuerpo. Cuando su cuerpo cedió, mi dedo fue ingresando de a pocos, repitiendo la misma operación... hasta que su ano se comió

gustoso todo mi dedo meñique... Se movía algo nerviosa, separo un poco las

piernas, como para que sus carnosas nalgas se abrieran y dejaran que mi dedo ingresara sin dificultad. Su espalda por momentos se arqueaba

dejándome observar su esplendoroso trasero en toda su dimensión... Mili aun no se atrevía a voltear para ver como desfloraba su hasta hace poco virginal ano.

Mi dedo meñique hacia un recorrido más largo, desde la mitad del dedo hasta el final, hasta donde su arrugado anillo me lo permitía. Al principio las incursiones eran lentas luego, a medida que su ano se hacía mas flexible, lo fui haciendo con mayor rapidez, simulando la penetración real del acto sexual... y sentí que Mili comenzaba a disfrutarlo...

Era momento de que otro dedo hiciera su incursión. Saque el meñique, observe el

descontento que causo en su cuerpo que se había acostumbrado a aquel intruso. Unte el índice con gel y esparcí mas en su pequeño agujero. Mi dedo repitió las mismas maniobras... y todas fueron bien aceptadas por el cada vez más dilatado y flexible ano de Mili.

Cuando saque el índice, fue ella quien siguió su recorrido hacia atrás, para no dejarlo ir. Contuve su trasero con mi mano, así Mili entendió que era el turno de un dedo más grande: el dedo medio. Aguardo ansiosa su ingreso. Lo fui introduciendo lentamente y ella misma hizo el recorrido hacia atrás... insertándoselo mas...

- Uhmmm.... gimió nerviosa notando que el nuevo inquilino en su ano era más grande.

Podía decir que disfruto cuando mi dedo medio estuvo todo adentro, más aun cuando su recorrido simulando el acto sexual era más rápido. La veía mover su cabeza nerviosa... tal vez mordiéndose los labios, evitando que algún gemido suyo la

delatara por completo. Cuando mi dedo medio fue pan comido para su goloso ano, decidí introducir dos dedos a la vez. La vi impaciente aguardando lo que seguía.

No escuche ninguna queja por mi labor (sus ahogados gemidos y su profunda respiración me lo confirmaban) pero tampoco había ninguna palabra que dejara de lado aquel acuerdo de solo usar mis dedos en su adiestramiento anal...

Fui introduciendo el índice y el anular a la vez, su voluminoso trasero fue escapando, temeroso de esta nueva incursión... sin embargo cuando los dos estuvieron dentro suyo, su huida acabo. Su cabeza se enterró nuevamente entre las sabanas, al fin pude ver su rostro, apoyado de lado sobre la cama, cubierto por sus negros

cabellos, sus mejillas encendidas, acaloradas, en sus carnosos labios una mueca de dolor y placer, sus ojos entrecerrados lagrimeaban...

- Ayyy... uhmmm.... ahhhh... la escuchaba quejarse, gemir, suspirar.

No solo yo hacia los movimientos de ingreso y salida, ella también se unía a mí accionar, moviendo su trasero, dejando que mis dedos le entraran hasta la raíz... Se levantaba, con sus manos apoyadas sobre la cama, sus dedos estrujaban las sabanas transmitiendo su dulce dolor y todo su placer, arqueaba la espalda, abría mas sus muslos... me mostraba todos sus atributos.

Uhhh.... ohhhh.... gemía Mili ahora, sin reprimirse.

Estaba enloqueciendo, veía su tremendo trasero ir y venir, su voz disfrutando de mis caricias, su cuerpo estremeciéndose... pero no escuchaba nada que me permitiera clavármela de verdad, dejarme de esos inocentes juegos. Quise apurar la situación; saque mis dos dedos... pasaron unos segundos, ella aguardaba en silencio....

- Eso es todo por hoy... le dije.

- ¿Cómo?... exclamo sorprendida. Por primera vez volteo completamente y me vio.

La observe desde atrás: Mili en cuatro patas, su imponente trasero al aire, sus bien formados muslos, su pantalón remangado hasta la rodilla, igual que su tanga, su polito a la altura de sus senos... su rostro excitado, sus cabellos mojados, sus coloradas mejillas y en sus ojos una expresión de ruego...

- Que es suficiente por hoy... replique.

- No... Vamos un poquito mas... mira que falta un poco...

