la sumisa de mi hermana parte 5

Han pasado más de dos años desde aquel día en que el maldito de Jhony violó a mi hermana por primera vez. Ese sujeto la hizo cambiar de manera impensable. Controla su volunad, le hace el amor cuando quiere y donde quiere. En una ocasión leí un comentario que decía "toda mujer lleva una puta por dentro"

Han pasado más de dos años desde aquel día en que el maldito de Jhony violó a mi hermana por primera vez. Ese sujeto la hizo cambiar de manera impensable. Controla su volunad, le hace el amor cuando quiere y donde quiere. En una ocasión leí un comentario que decía "toda mujer lleva una puta por dentro", no sé si será del todo cierto, pero en mi hermana, sí se da el caso. Lamentablemente Jhony sacó la puta que mi hermana llevaba por dentro.
Ahora mi hermana tiene 22 años, su cuerpo está mas maduro, creo que el sexo con jhony la hizo verse mejor. Sigue teniendo una maravilla de cuerpo, un senos redonditos y firmes, un cintura marcada, buenas caderas, un culito grande y bien paradito junto con sus lindas y formadas piernas largas. En conclusión, una hermosa mujer en manos de un degenerado.
Ya era una costumbre ver a mi hermana tener sexo con Johny en casa de él y en nuestra casa también sin mayor reparos. En cierta ocasión me quedé dormido hasta el medio día, cuando sentí que abrían la puerta principal, en forma disimulada observé que entraban mi hermana con Jhony. Ella llamó para serciorarse que no había nadie en casa, así que yo no contesté y me quedé viendo lo que pasaba.
De pronto, Jhony le planta un beso a mi hermana y ella le corresponde, Jhony la manosea de forma apasionada, su senos y su culito, arremaga la falda de mi hermana a su cintura y esta se quita su blusita para quedarse en sostén, al verla Jhony en interiores explotó su furia. Lo entendí después de sus palabras.
Jhony: eres una puta desobediente, te dije que nunca más quería verte con tanga y sostén de color blanco. Eso es para vírgenes y tu ya no lo eres, eres una zorra. Mi hermana la miró perpleja, al parecer se le había olvidado.
Mi hermana: lo siento, se me había olvidado, discúlpame, jamás volverá a ocurrir.
Jhony: calla puta, después de esto jamás me volverás a desobedecer.
Mi hermana: que me vas hacer. Decía mientras seguía en tanga y sostén.
Jhony se le acercó y le arranchó su sostén de un fuerte jalón, provocando el dolor en mi hermana. Luego con ambas manos sujetó la tanga de mi hermana y con su descomunal fuerza se la rompió. Mi hermana estaba desnuda en la sala, me di cuenta que su vagina seguía depilada. Jhony de un jalón de pelos llevó a mi hermana hasta el sofá, se quita sus pantalones, arrodilla a mi hermana y mete su gran pene en la boca de mi hermana.
Jhony: chúpala bien Milagros.
Mi hermana: glupp glupp si.
Johny: si, que rico Milagritos, aprendiste a chuparme bien la pinga.
Mi hermana: glupp glupp mggmlglglg glup si. Jhony seguía aún jalándole sus lindos cabellos.
Jhony: mírame putita cuando me chupes la pija.
Mi hermana: glupp glupp si. Era colosal para ese tipejo que mi hermana la mire mientras le hacía un sexo oral. Al parecer, mi hermana lo disfrutaba porque sus labios recorrían las bolas (testículos) de ese miserable, en forma apasionada.
De pronto, el tal Jhony hizo algo que a mi hermana le habrá dolido hasta el alma. Saco su pene de la boca de mi hermana y jaló de sus cabellos hacia arriba para ponerla de pie, luego la recuesta sobre el sofá poniéndola en cuantro como perrita. Allí comienza a castigarla con furia, con su mano inmensa y áspera la comienza a nalguear, si antes lo hacía fuerte, en esa ocasión lo hizo con furia. Una y otra vez, cada nalga de mi hermana era el centro de castigo por haber desobedecido, hasta que se detiene por un momento y mete todo su descomunal pinga en la conchita de mi hermana.
