Descubriendo la puta en mi madre Publicado por secretos839 el 25/05/2013 en Hetero: General

"Las apariencias se esconden detrás de una mascara"

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer más tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

Descubriendo la puta en mi madre

Hola, mi nombre es Julián y voy a contarles como conocí quien era realmente mi amada madre.

Para empezar comenzare por decirles que tengo 15 años y vivo en las afueras Madrid junto mi padre Carlos y mi madre Sofía. Mi papa es un hombre de 42 años con un carácter un poco refunfuñante, posee un buen trabajo con un ostentoso sueldo (lo cual le permite a mi madre no tener que trabajar y dedicarse a las tareas domesticas), pero que lo mantiene bastante alejado de la casa, al estar siempre en su oficina. Mi madre por lo contrario es una mujer muy cariñosa y dulce. Tiene una estatura media de 1,64cm, cabello largo, rubio y sedoso que contrasta perfectamente con su piel clara y a sus 36 años conserva una figura perfecta, debido a que en los últimos años notando que su cuerpo ya no era el de una veinte añera había comenzado a ejercitarse, eso había tonificado muy bien su figura y sobre todo sus hermosas caderas, aparte de esto al ver que sus lindos pechos, de talla 95, estaban algo caídos opto por someterse a cirugía para levantárselos. De hecho al parecer esta mucho más joven de lo que en realidad es, hacia que algunas veces al vernos juntos no creyeran que fuésemos madre e hijo.

Todo comenzó al final de otro tedioso día de colegio, faltaba poco para las vacaciones así que los últimos días se me hacían insufribles. Me dirigía a hacia donde habitualmente cogia el bus cuando me tope con la sorpresa de que la calle entera estaba cerrada por refacciones, genial solo faltaba esto pensé, ahora debía ir a pie y hacer no menos de 20 calles bajo el sol, así que cansado pero a regañadientes emprendí la caminata.

Llevaba un rato andando por un pasaje que nunca había recorrido cuando divise en la vereda de enfrente a la que parecía ser mi madre bajando de su auto, me extraño que anduviese por estos lugares pero aun mas la forma en que vestía, traía puestos lentes de sol, un TOP ajustado, tacones medianamente altos y una falda un poco corta para mi gusto.

Estaba por dirigirme a saludarla cuando un hombre desconocido de unos 40 y tantos se acerco sin que ella lo viera y tomándola por detrás le dijo unas palabras al oído, enseguida se exalto pero al darse vuelta se notaba que el no era ajeno ya que esta le dedico una sonrisa, un beso en la mejilla y luego de ponerle la alarma al coche comenzaron a caminar juntos. Los dos cotilleaban cosas que al estar tan lejos no podía oír y tras hacer unos metros ella buscando y revolviendo en su bolso tomo un antifaz y se lo puso, sinceramente se veía ridícula y para mi era muy reconocible, apenas si se notaba la diferencia. Siguieron hasta mitad de calle y entraron en lo que parecía ser un club bastante moderno, con unos grandes ventanales polarizados y un cartel luminoso el cual decía Edén.

Yo no lograba descifrar la situación, ¿que hacia mi madre con ese sujeto?, ¿a donde iban?, ¿Por qué llevaba puesto ese estúpido antifaz?, todo era muy extraño pero la intriga me mataba así que cruce de calle, me acerqué temeroso hacia aquel lugar y colocándome a un costado de los ventanales intente mirar. Mi búsqueda fue en vano apenas si se distinguían unas leves figuras a través del vidrio oscuro, pensé en entrar pero no quería que ella me viese, así que al verme sin opciones seguí con mi camino.

Al llegar me tumbe sobre el sillón con los pies molidos de tanto andar, pero había algo no podía sacar de mi mente, aquella situación!, ¿Qué fue todo eso?, no encontraba respuesta alguna, lo único que atinaba a pensar era que ella estuviese engañando a mi padre, esta de mas decir que esto me ponía de muy mal genio, pero al no tener pruebas suficientes trate de relajarme y despejar mi mente, quizá todo había sido un malentendido de mi parte, así que subí las escaleras y dirigiéndome hacia mi recamara caí desplomado en mi cama.