Llego a tomar una de mis manos, jalándola hacia su trasero, como para que reiniciara mi faena...

- Vamos... exclamo suplicante.

Al principio me contuve, luego cedí, deje que su propia mano me dirigiera hacia la raja de su trasero. Al verla así tan sumisa, dominada por mis caricias, disfrutando de aquello que hasta entonces le había negado a otros, incluso que se había negado a si misma por temor... pensé: Que diablos... no debe faltar mucho para que me pida

lo que yo quiero.

Agudice la picazón en su ano, moviendo lentamente mis dedos dentro suyo, ella con

desesperación comenzó a moverse hacia atrás, entonces respondí empujando hacia delante, mi mano rebotaba contra sus nalgas... ella se estremecía...

- Ay... uhmmm.... que ricoo.... no aguanto mass... uhmmm... gimoteaba.

- Yo tampoco... replique angustiado, incluso comencé a acariciar mi verga. Si no me permite penetrarla, al menos tendré una fenomenal paja con el espectáculo que me da.

Escucho mi exclamación y, sin dejar de moverse, volteo a verme, se sorprendió al ver

desenvainada mi tiesa verga. Nuevamente volteo, quizás imaginaba que lo que le proporcionaba placer no eran mis dedos, sino mi pené... esta idea habrá podido mas que su conciencia o que su voluntad... fue entonces que finalmente el placer que sentía no le dejo mas remedio...

- Uhmmm... ya no puedo mass... uhmmm... no puedo mass... gemía desesperada... métemela.... vamos... métemela...

- ¿Qué?... ¿Pero tu...?... exclame incrédulo.

- Olvida lo que te dije... me recrimino Mili e insistió en su pedido... solo métemela... por favor... hazlo... vamos... métemela... casi grito, loca de placer.

Me despoje como pude del pantalón, subí a la cama y arrodillado me ubique detrás de ella.

Casi me da un infarto al verme ante semejante panorama: sus enormes caderas y sus redondas nalgas iban estrechándose a medida que llegaban a su cintura... como para tomarle una foto.

- Que esperas... yaaa.... hazloo... por favooor... memetelaaa... me suplico Mili.

Tome todo el gel que pude y se lo embadurne, me eche el restante, introducí mis dedos para hacerme espacio... ella disfruto al tener nuevamente mis dedos expandiendo su ano.

- Uf... que bien... que ricoo... metemelo... vamos...

Saque mis dedos y fui introduciendo la cabeza de mi pené, que ingreso sin mayor dificultad hasta la mitad, de ahí en adelante forcejee un poco... con mi excitación no me di cuenta que no tenia que proceder tan bruscamente...

- Auuu... uhmmm... espera... uhmmm... se quejo Mili.

Entendiendo que sus traumas respecto al sexo anal podían volver, acaricie sus nalgas y su espalda para apaciguarla, luego procedí con mayor suavidad. Repetí el mismo ejercicio que realice con mis dedos... y su ano fue cediendo... más lentamente que antes, pero con mayores gestos de aprobación de su parte...

- Ay... ayyy... si... así... despacito... uhmmm...

Cuando mi pené iba por la mitad, Mili volteo a verme; su rostro lucia excitado pero incrédulo, seguro no podía creer que se la estaban clavando por el ano y que lo estaba disfrutando... Su expresión me excito y tomándola de la cintura le empuje un cuarto más de verga.

- Ahhhh.... exclamo con la boca abierta, tragando aire y haciendo que su pecho creciera, en su rostro una expresión de sorpresa y reproche.

- Lo siento... lo haré mas despacio... me excuse.

La vi apoyar un codo, cerrar el puño y morderse un dedo para evitar gritar, yo no me moví... mas bien empecé a retroceder lentamente...

- Auuu... no, no, esta bien... continua... ouuu... repuso Mili cuando recobro el aliento.

A pesar de que le dolía, quería seguir teniéndola adentro, perforándola por primera

vez... le hice caso y rehice mi camino... ahora sus dedos arañaban las sabanas...

- Ayyyy... me estas rompiendo. .. auchh... se quejo.

Temí que se arrepintiera, le dije que no le iba a doler, pero su ano era muy estrecho, con semejantes nalgas no quedaba mucho espacio para su pequeño agujero. Comencé a acariciarla, se relajo, al menos su ano no estrechaba tanto mi pene, que ya me comenzaba a doler...