Mi hermana: ahhhhhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhh. De una clavaron a mi linda hermanita.
Jhony: toma por puta Milagros. Y comenzo a clavar la vagina de mi hermana con su grande y gruesa pija.
Mi hermana: ufffffffffffff ohhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhh me duele ahhhhhhhhhh.
Jhony: silencio puta y le tiró del cabello para que sufra más. Mintras seguía con sus nalgueadas una y otra vez en forma violenta. Nalgueada tras nalgueada convirtió en rojo vivo el culito de mi hermana, mientras no dejaba de clavar con furia la conchita de mi hermana.
Mi hermana: ahhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhhhhhhhh jamás te desobedeceréeee ohhhhhhhhhhhh me dueleeeeeeeeeeeee perdóoonameeeeeeeeee ahhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhhhhh. A Jhony no le importó su súplica ni su dolor.
Jhony: oye puta te pusiste tu inyección para que no salgas preñada.
Mi hermana: si me lo puse ahh ohhhhh ahhhh ohhhhh como me lo pediste ahhhhhhhhh ohhhhhhh. Para que su dolor sea más fuerte agarra ambas manos de mi hermana y los pone a la altura de su recto, haciendo que no tenga soporte en el sofá, esto provoca que la cabeza de mi hermana quede pegada encima del sofá.
De pronto, saca su pene húmedo de la vagina de mi hermana y lo coloca en su culo que estaba totalmente rojo, marcado con la palma de sus dedos. Como en su vagina, separa sus nalgas y de una metió toda su enorme pinga en el ano de mi hermana que le provocó un fuerte dolor.
Mi hermana: ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh, gritó con fuerza mi hermana.
Jhony: te lo mereces por puta desobediente Milagritos. Dime quien soy perra, vamos Milagritos dímelo. Mientras seguía martillando el culo de mi hermana y a la vez no paraba de nalguearla.
Mi hermana: eres todo par mi ahhhhhhhh ohhhhhhh ufffffffffffffffffffffff eres mi hombreeeeeeeee mi machooooooooooc yo tu hembraaaaaaaaaaaa ahhhhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhhhhhh ufffffffff ayyyyyyyyyyyyyyyy soy tuyaaaaaaaaaaaaaaa.
Tras 40 minutos de azotar las nalgas de mi hermana y martillar su culo, pone otra vez de rodillas a mi hermana para poner su pene en su boca y venirse en el. Jhony terminó dentro de la boca de mi hermana, pero vi que ella quería sacar la pija de boca cuando sintió que el semen de Jhony le iba a chorrear, desdeluego el tipejo ese no la dejó, así que la sujetó con fuerza de sus cabellos y logró su cometido de vacearse dentro de la boquita de mi hermana.
Podía ver algunas gotas que salían de la boca de mi hermana, pero al final se tragó toda la leche del degenerado de Jhony.
Jhony: bien puta, que rico, déjame bien limpio mi pene, no quiero restos de leche.
Mi hermana: ok así lo hare. Y terminó de limpiar el enorme pene del tal Jhony con su lengua. Cuando se paró mi hermana sus nalgas estaban completamente rojas, parecían sangrar.
Jhony: Milagritos, jamás te pongas interiores blancos, tu ya no eres virgen, es más, no te pongas nada, porque me quita tiempo quitártelos cuando te cojo, sólo cuando yo te diga te pondrás interiores.
Mi hermana: si, esta bien, haré lo que me pidas.
Jhony: Milagros, mañana es mi cumpleaños, espero que vayan con tu familia, y ponte algo abajo para mañana. Lo dijo en referencia a una tanga.
Por la noche mi madre regresó a casa del trabajo, tenía algo entre las manos, era un invitación. Le dijo a mi hermana que el vecino le había invitado a su fiesta de mañana por su cumpleaños, pero que no estaba segura de asistir, porque llegaba cansada del trabajo. Mi hermana se encargó de convencerla a que vayan, y finalmente logró su cometido, ambas irían al cumple del degenerado eso.
