Mi jefe

Como de secretaria pase a ser la putita de mi jefe

Donde trabajo mi jefe todo el día me dedeaba, él sabe que soy casada y eso no lo detuvo nunca.
-¡No…no…por favor, saque su dedo de ahí…¡
Me hacía ir a su privado y me quitaba los calzones y así me traía todo el día en la oficina metiéndome el dedo en el culo y en mi panochita.
-¡Aaahhhh…ya me lo metió en el culito…por favor….aahhhh….ya…ya…¡ ¡todo el día me lo ha metido…aaahhhhh….¡-
Después de eso, me cogía una y otra vez.
-¡Por piedad…eso no…no…me esta destrozando el culo…me esta culeando bien rico…aaahhh..que rica vergota tiene usted…aaahhhhh…¡-
No dejaba de cogerme hasta que me llenaba de mecos el culo, así me convirtió en su puta.
-¡Como será malo conmigo…ya me desfundo toda…se me salen sus mocos por ahí…mi esposo se va a dar cuenta…¡-
Yo era casada y me dejaba coger por mi jefe, otras veces me llevaba a un hotel y ahí me cogían toda la tarde.
-¡No sea así conmigo señor…soy casada…esto no esta bien…aahhhhh….¡-
Él decía que yo era su preferida por estar casada.
-¡Ya no me obligue a hacer esto…usted me trata como si yo fuera puta…oh¡-
Lo excitaba cogerse a una mujer casada y traerme todo el día sin calzones y bien cogida.
-¡Quítate los calzones¡-
-¡Oh…por favor…se lo suplico…ya no me los baje…ya no me los quite…no me deje sin calzones…ya no me obligue a andar así…ya todos saben que usted me trae sin calzones…saben que me los baja siempre….que vergüenza…oh…¡-
Y así seguí trabajando para ese malvado que me cogía y después me traía sin calzones para que todos los demás supieran que el era mi dueño, cuando todos se iban y quedábamos solos, me metía la verga en su oficina, me culeaba hasta por una hora y así me mandaba a mi casa, bien cogida.
-¡Con cuidado por favor…aahhhh…despacito…yo solita me la voy comiendo….aahhhh….la tiene enorme señor…me va a reventar toda….aahhhhh….me esta abriendo….aaahhhhh….me a destripar….aayyyyyyy……que dolor siento en mi culito…..aaayyyyyyyy……ya…ya…aaaahhhh¡-
Todos en la oficina sabían que después de salir del privado del jefe yo ya no traía calzones.
-¡No…ya todos saben que me trae sin calzones porque me acaba de coger…oh…¡-
Había veces que con todos afuera de su privado me hacía que se la mamara y que me comiera sus mecos.
-¡Así putita…así…trágate toda la verga de tu dueño…aahhhhh….¡-
Es un perverso que me hace empinarme para ver mis nalgotas bien paradas y se masturba viéndome y cuando se viene me los echa en mis calzones.
-¡Que vergüenza…¡ ¿porque me pone así?...oh¡-
Cierta vez en una fiesta que fue en su casa donde hay alberca y todos andábamos en traje de baño, con todos los compañeros de oficina y sus esposas y maridos, él quería cogerme.
-¡No…señor…aquí no…por favor…vengo con mi marido….por favor….no me obligue a eso…¡-
Afortunadamente ese día no me cogió, pero al siguiente día laboral ya me tenía en su privado castigándome por haberlo dejado sin mis cositas.
Yo quiero a mi marido y me dejo coger por mi jefe porque tiene la verga mas sabrosa que yo haya probado, cuando me la da a mamar me vuelvo loca con su pitote en la boca.
-¡Pero que costa tiene señor…apenas si me cabe en la boca…aaagggghhhhhhh….¡-
-¡Cállate y sigue comiendo camote….ahhhhh…¡-
Me hace que se la chupe a todas horas y yo apenas si me la puedo meter.
-¡Eso putita…métetela en la boca…así…¿ya ves como si te cabe…?...aaahhhh¡-
Siempre se me viene en la boca y me hace comerme sus mecos y así con el sabor de su leche me manda a ver a mi marido.
-¡Aaaahhhhh…..cuanta leche le sale de su vergota….aaagggghhhhh….me va a ahogggg…aaahh¡-
-¡Abre la boca…así…me vengo…me estoy vaciando en tu boquita mamadora….aaahhhh...¡ ¡trágatelos…trágate los mecos de tu picador…aaahhhhh….así…así….¡-
A todas horas me usa, en un día me la mete hasta tres veces en su oficina.
-¡No…no…no….eso no por favor….ya no más…aahhhh…¡-
Me encuera en su privado y me hace mamar verga, ya todas mis amigas saben que soy suya.
-¡Ya se la mamé ayer…¡ ¡porque me hace esto…?-
Hace que me siente en su pitote y me la mete toda, yo solo puedo gritar bien clavada a esa cosota.
-¡Con cuidado…no me vaya a lastimar…aaayyyyyy…me va a doler….aaayyyyyy….¡-
Mis compañeras ya saben que cuando me habla a su privado es para darme unas cogidotas bien ricas y ellas me oyen gritar y pujar cuando me la meten y me culean, oyen mis gemidos y saben que adentro me tienen empinada, bien abierta de patas o dándome de sentones en la verga.
-¡Eso putita…llora…grita…que te oigan pujar y le digan a tu marido como me das las nalgas…¡-
En mi trabajo mi jefe me traía todo el día sin calzones
-¡Ya no me pida eso…¿por favor, yo soy casada y que tal que alguna de mis amigas que conoce a mi esposo le dice lo que usted me hace…?-
Otros días me quitaba la blusa y así con mis tetas al aire, me hacía trabajar, insistiendo en que también me quitara los calzones.
-¡No….los calzones no…por favor…¡-
Yo que era casada y decente me daban el trato de puta y sin decírselo, me gustaba.
-¡Soy su secretaria…no su puta…¡ ¿Por qué me hace esto…?-
Fingía que no me gustaba, pero en el fondo me encantaba ser su puta.
-¡No les vaya a decir que ya no traigo calzones…no se los vaya a enseñar a sus amigos…por favor señor…¡-
Aunque ya todos sabían que él era mi dueño y yo su esclava sexual, su putita en turno, también sabían que si no salía de su privado era porque el jefe me estaba cogiendo.
Después de meterme su vergota me dejaba sin calzones y así me traía todos el día, así me mandaba a mi casa, sin calzones y bien cogida, afortunadamente mi esposo nunca supo nada de esto porque yo llegaba a la casa y rápidamente iba al baño y me ponía los primeros calzones que encontraba, aunque estuvieran sucios.
Aparte de ser su secretearía era su puta, su esclava que para poder coger con mi marido tenía que pedirle permiso a él porque decía que no solo era mi jefe sino también mi dueño, mi amo.
Desde el primer día que me cogió supe que sería su esclava, su puta particular, solo con el me vengo toda, él me hizo mujer, puta, esclava, todo.
-¿Hoy si me va a hacer cosas…? ¡Si¡ ¿me voy encuerando…?-
Sus amigos si saben cuando me acaba de coger porque él les dice que me vean y que se fijen porque no traigo calzones, saben que después de cada cogida que él me da, me deja sin calzones.
A la salida, por la tarde, yo soy la que le pide que me vuelva a coger, que me de lo mío, me gusta llegar a mi casa con mi esposo bien cogida, bien culeada , y sin calzones.

6.3
26992 visitas. 21 votos.

RelatosEroticos.es