- Sigueee... aunque me partas... termina... me dijo con voz entrecortada.

- Esta bien...

Inicie mis movimientos con cierta oposición de su esfínter. Unte más gel como pude. Su anito lucia rojo, pero poco a poco fue cediendo, con cada ida y vuelta de mis caderas, le iba introduciendo un poco más...

- No, no... Espera... las escuchaba quejarse. Sin embargo al poco rato, ella misma se

contradecía pidiendo que continuara:

- Esta bien... dame más... Ufff... Vamos... uhmmm... ouuuu...

- Ya casi... ya casi entra toda... la animaba.

Cuando al fin pude empujarle mi verga hasta la raíz, ella se desmorono; sus codos y su cabeza presionando la cama, sus manos haciendo puños... así ella soporto la ultima arremetida...

- Ay... caraj... suaveee…

Quiso huir, pero mantuve mis manos aferradas a su cintura, quería que sintiera toda mi verga dentro suyo, perforándole las entrañas... que se acostumbrara a ser clavada...

- Ayayaay... sueltameee...

- Esperaa... que ya va a pasar...

- Salvaje... no te diferencias mucho de Javier... me increpo.

- A diferencia de el... yo te tengo clavada por el ano... respondí con sorna.

- No por mucho... exclamo con cierto enfado.

Intento salirse pero nuevamente le empuje mi verga hasta la raíz, sus abultadas nalgas chocaron contra mi ingle, el temblor que origino este choque en su carnoso trasero se propago por sus caderas, su columna se contrajo:

- Ohhhh... suspiro hinchando sus pulmones.

Intento huir y nuevamente me la clave. Durante unos segundos repetimos esa operación que paso de ser un forcejeo a un incipiente acto sexual.

Cada shock eléctrico que le producía mi pené perforándola la hacían desistir de escapar. Su ano más elástico me permitía ingresar y salir con menor dificultad. Ahora ella no huía, sino empujaba su trasero hacia mi, cada vez con mas fuerza, y yo también arremetía contra Mili... el dulce sonido del golpeteo de sus abultadas

nalgas contra mi ingle fue uniéndose a sus gemidos que iban en aumento.

- Uhmmmm.... ahhhh.... la escuchaba gemir.

- ¿Te gusta?... me atreví a preguntar.

- Siii... me encanta... ¿Cómo no hice esto antes?... uhhh... respondió súper excitada.

Mis manos en su estrecha cintura guiaban su voluminoso trasero contra mi ingle, veía

desaparecer mi largo pene entre sus redondas nalgas. Los movimientos eran cada vez más rápidos y fuertes, el sudor nos invadía. Sus gemidos, mi respiración, sus nalgas chocando contra mi, la cama chirriando, todos estos sonidos inundaban armoniosamente mi cuarto...

- Asiii, asii... ay que reviento... acábame....

- Ya casi... respondía, sintiendo que mi torrente de leche próximo a salir.

En un ultimo empujón, en que le enterré hasta el fono mi musculosa verga, ella se contrajo toda, su espalda arqueada a mas no poder, con sus dedos desgarrando mis sabanas, fue entonces que mi pene inundo por primera vez su pequeño agujero con semen hirviendo.

- Ohhhh.... fue su última exclamación antes de dejarse caer a un lado.

Su cuerpo disfruto por primera vez de un salvaje orgasmo proporcionado por el sexo anal. Mili, recostada de lado, respiraba forzosamente, entre la maraña de sudor y cabellos, su rostro encendido aun saboreaba todo el placer que le había proporcionado aquella experiencia.

Contemple maravillado sus entreabiertos muslos, por sus nalgas aun escurría mi blanquecino semen. Era para estar satisfecho, aquel monumento de mujer había sucumbido ante mí... Cuando ella al fin abrió los ojos, me miro incrédula, no dando fe a lo sucedido... no creía que aquello que se negó a hacer durante tanto tiempo pudiera depararle semejante placer...

Me observo: con mi expresión satisfecha y mi pecho aun jadeante, con mi semi erecto pene que aun tenia algunos líquidos. En un ultimo arranque pasional, se arrastro entre mis sabanas hasta llegar a mi pene y mamarlo en agradecimiento por todo el placer que le había proporcionado.

Esa chica que más de uno ansió poseer, se convirtió en una especie de ninfomana debido al adiestramiento anal que le di. La chupaba con gran pasión, se desvivía por acariciarlo, lamerlo hasta limpiarlo completamente. Solo me atreví a acariciarle el cabello y observar su semidesnudo cuerpo. Finalmente se hizo a un lado...