Al día siguiente, a eso de las 7 de la noche tanto mi madre como mi hermana comenzaban a alistarse para ir a casa de Jhony. Tras salir de la ducha, mi hermanita comenzó a cambiarse, se puso un falda blanca con manchas negras, a la altura de su muslo, estaba algo ceñida a su cuerpo, lo suficiente para que se pueda notarla tanga negra que llevaba debajo se falda. Arriba se puso un blusa turqueza y un chaleco medio azulino. Se puso unos zapatos negros de tacos altos y listo.
Mi madre sólo fue con un vestido rosa entero y tacos de ese mismo color. Al salir de casa mi madre le dijo a mi hermana que tenga cuidado porque esa falda que traía puesta era muy fina y costosa. 150 dólares había costado esa prenda le dijo a mi hermana. Ella le dijo que no había problema que lo sabría cuidar bien.
Al entrar a casa de Jhony un fuerte y exquisito aroma se apoderó de ambiente que había. Era el perfume de mi madre y de mi hermana que emanaban de sus cuerpos. Todos los pudieron sentir y las vieron con agrado, pero era mi hermana quien robaba las miradas masculinas. Encima mi madre saluda al degenerado y le entrega un regalo. El desgraciado le dice que su regalo ya se lo dio hace buen tiempo y de reojo miró a mi hermana.
Al pasar las horas la fiesta comenzaba a estar más animosa, las cervezas iban cada vez más rápido. Cuando el reloj marcaba las 3 de la mañana, mi madre estaba algo alcoholizada, ella no estaba acostumbrada a beber. Los invitados ya retiraban, cuando solo quedaban 5 invitados, Jhony aprovechó la situación y arrinconó a mi hermana en el pasadizo que va en dirección a su dormitario para besarla y manosearla, pero mi hermana no quiso por la presencia de m madre.
Mi hermana: déjame, no me hagas esto.
Jhony: vamos Milagritos.
Mi hermana: no, suéltame, mi madre está allá y puede vernos.
Jhony: no me importa tu madre.
Mi hermana: aquí no por favor, recuerda que mi madre está allá y nos puede pescar.
Jhony: vamos si a tu madre también le debe gustar la pja tanto como a ti.
Mi hermana: no hables así de ella.
Jhony: te lo demostraré. Y se fue directo donde mi madre a bailar con ella. Ese tipo la sujetó fuerte de la cintura y bailaba pegado su cuerpo con el de ella, mientras su mano en forma disimulada sobaba su cuerpo.
Mi hermana al ver esa escena puso una cara de estupor, estaba sorprendida de lo que veía, quedó impresionada con lo que sus ojos percibían. De pronto ocurrió algo que la dejó helada. Una voz gruesa y ronca le dijo al oído "que buena que sigues", al escuhar eso la cara de mi hermana reflejaba el miedo, estaba paralizada sin decir nada, su cuerpo no podía moverse. Sabía que el dueño de esa voz era la de Mario, hermano de Jhony.
Mi hermana seguía allí parada, inmóbil, sin capacidad de reacción, su cara de perplejidad lo decía todo, el miedo estaba en su interior. Mario se dio cuenta de eso y rio para sí. Como mi hermana no se movía, la mano de Mario se deslizó bajo la falda de mi hermanita hasta sujetarle la tanga negra que traía puesta para llevarla al cuarto de Jhony. Mi hermana estaba con la miarda al frente pero retrocediendo lentamente, paso a paso, sujetada de su tanga por la mano de Mario.
Mario la sejetó de su tanga hasta meter a mi hermana al cuarto, estando allí recién la soltó, pero ella seguía sin reaccionar. Mario la desvistió muy lentamente hasta dejarla en interiores, allí disfrutó con su mirada de la hermosa figura de mi hermana. Esa tanga negra reafirmaba muy bien su trasero y ese sontén negro realzaba sus hermosos y redonditos senos. Mario pasó su mano con deseo por todo su cuerpo hasta que decidió quitarle sus últimas prendas y dejarla desnuda.