Cuando desperté ya casi eran las 10:00 de la noche, no podía creer que hubiese dormido tanto y mientras me incorporaba una voz comenzó a llamarme.

- Sofía: “Julián la cena esta lista!!!”

Era mi madre llamándome para comer, ¡¡ uff!! El hambre me carcomía el estomago, y con razón, ni siquiera había almorzado.

Al bajar estaban mis padres sentados en la mesa comiendo y mirando el televisor tranquilamente.

- Sofía: “Valla siesta que te has pegado” – sonriéndome dulcemente.

- Carlos: “¡Pensé que nunca despertarías chico!” - Exclamo en tono de regaño.

-Yo: “Si es queÂÂ… hoy tuve un día muy tedioso en el cole y para colmo tuve que tomar un camino mas largo a casaÂÂ… estaba muy cansado y nada mas llegar me tire en la cama.”

- Sofía: “Te entiendo mi amor pero siéntate que la comida se enfría.”

Me senté y sin mucho animo y con desgano termine mi cena en tiempo record, puse el plato en el fregadero y salude a mis padres.

- Sofía: “te vas a dormir tan rápido! ¿Que raro?”

- Yo: “si es queÂÂ… mañana tengo que levantarme temprano para ir al instituto.” - Mi madre se levanto, me dio un tierno beso y se despidió.

Mi padre por el contrario ni cuenta se dio que yo me iba, el estaba demasiado ocupado mirando la TV.

Ya en mi cuarto encendí la TV y me acosté, casi que había olvidado lo ocurrido a la tarde y sin más vueltas pude conciliar el sueño.

A la mañana siguiente todo fluyo normalmente y al salir del instituto después de estar un rato con mis colegas.

- Yo: “¡Ehh Juan... vas para tu casa!”

Juan y yo nos conocíamos desde críos ya que nuestras madres eran amigas y habíamos forjado y una muy buena relación a tal punto que se convirtió en mi mejor amigo. El era apenas un poco más alto que yo, pelo castaño corto y una contextura física similar a la mía, solo que un poco más escuálido.

- Juan: “Si hermano, por??”

- Yo: “va, es que me queda de camino y para no aburrirme con el viaje!”

- Juan: “Vale vale, entonces vamos que de paso te cuento del nuevo juego que me regalaron ayer, ¡es la ostia!”

Así caminamos y charlamos un buen rato cuando a unas pocas calles de la casa de Juan nos topamos con aquel lugar de nuevo.

- Yo: “¿¿Tío sabes de que va esto??”

Mirándome fijo, poniendo una mano sobre hombro y con una carcajada señalo y dijo:

“Hermano esto es unÂÂ…. ¡¡¡PROSTIBULOÂÂ…. UN BURDELÂÂ… UN CABARET!!!”

“Aquí es donde vienen todas las guarras a que les den polla hasta saciarse”

Quede mudo ante esas palabras.

- Juan: “Eh??... Juli??... que te has quedado helado ¿Qué pasa?”

- Yo: “no... nada es que no me lo imaginaba, parece mas un bar. ¿no crees??”

- Juan: “Te lo digo yo hermano esto es un pute!! Me lo dijo mi viejo una vez que pasábamos por acá.”

Simplemente se me hizo un agujero en el estomago. Creo que era inútil pensar que aquello no era un lugar de putas. Los padres de Juan estaban separados desde hacia años y este siempre me contaba las andanzas de su padre y a cuantas mujeres se tiraba a la semana, así que si su padre decía que era un pute lo seguro es que así fuese.