- Vaya... no puedo creer lo que hicimos... dijo suspirando.

- Yo tampoco...

Como volviendo en si, luego de un ataque de locura, se aparto un poco, cubriendo parte de su desnudez con mis sabanas... volvió a su estado racional, ese en el que las culpas y arrepentimientos tienen lugar, donde mora la conciencia...

- Júrame que no se lo vas a decir a nadie... me dijo preocupada.

- Esta bien... respondí intentando calmarla.

- ¡Júramelo!...

- Lo juro... le dije, y solo así vi que se tranquilizaba.

Hubo un incomodo silencio, no sabíamos que hacer o decir. Decidí dejarla unos momentos sola, hice un ademán de que iba a salir, no me dijo nada.

Fui al baño, me limpie mis partes intimas, esperando que Mili se calmase y que, al menos, al regresar, parte del bochorno se le hubiera pasado.

Regrese a mi habitación y encontré a Mili quitándose la ropa, se inclino completamente de espaldas a mi, todo su enorme trasero lucia aun meloso por mi semen. Sus carnosas nalgas me daban un magnifico paisaje, tuve ganas de clavármela de nuevo, parecía una invitación... pero note que quería recoger la sabana que estaba en el piso. Se cubrió con la sabana y se asusto al verme en la puerta, observándola... quizás quiso reprocharme algo, pero solo llego a decir...

Creo que necesito una ducha... dijo con timidez.

Era obvio, no iba a ir a la facultad con el perfume de mi esperma sobre su redondo trasero y sus bien formados muslos.

Claro... dije y le di paso para que fuera a la ducha.

Intente alejar cualquier recuerdo de lo sucedido, porque me daban ganas de entrar a la ducha, aunque dudo que Mili, ahora menos excitada, me dejara poner en practica esa idea. Poco después ella ingreso a mi habitación cubierta por mi bata...

No había otra cosa que ponerme, espero que no te importe... me dijo avergonzada.

No te preocupes, te queda mejor a ti que a mi... repuse.

Una tibia sonrisa suya me animo a pensar que las cosas podían volver a su cauce normal. Un incomodo silencio nuevamente reino entre nosotros. Entendí que quería un poco de espacio para cambiarse. La había visto desnuda y en una pose por demás sugerente, pero sin alcohol en la sangre y sin la picazón en sus partes intimas que antes tenia, seguramente se sentiría mas pudorosa. Así que salí so pretexto de prepararle el desayuno.

Después de desayunar llegamos a la universidad y presentamos nuestro informe, no sabíamos que teníamos que sustentarlo, así que no preparamos nada porque nos la pasamos envueltos en la iniciación anal de Mili. Expusimos el trabajo como pudimos, imagínense que tan mal nos fue; después de beber mucho vino y poseer el trasero de Mili, yo no podía concentrarme mucho y ella estaba igual de distraída que yo. El profesor nos puso una mala nota...

Al terminar la clase se desato la pelea; me echo la culpa de nuestro traspié académico, aunque nos iba bien en los otros informes, me hizo responsable si es que reprobaba... yo sabia que su enojo no era tanto por el curso sino por la perforación que le hice a su enorme trasero... Intente calmarla, pero no logre mucho... terminamos peleados, por suerte esa semana no había informe que presentar, aun así nos veríamos en clase. No tenia ganas de ofrecerle paz y ella tampoco parecía querer dármela...

Evito verme o saludarme, al igual que yo evite ver o hablar con Javier. Algo de remordimiento tuve, me era incomodo saludarlo después de que me deleite con las nalgas de su enamorada...

¿Como estas?... escuche que me decían, al voltear note que era Javier.

Ahí...mas o menos... repuse sin animo.

Mili me contó todo... replico serio.

¡Mierd...!, lo sabia, Milagros se lo confeso... bueno hace tiempo que no me agarro a golpes con nadie, parece que hoy vuelvo al club de la pelea... pensé, esperando el primer golpe del recientemente cornudo...

¿A si?... respondí incrédulo.

Si... dijo pensativo y agrego: no te preocupes, se lo fastidiosa que puede ser Mili...

¿Qué?... pregunte sin entender.

Ya sabes, cuando la reprueban se pone insoportable... pero ya se le pasara...