Mario se sentó en la cama inclinó el cuerpo de mi hermana en cuatro, para disfrutar de los tesoros de su cuerpo, su vagina y su anito. Sin reparo se desvistió y se colocó detrás de mi hermana, apuntó con su inmenso pene que tiene para introducirlo violentamente a la vagina de mi hermanita.
Ensartada a mi hermana la llevó hasta la cama para arremeter contra ella.
Mi hermana: ahhhhhh ahhhh ahhhhh ahhh ahhhh ahhhhh ahhhhh ahhhhh ahhhhh, gemía en forma agitaba ella.
Mario: como extrañé esta conchita putita.
Mi hermana: ahhhhh ahhhhh ahhhh ahhhh ahhhh ahhh ohhhhh oohhhh oohhhhh ohhhhh, seguía gimiendo con voz entrecortada.
Mario: sé que por dentro lo disfrutas puta. Al rato de 15 minutos echó a mi hermana sobre la cama y la abrió de piernas para poner sus pies sobre sus hombros y cogerla de la cintura y de nuevo siguió con la embestida a su concha.
Mi hermana: ohhhhh ahhhhhh ohhhhhh ahhhhhhhhh ohhhhhhh ahhhhhhh seguía gimiendo pero no decía nada. Otros 15 minutos y la puso de costada, levantó su pierna derecha y taladró de nuevo su vagina.
Mario: que rica tu zanja Milagros, húmeda para que mi pinga se deleite. Luego se hecho y puso a mi hermana encima suyo y siguió el bomeo. Sujetó su cabaza hasta llegar a la de él y le plantó un beso sensual.
Mario: esa boquita fina y dulce que tienes, me la vas a tener que mamar bien rico. Luego de 20 minutos sacó el pene y se paró frente a ella poniendo su pija en la boca de ella mientras se lo chupaba. Observó la sábada y estaba mojado.
Mario: esta puta ya se ha venido varias veces. Mientrasmi hermanita seguía chupándole el pene hasta atragantarse la garganta. Hasta que le dijo a mi hermana que se ponga otra vez en cuatro. Ahora sí te haré hablar se dijo.
con sus dedos jugó en el ano de ella hasta sujetarla de sus caderas para que no intente safarse, puso la punta de su pene en su vagina y muy lentamente introducía todo ese semejante animal de pene en el ano de mi hermana.
Mi hermana: ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy me desgarras, gritó con fuerza.
Mario: por fin hablaste, te dije que te haría hablar jaja. bombeaba con mucha fuerza su culo sin parar.
Mi hermana: ahhhhhhh uffffffffffffffffff ohhhhhhhhhhhhhhhh detenteeeeeeeee ahhhhhhhhhhh ya no lo soportoooo ahhhhhhhhhh.
Mario: calla perra.
Mi hermana: ahhhhhhhh uufffffffffffffff ohhhhh ahhhhhhhhhhh mi pobre anooooo ohhhhhhhhhhhhhhh bastaaaaaaaaa ahhhhhhhhh.
Mientras bombeaba el culo de mi hermana, Mario introducía sus dedos en la concha de mi hermana, provocando un gran placer. Sus gemidos de dolor cambiaron por placer, fue algo increíble lo que le hacía ese sujeto a ella.
Mi hermana: ahhhhhhhh ahhhhhhh ohhhhhhh ohhhhhhh
Mario: te gusta puta? dímelo
Mi hermana: siiiiiiiiiii que ricoooooooo ohhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh ricoooooo ohhhh ahhhh no pareessss uffffffffffffffffff ohhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhh.
Mario: te gusta mi pija?
Mi hermana: siiiiiiiiiiiiiiii ohhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhh ufffffffffffffffffffffffffffff
Mario: me pregunto si mi hermano estará follando a tu puta madre.
Mi hermana: ahhhhhhhhh noooooooooooo nooooooooooo n ufffffffffffffffffffffff no lo hizooooooo ohhhhh. Mario clavó con toda su fuerza a mi hermana que dio un enorme grito.
En ese momento entró Jhony.
Jhony: quien grita así tan fuerte como puta en celo:
Mario: esta puta es, cállala hermano que no grite. Y así lo hizó condiguió callarla metiendo su pene en la boca de mi hermana.