El resto del recorrido me lo pase bastante callado, solo oía lo que Juan decía sobre su nueva PC, juegos, etc. Hacia que escuchaba pero no le estaba prestando mucha atención en realidad, lo que en verdad pensaba era si mi madre realmente seria capaz de andar en un lugar como ese, y ¿¿porque lo haría?? No tenía necesidad, si mi padre ganaba muy bien con su trabajo y no teníamos problemas financieros. Todos estos pensamientos se volvían a cruzar por mi cabeza una y otra vez.

Finalmente llegamos a la casa de Juan, nos dimos un apretón de manos y nos despedimos. Estaba por seguir mi camino cuando la curiosidad me invadió, tenia que ver ese lugar con mis propios ojos, tenia que saciar mi hambre de duda, así que dando vuelta sobre mis pasos camine hasta llegar al tan intrigante lugar para mi.

Una ves allí no divise el auto de mi madre donde lo había aparcado el día anterior, esto me alivio un poco, pero el dilema era como lograría entrar allí, no podía ir y solo abrir la puerta, así que decidí que esperaría a que alguien entre para pasar mas desapercibido.

Luego de esperar lo que pareció una eternidad divise a un par de tipos encaminados hacia el lugar así que tome mi mochila y la escondí en unos arbustos bastante tupidos, no iba a ingresar aquel lugar como si recién hubiese salido del cole. Haciéndome el tonto y mirando hacia otro lado, como para disimular, camine detrás suyo hasta llegar a la puerta. El primero la abrió y al fin puede entrar, mire nervioso hacia todos lados como esperando un gran numero de miradas sobre mí, pero en realidad nadie me presto la mayor atención.

Al entrar me sentí en otro mundo la oscuridad del lugar era inmensa comparada con el soleado día allí fuera, mis ojos tardaron unos segundos en acostumbrarse a la poca luz, hasta que al fin logre ver definidamente. A mi derecha en un costado del lugar había un par de caños donde las mujeres bailan y se quitan la ropa, lamentablemente no había ninguna en ese momento pero parecía como si el espectáculo estuviese a punto de comenzar, a mi izquierda había una gran barra de tragos donde se encontraba la mayoría de la clientela con alguna que otra acompañante a su lado haciendo que le compren tragos y en el fondo parecía haber varias habitaciones o algo por el estilo, solo podía divisar un pasillo con 6 puertas.

No sabia que hacer estaba como tembloroso pero tome coraje y me acerque a la barra, después de todo no podía quedarme ahí parado todo el día. Me senté en una banca vacía y comencé a analizar detenidamente el lugar, era bastante confortable, habría pensado que la fachada era solo para atraer clientes pero el interior estaba tan cuidado como exterior. Mientras yo seguía observando se me acerco el cantinero y con una vos ronca de pocos amigos se dirigió hacia miÂÂ…

- Cantinero: “Ehh crío!!!... que diablos crees que estas haciendo por aquí, esto no es una guardería!!”

El tipo simplemente daba miedo, así que rápidamente conteste

- Yo: “nada... solo.. Viendo.”

- Cantinero: “¿¿VIENDO??? MIRA NIÑATO, AQUÍ SE VIENE A FOLLAR! O A BEBER!!, ¡¡¡¡NADA DE CUCHICHEAR!!!!!”

La garganta se me seco del nerviosismo, cuando en el momento que estaba por abrir la boca para decir otra estupidez apareció un hombre al lado y poso su mano en mi hombro, gire casi como si me hubiesen dado un pinchazo y mirando al sujeto este me dijoÂÂ…

“¿Todo bien muchacho?”- No sabia que decir, solo atine hacer un ademán con la cabeza a lo que el sujeto replicoÂÂ…

“No pasa nada chaval, no le hagas caso a enrique,(debía ser el nombre del cantinero) solo esta un poco cascarrabias, mi nombre es Oscar y este es mi.. Bar por decir de alguna manera” - Me dijo entre risas

“Solo dime que necesitas y haré lo posible por satisfacer tus necesidades”

Aquella cara se me hacia familiar y entonces recordé a ese hombre, era aquel que mi madre había saludado el día anterior.