Ahhh... exclame con cierto alivio.

Al parecer Mili no le había contado la historia completa, porque sino se armaba la pelea del siglo en el patio de la facultad.

Por tu culpa tendré que volver a llamar a mi amiga... te conté de esa que succiona vergas como toda una profesional, además tiene unas senos enormes... me dijo burlonamente.

¿Qué?¿Con Mili no te basta?... le pregunte.

Bueno, a Mili no le gusta practicarme sexo oral... tu sabes algunas mujeres piensan que es denigrante... tonterías suyas...

Lo mire extrañado, porque recordé la espectacular mamada que días antes me dio Mili, no tuve que decirle nada, ella misma engullo mi verga con vehemencia... al parecer también recibí las caricias de los labios de Mili en mi verga antes que Javier... hasta ese punto llego la excitación de Mili, se olvido de sus convicciones sobre el sexo oral, sucumbiendo ante el placer y la gratitud hacia el pene que le desfloro su ano...

Además, cuando Milagros se pone fastidiosa, prefiero buscarme a otra... replicó Javier, notando mi silencio e intentando justificar su infidelidad.

No le podía reprochar mucho porque yo mismo le fui infiel a mi enamorada, seducido por las curvas de Mili. Javier se alejo, diciéndome que si quería podía darme el numero de su amiga.

Esa semana, al salir con mi enamorada, tuve que disimular la cara de culpabilidad. Ella me noto distraído, me excuse diciendo que tenia mucho trabajo en la universidad... y me creyó. Caraj... ¿por que tanto remordimiento?, en toda mi vida es la primera vez que he sido infiel, y dudo que vuelva a repetirlo... me dije, intentando acallar mi conciencia, pero no tardaría mucho en tropezar de nuevo con la misma piedra.

Termino la semana y nuevamente vi a Mili en clase, otra vez teníamos que hacer un informe, seria el ultimo del ciclo... ya no podíamos evitarnos. Quedamos de acuerdo en hacer el trabajo el sábado por la tarde, en la facultad. No mencione nada de ir a mi casa o la suya, no creo que hubiera aceptado... además su trato conmigo era frío... ella tampoco sospechaba que caería de nuevo en una infidelidad...

Nos encontramos en la sala de computo de la facultad. Mili vino con un pantalón blanco apretado, note el revuelo que causo en el pasillo, todos los hombres babearon al verla pasar. Después me daría cuenta que su pantalón no tenia bolsillos en la parte trasera, aunado al claro color, casi translucido del pantalón, uno prácticamente podía verle todo su jugoso trasero. Llegue a pensar que no traía ropa interior, luego descubriría que su diminuta tanga blanca se había perdido entre sus generosas nalgas.

Intente concentrarme en el trabajo, su trato indiferente no me daba lugar a otra cosa, sin embargo, por momentos soñaba despierto, recordaba lo sucedido dos semanas atrás o como la vi de espaldas minutos antes, con su sugerente pantalón blanco, que no dejaba mucho a la imaginación.

Llego la hora de cerrar la sala de computo y no habíamos terminado el informe. El tipo que administraba la sala nos conocía, así que nos dejo quedarnos unos minutos más. A pesar de eso no pudimos finalizar el trabajo. Al abandonar el centro de computo, nos dimos cuenta que la facultad estaba prácticamente desierta...

Debemos presentar el informe el lunes, solo nos queda el domingo... le dije.

¿Qué hacemos?... pregunto secamente.

No se, vamos a tu casa... sugerí.

No, un virus mato mi computadora y no la he arreglado... me contesto de mala gana.

Entonces vamos a mi casa... dije.

Eso te convendría... me dijo con desconfianza.

¿Quieres terminar el informe o no?... pregunte con seriedad.

Pero tu quieres ir a tu casa a trabajar o a que... me respondió con cierto enojo.

¿A que te refieres?... conteste enfadado.

Ni creas que te vas a aprovechar de nuevo de...

No te hagas la inocente, que yo no soy el único culpable... respondí fríamente.

No dijo nada, simplemente recibí una estruendosa bofetada que me dejo helado, no supe que hacer, estaba molesto pero no la iba a golpear. Pensé en otra cosa para desquitarme, la abrace con fuerza y la bese. Mili no reacciono, por unos instantes llegue a sentir que me correspondía, pero luego vino el forcejeo, me aparto bruscamente, lucia iracunda pero parecía haber disfrutado del beso que le robe, al menos eso creí hasta que me dio otra bofetada.

