La Directora

El envilecimiento de una mujer ejemplar y de conducta intachable que fue objeto de las peores perversiones por parte de un alumno.

Soy una Directora de una escuela preparatoria privada, soy de conducta respetable a toda prueba, casada, tengo 42 años y como 25 de carrera laboral, estoy modestia aparte muy bien físicamente gracias al ejercicio que realizo diariamente, así que nadie de mis amigas que sabían mi secreto se podían explicar como era que yo me dejaba envilecer por Alberto, uno de los alumnos del quinto semestre de ciencias, él cual a pesar de ser inteligente era de modales ordinarios y hasta vulgares, las que sabían mi secreto, también sabían que Alberto poseía la verga mas grande, sabrosa y rica de toda la escuela y que gracias a eso ya había hecho suyas a muchas de las alumnas de aquí y a alguna que otra profesora.
Ese día como otros, desde que él me había seducido cuando lo vi cogiéndose a su novia en el laboratorio de química y vi por primera vez esa enorme pieza que se cargaba entre las piernas, me tenía en mi oficina sentadita en mi sillón y él parado a un lado mío dándome a mamar el objeto de mis fantasías.
-¡Así putita…así…chúpame la verga…trágate la verga de tu picador…aaahhhh…¡ ¡que rica te ves con toda la verga adentro de la boca…te ves bien puta…¡ ¿Qué tal que abro la puerta para que todos vean como mama verga la Directora de esta escuela…?-
-¡Nooooo….nnoaaaaggggghhhhhh….nnngggghhhhhh….poggg favvggggggggg……¡-
Yo no podía hablar bien ya que cada que quería protestar él metía su vergota hasta el fondo de mi boquita impidiéndome hablar, luego con toda la boca llena de verga me tapa la nariz impidiéndome respirar y yo tenía que abrir mas la boca para jalar aire mientras él veía como su putita en turno casi se ahogaba.
Después de esas demostraciones de poder hacia mi, se venía en mi cara haciendo que yo tratara de atrapar los chorros de semen que él aventaba hacia mi cara, hacia mi pelo y que caían en mi ropa, luego de obligarme a tragar sus mecos se limpiaba la verga con mi pañoleta que generalmente traía en el cuello y que era parte del uniforme de la escuela, la cual quedaba toda mojada con sus mecos y así tenía yo que trabajar, con el olor a semen de mi dueño.
Otras veces con padres de familia esperando para hablar conmigo Alberto entraba por al puerta de servicio y me obligaba a mamar verga para luego en mi escritorio abrirme de piernas, bajarme los calzones y meterme su vergota, no dejaba que yo quitara los papeles que tenía sobre mi escritorio para que estos quedaran llenos de mis jugos o de los suyos, yo tenía que subir el volumen de la música ambiental para que en la sala de espera no oyeran mi gemidos ni los gritos de placer que ese degenerado me sacaba.
-¡Aaaaaahhhhhh…..Antonio…Toñito…me matas…me vas a volver loca…aaaahhhhh….¡-
-¡Así… pinche maestra puta…como le gusta la verga… le encanta que me la este cogiendo¡…¿verdad?...¡es bien putona…¡ ¡grite…grite…que la oigan los padres que están a fuera y sepan que la Directora de la escuela de sus hijos es bien puta….¡-
-¡Malo…tu me hiciste así…yo era decente y tu me volviste puta….aaaaahhhhhh…como eres malo….aaaahhhhhh…..¡-
-¡Me voy a venir…se los voy a echar adentro y en su ropa para que cuando entren los padres que están allá afuera sepan que me la acabo de parchar…aaahhhhh….tenga…tómelos…aaahhh…¡-
Y se venía, pero cuando lo hacía, sacaba la verga y sus chisguetes de leche salían disparados para todos lados cayendo en mi ropa, en mi escritorio, en los asientos, manchaba todo de leche y cuando yo me estaba reponiendo de la brutal cogida, él sacaba su celular y me tomaba fotos, sacaba fotos de cuando me estaba poniendo los calzones, cuando me limpiaba el semen de mi cara y pelo, de cuando toda apurada limpiaba mi oficina para borrar toda huella de aquello, decía que iba subir las fotos a internet para que todos vieran lo puta que era y que él era mi dueño y mi amante.
-¡Por favor…no hagas eso…todos se van a dar cuenta que me andas cogiendo y yo soy casada y decente…por favor…no lo hagas….¡-
Al siguiente día llego a la oficina y me dijo que prendiera mi computadora y luego de buscar aparecieron las fotos de cuando el me hizo mamar verga y las veces que me cogió, solo cuido que no saliera mi cara, pero en todas se veía mi oficina y algunos supieron que la de las fotos era yo, mi marido no acostumbra ver pornografía así que eso me salvo de que se enterar de que a su esposa un alumno se la cogía en su oficina.