- Yo: “Es queÂÂ… me han hablado mucho de este lugar y quería conocer.” – dije como dando una excusa.”

- Oscar: “jajja me parece perfecto muchacho, dimeÂÂ… es tu primera vez en un lugar como este.”

Asentí tímidamente con la cabeza

- Oscar: “bueno entonces supongo que querrás saber cuales los servicios que aquí se brindan, ¿no?”

Parecía mudo porque nuevamente asentí.

- Oscar: “Vale, pues para empezar ahí tienes los caños de pole dance y striptease, donde las mujeres bailan y si les das una buena propina se despelotan poco a poco. Tienes los rincones de baile privado donde entras cierras la cortina le pagas a una chica para que te baile, sin tocar ehh!, eso tiene costo extra.” - El tipo detallaba todo a la perfección, se notaba que era todo un empresario.

- Oscar: “Tienes por supuesto la barra para pedir unos tragos cuando quieras, un nuevo segmento que abrimos hace poco llamado Gloryhole, si tienes miedo de dar la cara ante mis muchachas te lo recomiendo y por ultimo y la parte mas importante del lugar.. cha!.. cha!.. chan!! Las habitaciones para follar amigo mío.”

Debía reconocer que este tipo me empezaba a caer bien, era cautivador en su forma de hablar.

- Yo: ¿¿y que incluyen esos dos servicios?? - Pregunte ya mas confiado.

- Oscar: “Bueno amigo mío, el gloryhole consiste en una cabina circular donde una de mis chicas se pone en el centro y empieza a mamar cuanta polla salga de los agujeros, hasta 6 a la ves, y mientras tanto tu puedes ver todo lo que ocurre a través de una ventanilla pero ella no podrá verte a ti.”

- Yo: “Solo las chupa???” – dije casi con cara de tonto.

- Oscar: “Bueno si quieres mas acción dentro de las cabinas hay un sistema en el que si depositas 40 euros adicionales y del lado de fuera se prende una luz que le indica a la puta que tiene que ponerle un condón a la polla y follarsela.”

- Yo: “SuenaÂÂ… interesante.”

- Oscar: “Ya lo creo tío y en cuanto a las habitaciones los precios varían de entre 100 y 1000 euros dependiendo de lo que quieras hacer, el tiempo y la cantidad de tíos.”

- Yo: “¿¿Cantidad de tíos??”

- Oscar: “jajja, si mi amigo, si tu quieres puedes traer a tus amigos y follarte a una de estas zorras con hasta 4 tíos a la vez, pero por supuesto el precio es mas elevado, ya que si me quiebran una puta de tantos pollazos que negocio voy a dirigir.”

Este tipo trataba a las mujeres como si fuesen su mercadería.

- Yo: “lamentablementeÂÂ…. creo que esos precios están fuera de mi alcance, solo me he traído 25 pavos.”

- Oscar: “En ese caso muchacho te diría que vuelvas cuando tengas mas pasta porque estos lugares son para gastar.”

- Yo: “Bueno.. entonces creo solo me queda irme, pero gracias por la orientación.”

- Oscar: “MmmmÂÂ…. Sabes que muchacho me has caído bien, mira.. El gloryhole comienza en 5 min. y normalmente cuesta 50 euros, pero te dejare hacerlo por tu 25 pavos, ¿Qué dices?.. ¿Te interesa la oferta?”

No sabia que decir, no había venido con la idea de de hacer algo como eso, de hecho ya había olvidado la razón por la que había venido. Pero me había ganado la confianza del dueño y me estaba haciendo, lo que yo creía era una buena oferta, a demás nunca me la habían mamado, lo máximo había sido una sobada por encima del pantalón cortesía de mi ex. Así que sin dar muchas vueltas di un si rotundo y le di los 25 euros a Oscar.

- Oscar: “Perfecto chaval, entra en la segunda puerta a la derecha y escoge la cabina que quieras, que ya no tarda en llegar la chica de turno para ese trabajo, que para tu información es una de mis putas de lujo.”