Idiota... me grito con lo que me parecía una fingida furia o pudor.

Después, sin dar pie a una replica mía, ingreso presurosa al baño de damas que estaba a escasos metros de nosotros. Vacile unos segundos, pero con la rabia que tenia no iba a dejar las cosas así. Ingrese también al baño de damas.

La encontré frente al lavamanos, mirándose en el gran espejo del baño.

¿Qué haces aquí?... pregunto sorprendida.

Esto... dije, y nuevamente la abrace y bese.

Hubo menos forcejeo que la primera vez, llegue a sentir su lengua, sus brazos parecían querer abrazar mi cuello, pero nuevamente me alejo y otra vez mi mejilla enrojeció por una bofetada.

Cuando voltee el rostro para verla, me miro de manera extraña, pensé que me daría otro golpe, pero me tomo del cuello y fue ella misma quien me beso, en un lujurioso pero extraño beso. Esta vez yo la aleje, ahora había pasión en el brillo de sus negros ojos. Su pecho henchido subía y bajaba por la adrenalina que esa situación generaba... viendo su rostro ansioso y sus medianos melones ir y venir, me dije ¿Por qué no?... tome su blusa, y en un rápido movimiento la jale, rompiendo todos sus botones y dejando a mi vista sus senos... me abalance sobre ellos jaloneando su brasier y engullendo sus pezones...

Ahhh... gimió sorprendida.

Mili respiraba agitada, me acaricio el cabello, pero sus manos prefirieron buscar en mi pantalón, hice lo propio con el suyo. Ella tomo mi endurecida verga entre sus dedos y yo le bajaba como podía su apretado pantalón y la pequeña prenda que parecía ser su ropa interior. Mi pantalón cayo al suelo por su propio peso mientras Mili no dejaba de pajear mi pene.

Deje de acariciar sus senos y la bese nuevamente, cuando me aparte, en sus ojos veía deseo... no dije nada, bruscamente hice que se volteara, que me diera la espalda. Cuando Mili entendió lo que yo quería, no ofreció resistencia, solo se agarro de los bordes del lavamanos esperando que la sometiera.

De espaldas a mi, con su pantalón y su ropa interior apenas por debajo de su pubis, me hice espacio entre sus redondas formas, mi tiesa verga como dirigida se ubico a la entrada de su ano. Alce la vista y la vi por el espejo, una expresión de ansiedad se leía en su rostro.

Vamos... susurro súper excitada.

Simplemente le fui hundiendo mi verga, que al principio no entro, pero fui empujando y ella a su vez inclinaba su espalda, haciendo que su trasero presionara contra mi pene, hasta que al fin logro entrar...

Ohhhhh.... se quejo ella, mientras parecía temblar de placer.

En su boca abierta un gesto dulce de dolor. Repuesta del impacto inicial, Mili siguió empujando hacia atrás, mientras yo apresaba su estrecha cintura y arremetía hacia delante. En este raro forcejeo le fui clavando centímetro a centímetro mi verga. Parecía que iba a desfallecer, pero seguía empujando su enorme trasero hacia mi, solo así acallaría ese cosquilleo anal que ahora tenia, que la dominaba, sabia todo el placer que aquello le podía deparar.

Los ojos de Mili lagrimeaban, no sabia si de alegría por ser nuevamente atorada por el ano o de dolor porque esta vez no había crema que nos ayudase... hasta que por fin la tuvo toda adentro, bajo la cabeza, parecía disfrutar teniendo todo mi pene dentro de su estrecho agujero, llenándola...

Uhmmm.... Ufff... escuchaba su respiración entrecortada.

Sus manos se asían con fuerza al lavamanos, y las mías no soltaban su pequeña cintura... cualquiera que entrara al baño en ese momento podía pensar que se trataba de una violación: Yo presionándola contra el lavamanos y ella con su blusa desgarrada, su brasier roto, sus senos al aire, su pantalón bajado a medias, mis manos aferradas a su cintura y claro... mi pene abriendo sus gordas nalgas...

Hasta que Mili levanto el rostro y me vio por el espejo... parecía poseída, tenia la misma expresión de locura pasional que le vi días atrás en mi cuarto...

¿Qué esperas?... fue lo que me reclamo a media voz.