Mi hermana: gluppppp glupppp mlgggg mlgggggg glpuuuuuuup ya no podía gritar con tremendo pene en la boca. Mario le follaba el culo y Jhony la boca. Otra vez sodomizaban a mi hermana y ella parecía disfrutar d ela situación.
Mario de colocó debajo de mi hermana repotado sobre la cama y la arqueó para que le sobre salga el culo y Jhony la pueda follar.
Mi hermana: ahhhhhhhhh ohhhhhhhhhhhhh ufffffffffffffffffffffff mis dos agujerosssssssssss que sucia me sientoooooo ohhhhhhhhhhhhhhhhh ricooooooooooooo me encantaaaaaaaaaaaaaaaaa ohhhhhhhhhhhhhhh ayyyyyyyyyyyyyyyy siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
Jhony: calla a esta perra que está en celo.
Mario: así lo haré. El maldito de Mario agarró su calzoncillo sucio que se había puesto y lo puso en la boca de mi hermana. Ella dejó de gritar o de gemir, mejor dicho.
Mi hermana: mmmmmmmmmmmmmmm solo se escuchaba eso.
Ambos se pararon y pusieron de pie a mi hermana, separaron sus piernas dejándola entre abiertas y la follaron por sus agujeros, esta vez Mario le folló el culo de nuevo y Jhony a su concha. Veía vibrar el cuerpo de mi hermana, sus senos se movían como gelatinas.
Otra vez Mario echado sobre la cama boca arriba, de las caderas agarró a mi hermana y clavó el culo de mi hermana en su pija, mientras Mario separaba sus piernas e introdujo su pinga.
Mi hermana: mmmmmmmmmmmm mmmmm mmmmmmmm mmmmmmm mmmmmmmmm mmmmm. Mario le quita el calzoncillo de la boca a mi hermana.
Mi hermana: ahhhhhhh ohhhhhhhhhhhhohhhhhhhhhhh uffffffffffff ahhhhhhhhhhhh uffffffff que ricoooooooo ahhhh me mataaannnnnnn ahhhhhhhhhhhh me sientooo putaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Hasta que ambos se vinieron en cada uno de los agujeros de mi hermana, la llenaron de leche caliente. Se salieron de ella y de su culo y concha salían chorros de semen. Arrodillaron a mi hermana y le ordenaron dejar limpias ambas pingas.
Mi hermanita obedeció y dejó relucientes los penes. Luego se tumbó en la cama sin fuerzascon las piernas abiertas. Los hermanos se reían de la situación.
Mario: y que pasó con la zorra de su madre, por qué no te la follaste, estaba buena esa zorra.
Jhony: tuvo suerte, en un momento me fui al baño y cuandó volví ya se había ido.
Mario: carajo que mala suerte. La zorra esa se salvó, pero no regaló su hija que es un bocado de mujer. Oye ya son las 5, hay que despachar esta putita a su casa.
Jhony: tienes razón levántala y que vaya.
Mario levantó a mi hermana y le dijo que se fuera, con pocas fuerzas mi hermana se puso su ropa y cuando se iba Mario le dijo: sabes lo que tienes que hacer antes de irte no es así. Mi hermana lo recordó asi que se didrigió a ellos y se agachó para besar el pene de ambos. Jhony rio de la situación.
Cuando mi hermana salía del cuarto Mario la sujeta del brazo, le da la vuelta, levanta de su falda y le baja la tanga, logra quitársela, mi hermanita no dice nada, pensaba que todo era eso, pero Mario sujeta su falda con fuerza, mi hermana parece intuir lo que él haría y sus ojos fueron de miedo. Mario rompió la flada de mi hermana, su falda cara de 150 dólares partida en dos encima se la quitó. No le quedó otra a mi hermana que entrar a casa desnuda de la cintura para abajo, por suerte mi madre dormía profundamente.
Espero que les haya gustado mucho, pueden enviar sus comentarios de esta saga. Pronto estará la parte 6.

7.4
8195 visitas. 18 votos.

RelatosEroticos.es