Hice lo dicho y al entrar en la habitación pude notar que había mas unos 5 hombres esperando para entrar, ¡¡ eran todos viejos !!, tendrían entre 50 a 60 años.

“jejejeÂÂ… que pasa niño, te has confundido sitio, mira que esto no es una guardería, jejeje.” - Todos rieron al unísono

Maldito viejo asqueroso!! Pensé para mis adentros. Simplemente me tenían cansado con lo de la guardería, pero indiferentemente lo ignore mientras el seguía riendo junto con los demás, se notaba que todos eran amigos.

En el medio de la habitación había como pequeños armarios formando un círculo, esas eran las cabinas de las que hablaba el dueño. Me acerque a una y golpee la puerta, pero al no recibir respuesta decidí entrar, lo que fue inútil ya que no podía abrirla.

“Si serás impaciente crió!, las puertas son eléctricas y solo se abren cuando comienza y termina el espectáculo chaval, jejeje”

El lugar era bastante tecnológico para ser un burdel, pero ni modo tendría que esperar.

Después de unos minutos estas se abrieron y casi pego un salto del susto que me dio. Dentro eran reconfortantes e incluso más espaciosas de lo que parecían desde fuera. Cerré la puerta y eche un vistazo, el lugar contaba con un agujero de tamaño considerable, unas manillas, que suponía eran para agarrarse y arremeter contra el agujero. En un costado la maquina de la que me había hablado oscar, inservible para mi ya que no tenia mas dinero y un vidrio a la altura de los ojos. Me acerque y mirando a través de el pude ver como era por dentro, allí había 5 agujeros mas, todos vacíos por el momento, y una puerta que seguro conectaba con otra habitación de donde saldría la mujer.

Mire detenidamente los demás agujeros, en ambos lados también tenia manillas, estas serian para que la puta se agarre mientras la rompen por detrás y Sobre cada uno había una luz roja y otra verde, eso debía ser lo que le avise que polla debía follarse y cual no, todas estaban en rojo pero de a poco fueron cambiando a verde, eso quería decir que todos iban a follar menos yo.

Entonces sin aviso por fin se abrió la puerta, estaba algo nervioso porque sabia que se acercaba el momento. De ella salió una mujer infartante con el pelo recogido vestida al mejor estilo de profesora sexy. Llevaba una camisa, blanca la cual lucia un escote impresionante, una falda negra muy apretada y corta, medias de red semitransparentes, unos tacos, no muy altos pero que acentuaban muy bien sus bellas piernas y unas gafas sobre un antifaz que cubría casi completamente la mitad de su cara.

Ella dio una vuelta como para que admirásemos la mercadería, debo decir que al ver semejante hembra el bulto en mi pantalón era enorme a estas alturas por lo que saque mi pene y empecé a meneármela sin dejar de ver el espectáculo que mi ofrecían.

La zorra empezó a mover sensualmente las caderas al ritmo de la música que comenzó a sonar de imprevisto. Se soltó el pelo dejando ver una abundante cabellera rubia y se agacho en plan de quitarse los tacos, lo cual dejaba ver perfectamente su culo en pompa, entonces volvió a erguirse y comenzó a desabrochar lentamente su camisa y pude notar que no llevaba sostén!!, así que jugueteando un poco con que si quitársela o no, finalmente la abrió de par en par dejando ver esos perfectos melones grandes pero firmes cuyos pezones me hacían agua a la boca, mi excitación era extrema. Se quito la camisa por completo y la tiro al piso junto con los tacones. Luego se agacho mirando hacia la puerta por la que había entrado, suavemente comenzó a bajarse la falda, por lo que poco a poco puede ver emerger ese tremendo culo redondo que tenía hundido un tanga rosado en lo mas profundo de su interior, debo decir que casi acabo pero logre controlarme, después de todo ella ya haría ese trabajo.