No tuvo que decir mas, comencé a cabalgarla, dificultosamente y escuchando sus quejidos, yo reprimía los míos... a mi también me causaba un poco de dolor perforar su estrecho ano. Su esfínter apresaba mi pene, parecía no querer soltarlo. Paulatinamente las penetraciones fueron mas agradables, disfrutaba de la fricción de mi miembro contra su pequeño agujero... ella también...

Uhhhh... uhmmm... ohhhh... la escuchaba gemir complacida

Una de sus manos soltó el lavamanos y se dirigió a sus henchidos senos, ella misma se dedico a estrujarlos mientras soportaba mis embestidas contra su inflado trasero. Mi ingle rebotaba contra sus redondas nalgas produciendo armónico ruido que resonaba en todo el baño...

Mili se inclinaba, procurando que mi verga le entrara mejor, que sus nalgas dieran paso a penetraciones mas profundas. Su cabeza prácticamente apoyada de lado en el espejo, un codo contra la unión entre el lavamanos y la pared, mientras su mano libre no dejaba de acariciar sus senos que retumbaban con cada incursión de mi pene en su ahora ágil esfínter.

Ayyy... debo estar loca... uhmmm... vocifero ella.

¿Por qué?... pregunte jadeante, sin dejar de moverme.

Uhmmm... porque me gusta demasiado... ohhh... respondió, volteando parcialmente y mirándome directamente a los ojos.

Esto me excito mas, ahora mis arremetidas eran mas fuertes y rápidas. Ella volvió contra el espejo, soportando y disfrutando de mi vigor. El espejo se empaño con su sudor, con el aliento de sus gemidos que cada vez eran mas continuos..

Uhhh... me vas a mataaar... ahhhh.... exclamaba ella, a punto de reventar de placer.

Tomaaa... grite castigándole el ano con mayor vehemencia.

Poco después llene su ano con mi ardiente semen, el goce que esto origino se propago por todo sus ser, transformándolo en un prolongado orgasmo... Mili apoyo los codos en el lavamanos respirando dificultosamente. Yo no dejaba de presionar mi verga contra sus enormes nalgas, esperando que mi pene dejara de escupir lo que parecían litros y litros de esperma...

Me dedique tanto a observar sus reacciones, a través del espejo, que no me di mayor tiempo de contemplar su imponente trasero: con mi verga partiéndola en dos, sus carnosas nalgas arremangadas contra mi ingle, sus redondas formas terminaban armoniosamente en su estrecha cintura... mi pene se fue deshinchando mientras yo admiraba sus curvilíneas formas...

Luego me aleje, Mili seguía apoyada contra el lavamanos, reponiéndose de toda la agitación que le provoco su satisfactorio orgasmo... yo retrocedí unos pasos y aprecie su gran culo bronceado, su pequeño y enrojecido ano destilando mi leche, manchando su pantalón... Ella volteo, me miro satisfecha y con su pantalón tal y como estaba se me acerco. No le importo que el piso estuviera sucio o que su pantalón fuera blanco... simplemente se arrodillo y se trago mi semi erecta verga... limpiando, lamiendo y relamiendo cada gota de semen...

Menos agitado, suspiraba complacido por las caricias que sus labios y su lengua le brindaban a mi también enrojecida verga...

Finalmente Mili apoyo su cabeza en mi ingle, sus brazos rodeaban mis piernas, parecía cansada, después de la furiosa cogida que le di, supongo que debía comprenderla. Ella se lo busco con esas repetidas bofetadas... me justifique, luego me dije: además ambos lo disfrutamos... espero que no me eche la culpa por lo sucedido otra vez... parece que leyó mis pensamientos:

Ahora ¿que vamos a hacer?... me pregunto a media voz desde su posición

No conteste, porque tampoco sabia la respuesta... Mili con cara de angustia me miro desde abajo, con sus rojizos labios aun melosos por mi leche.

No se.... fue mi sincera respuesta.

7.6
47710 visitas. 478 votos.


COMENTARIOS

martin dice:

espectacular, increible lo guarras q son cuando les das lo q les gusta.


martin dice:

espectacular, increible lo guarras q son cuando les das lo q les gusta.


gatita dice:

:O


amante_latinox3 dice:

exelente relato.


lazakuraxd dice:

Este relato es tan largo y descriptivo que me sorprendió que no me haya aburrido, sino todo lo contrario. Me excito jodidamente.



Nombre de Usuario:

Clave de Acceso:

Mensaje