Cuando aquel canalla me propuso romperme el culo yo por supuesto que me negué, pero él me volvió a someter y en mi oficina con gente afuera para hablar conmigo, me rompió mi colita, me envileció, hizo primero que desayunara abundantemente, y lo hice, contra mi voluntad comí en demasía, cosa que no acostumbro, a media mañana volvió a llevarme de comer a pesar de que estaba satisfecha pero me obligo a comer más así que para las dos de la tarde yo estaba llena de comida, no entendía eso pero lo hice, cuando él entro a mi oficina yo le había comentado que tenía una reunión con algunas personas de comité de la escuela a las dos y media así que dijo.
-¡Empínate…tenemos media hora para romperte ese culote que tienes….¡-
-¡Pero Toño…ahorita no…tengo reunión con unas personas…ya te había dicho…por favor…¡-
Pero él ya tenía sus planes y sin decir nada me empino en mi escritorio, subió mi falda bajando mis calzoncitos y empezó a besarme mi colita, metía su lengua en mi culito haciendo que yo me empezara a calentar toda, mi panochita se empezó a humedecer y como siempre cedí, cuando me di cuenta ya estaba con los calzones en mis rodillas, empinada y abierta de piernas parando las nalgas lista para recibir la vergota de Toño.
-¡Por favor Toño…con cuidado…soy virgen de ahí…no me vayas a lastimar….aaahhhhhh….¡-
-¡Ya te tocaba culito…si quiere gritar …grita..que te oigan como entregas el culo directora putita…te voy a destripar toda….aaaaahhhhh…¡-
-¡Aaaaayyyyyyyyy….me duele….me duele mucho…..aaahhhhh…..¡-
Quería gritar pero estaba en mi oficina y había gente afuera esperando mientras a mi me desfloraban mi hasta ahora virgen colita, cuando esa vergota se fue metiendo en mi colita sentí unas inmensas ganas de ir al baño a defecar, y entonces comprendí a Toño, me había hecho comer para que yo fuera al baño, y luego sucedió aquello, él me la saco de golpe y mi colita dejo escapar un par de fuerte e involuntarios sonidos que se escucharon por toda la oficina.
-¡Eso mamita…ya te saque los pedos…quiero que oigan como le saco los pedos a la Directora y sepan que esta vergota le aflojo el culo a la maestra Directora….aaaahhhhhhh…..¡-
-¡Ohhh…que vergüenza…que pena…todos me van a oír…ya oyeron como me estas despanzurrando con esa vergota…ya no…ya no por favor…ya no me envilezcas mas…que bárbaro eres…siento que me voy a hacer del baño…sácala…sácala por favor…aahhhhh….¡-
Y siguió metiéndomela verga y sacándola para que oyeran como me destripaba, yo incapaz de detener esos sonidos me abandone al placer de sentirme sometida y dominada hasta que con un gruñido, Toño me aventó los mecos en mi maltrecha y sangrante colita.
Cuando me la saco, de mi lastimado culito salían hilos de semen con sangre, las ganas de ir al baño eran enormes y mientras él veía divertido mi apuración por ir al baño, tomaba fotos con su celular primero de mi culo goteando su leche y luego de cómo corría subiéndome los calzones hacia el baño.
-¿Que paso mamita…te afloje la calabaza?…¡esta verga siempre desfunda a la que se la come por el culo…¡¡ya te hice cagar culito…¡-
Y así, recién desflorada del culo, sin calzones y con el semen de Toño saliendo de mi abierto culito, llevé a cabo la reunión con los integrantes del patronato de padres de familia de la escuela sin que se dieran cuenta a que a su Directora le acababan de romper el culo en la misma oficina en la que estaban ahora hacia unos instantes.
Las fotos de esa ocasión aparecieron en internet poco después con el titulo de “Como una Directora entrega el culo a su alumno”, nadie vio mi cara pero si el culo de una pobre mujer lleno de leche y bien abierto, la oficina era la misma de las fotos anteriores y algunos reconocieron que erala mía aunque nunca pudieron probar que fue a mi a quien habían desfundado en ella.
Otras veces deje que él se orinara en mí, sentada en mi escritorio metía su verga entre mis tetas y el brasier y se orinaba en mí, sus calientes orines me llenaban el cuello y los pechos empapando mi ropa interior y mi blusa cayendo por dentro de mi falda mojándome toda.
Hacía que anduviera sin calzones después de meterme la verga temprano por la mañana para que sus mecos me escurrieran por las piernas o me hacía mamársela en cuanto llegaba y decía que era mi desayuno.
Cuando me llevaba a hoteles de paso me obligaba a vestir como puta y dejar que los vagos que rondan esos lugares me manosearan toda mientras él tomaba fotos de esas humillaciones.
Mi entrenamiento como puta y el envilecimiento de mi persona continuo por varios meses más hasta que Alberto cansado de usarme de las peores formas así como de cogerme en la bodega, en los salones de clase, en mi casa y en hoteles de mala muerte termino la escuela y me dejo sin sus castigos y sin su vergota que ahora extraño, no se si seré capaz de vivir sin mi otra vida, la de puta que me dio Alberto.






5.8
11690 visitas. 11 votos.

RelatosEroticos.es