Lo único que ahora le quedaban eran las medias de red, el tanga y el antifaz, no me había detenido a mirarle la cara, y con razón si mis ojos estaban hundidos en tremendo cuerpazo, pero cuando lo hice achique los ojos, para ver mejor y sentí golpe al corazón. No me lo creía pero reconocí esa cara casi al instante, ¡¡¡¡Era mi madre la que ahí estaba!!!!, la mujer que se había desnudado frente a mi, la culpable de provocarme una erección fatal que casi hacia que me corriese del gusto con tan solo mirarla. Creo que quede inmóvil solo mirando para corroborar si era ella, pero evidentemente no había duda.. Esa putaÂÂ…. era mi madre!!

La ira me invadió, como podía hacerle esto a su propia familia, engañar a mi padre con cuanto hombre se le cruzara. Estaba tan cabreado que accidentalmente di un puñetazo con fuerza hacia la pared.

- Sofía: “bueno muchachos no os impacientéis que ya comienza la acción” – la muy puta lo decía con una sonrisa en la cara como si eso fuera algo completamente normal para ella.

Gracias a mi iba a comenzar aquello tan desagradable, que de solo pensarlo me revolvía las tripas.

- Sofía: “presenten armas señores” – Dijo Chocando sus manos.

Todos obedecieron, menos yo que todavía estaba en shock

- Sofía: “parece que hay alguien tímido” – Y dirigiéndose hacia mí dio unos golpecitos en la pared.

No se porque pero casi inconcientemente introduje mi pene en aquel hoyo, ella bajo la vista y al verlo, lo tomo con una mano y levantándolo utilizo la otra para meter sus dedos a por del agujero y jalar mis huevos a través del mismo, esto hizo que se me estremeciera el cuerpo, se levanto como satisfecha y mirando hacia la ventanilla, se acerco y beso el vidrio, dejando una marca del pintalabios en este.

- Sofía: “Así esta mejor” – será zorra pensé, si supiera que le esta agarrando la polla a su propio hijo.

Soltó la mía y se dirigió a la primera polla más cercana a la puerta. Esta era la más grande de todas, de unos 19 cm por lo menos y se notaba que el viejo se la había estado meneando de lo lindo con el espectáculo ya que la tenia semi-erecta. La muy puta la cogió con la mano, la observo un segundo y comenzó a frotársela por toda la cara, pasándosela por los labios y dándose pequeños golpes con la misma, hasta que tirando el capullo hacia atrás, ya con el pollon recto, lo acerco a su boca y mirando hacia el vidrio engullo aquel pedazo enérgicamente sacando y metiéndolo una y otra ves hasta casi llegar hasta los cojones.

La situación me hacia hervir la sangre, pero al mismo tiempo provocaba en mi un morbo tremendo, era mi madre pero también una tremenda puta y al verla tragar la polla de aquel viejo pude ver a través del vidrio como mi herramienta comenzaba a ponerse tiesa al igual que la de los demás, por lo que pude notar.

Al sentir que el hombre estaba a punto de acabar, freno con la mamada, miro la luz arriba del agujero y luego miro alrededor, creo que para ver a cuales debería darles el servicio completo, que eran todas menos la mía. Se dirigió hacia su camisa en el suelo y buscando en la prenda, cogió dos cajas de condones, saco uno abriéndolo con los dientes, lo puso en su boca y lo coloco en la polla viejo de esta manera. Me sorprendió esa forma de ponerlo y se notaba que al hombre también al ver el brinco que este pego.

Mi madre aparto su boca, se aseguro de que este estuviese bien puesto y se agachó quitándose el tanga, pude ver ese culo en todo su esplendor, era simplemente espectacular. Tomo el tanga y lo ato alrededor de la base de la polla y los huevos del viejo, lo que me dio mas morbo todavía, ese debía ser el premio que se llevaba por ser el primero.

Se volteo y tomando el pene duro como una roca, lo introdujo en su coño de a poco, entre gemidos y muecas que le provocaba aquel pedazo. Prendió sus manos de las manillas comenzó un atrás y adelante con el que chocaba sus nalgas contra la pared. Yo estaba casi en frente así que podía ver perfectamente como iba y venia produciendo un ruido de “plop.. plopÂÂ… plop..”.

Estuvo asi un buen rato arremetiendo y disfrutando de aquel instrumento cuando se oyó un grito desgarrador, era el viejo que se corría. Ella permaneció unos segundos apretada contra la pared con la polla dentro hasta que este terminase de acabar. Cuando al fin se separo le quito el condón, lo tiro a un costado, cogió la polla ya casi flácida con ambas manos y la engullo por ultima vez chupando la punta y apretándola fuertemente desde la base hasta llegar a la cabeza exprimiendo hasta la ultima gota de semen. La guarra quería dejar seco de gusto al tipo del otro lado. Cuando termino beso la cabeza del pollon y paso a la siguiente.

Eso fue simplemente excitante, todo el acto había durado alrededor de 20 min. y ya no me desagradaba sino que quería que nunca termine, el pensar que todos esos viejos repugnantes le iban a dar por el coño a aquella hermosa puta me encantaba y no podía esperar mi turno, que por lo visto tardaría en llegar, ya que mi polla era la quinta, si ella seguía ese orden todavía tenia tres por delante y a un promedio de 20 min. por polla, estaría alrededor de 1 hora para que al fin llegase a mi.

Sin duda la primera había sido la mas grande y la zorra la había disfrutado de lo lindo, pero en cuanto a las demás, el segundo la tenia mas bien pequeña aunque era un poco gorda, el tercero también algo pequeña alrededor de 14cm, la del cuarto era simplemente un chiste, era diminuta y eso que estaba erecta a punto de reventar, la quinta, de la cual yo era el poseedor, era la mas gorda de todas y aunque estuviese erecta tendía a tener una leve curva hacia abajo debido a su propio peso, lo único que me acomplejaba es que no era tan larga porque mide 16cm como máximo, al ultimo le mediría igual o mas que al primero pero esta era muy delgada y con la cabeza exageradamente grande con forma de hongo, parecía un palo largo y fino. Esos malditos viejos se burlaban de mí y la mayoría la tenía más pequeña.

Las siguientes tres para suerte mía no tardaron lo especulado. El segundo se corrió mientras ella se la mamaba y a pesar de los intentos por revivirla no tubo éxito, se veía que el hombre sufría impotencia debido a la edad.

El tercero si pudo cumplir con las expectativas y estuvo un buen rato dándole por detrás, se notaba que el sujeto estaba utilizando las manillas de dentro del cubículo ya que propinaba embestidas tan desesperadas y bruscas que parecía iba tirar abajo la delgada pared.

Pasando al siguiente este tenia algo de lo que simplemente era imposible no reírse, mediría 10cm, y lo que era peor, tenia tanto pelo púbico que incluso parecía mas pequeña, creo que hasta mi madre rió al verla, pero tenia tratarla igual que a las demás así que comenzó a chupar metiéndose la polla con huevos y todo dentro de la boca. A pesar de todo el tipo tenia buen aguante, eso me sorprendió bastante viendo que ella lamía y relamía a mas no poder.

Cuando fue hora de pasar a la otra parte debió ser algo vergonzoso para viejo porque ella le puso el condón y este casi que se le caía debido a la pequeñez del miembro. La situación era de lo mas cómica, viendo que era mi madre la que tenia que sostener el condón con una mano mientras era o intentaba ser penetrada por aquello, en su cara se denotaba fastidio, no lo estaba disfrutando sino que lo hacia por compromiso. Después de estar un rato en esa posición y al ver que el viejo no se corría, ella se separo de el y agachándose le propino una mamada digna de una estrella porno metiéndose la minipolla entera hasta comerse los pelos de la base, todo esto levantando la mirada y viendo fijamente hacia la ventana con una cara de guarra que casi hace que me corra al instante, dejando claro que quería terminar de una ves con aquello. Ciertamente lo logro, a lo que se pudo ver como el hombre le inundo la garganta de semen espeso y grumoso que se le escapaba por la comisura de los labios. Hizo lo mismo que con los demás y exprimió hasta la última gota, tomo los restos que le quedaban en la cara y llevándolos hacia su boca los engullo chupándose los dedos cual exquisitez.

Por fin era mi turno. Se levanto y mirando a un costado vio mi trozo que palpitaba de la excitación que ella le había generado. Se acerco hacia mí y agachándose la inspecciono minuciosamente pero sin tocarla, parecía maravillada al ver una polla que era cuatro veces más gorda que la que acababa de follarse. Intento cogerla con una mano pero no lo conseguía y así es que tomándola con las dos comenzó a masturbarme, mientras desde mi sitio miraba asombrado aquella escena, verla menear mi pollon con ambas manos hacia que me retorciese de gusto y yo podía notar en su cara la lujuria que sentía por mi miembro, hasta que no aguanto mas y plegando el prepucio hacia atrás, abrió bien grande la boca y lo engullo tragando hasta la mitad. Yo estaba en el cielo, mi madre me la estaba mamando como una puta y me encantaba sentir esa dulce lengua recorriendo cada comisura de mi pene.

Ella intentaba tragar mas pero simplemente no le entraba y tratando de cubrir la mayor parte de mi amigo con su boca esta se veía tan ensanchada que de a ratos se ahogaba en el afán de lograr su cometido, me hubiese encantado ver mi cosa entera en su boca y su nariz chocando contra la pared, pero aquello me fue imposible. Tras 5 minutos viendo entrar y salir mi polla de su boca esta paro, agarro sus enormes tetas y comenzó un sube y baja impresionante sobre mi tranca, que sintiendo esos tibios, suaves y tiernos melones casi no pude aguantar mas, dejando escapar un gruñido, que ella al notar hizo parar tremenda satisfacción.

No entendía porque había parado en el momento justo en que estaba por eyacular, pero al verla mirando mi polla y mordiéndose los labios lo comprendí, no quería que acabase para poder seguir disfrutándola.

Sin previo avisto cogió un condón del suelo se lo coloco en la boca y me lo puso ayudándose con las manos como lo había hecho con los anteriores, pero no comprendía porque estaba haciendo aquello si yo ni siquiera había pagado el extra, ahí fue cuando levantándose y mirando hacia el vidrio me dirigió unas palabras.

- Sofía: “Espero que no te moleste pero Amo los pollones gordos” – dijo sonriéndome con un guiño.

La muy puta me iba a follar solo porque quería sentir mi instrumento dentro de ella. Ahora comprendía por que se había metido en esto, a la guarra le encantaba encontrar pollas grandes que saciasen su lujuria y sobre todo su coño.

Se volteo y dirigiendo mi tranca hacia su agujero intento que entrase tirándose hacia atrás, pero este era tan apretado no entraba. Menudo coño estrecho para ser una puta pensé. Ella tomo dos sobres de lubricante que venían con la caja de preservativos y embadurno completamente mi morcilla, pero la puta para más lubricación hizo un gesto para que sacara mi polla del agujero y acerco su chocho a este mismo para que yo pudiera lamérselo.

Al principio me dio asco, es decir, ya habían pasado 3 pollas por ahí y no quería lamer eso, pero considerando que habían usado condones y que era tal la excitación que sentía, me acerque de a poco y cuando lo tuve en frente mío hundí mi cara en aquella jugosa y dulce raja, la zorra se había mojado enormemente mientras me la estuvo chupando y utilizando mis dedos separaba aquellos labios vaginales para luego meter mi lengua hasta lo mas profundo de su ser.

Le propine unos últimos lengüetazos, a demás de alguna que otra mordidita, e irguiéndome vi por la ventana a la guarra esperando a ser penetrada y estaba a punto de hacerlo, pero antes en un acto de maldad absoluta, tome mi polla, le quite el condón y lo refregué por esta para llenarla bien de lubricante. Pensé, “si quiere ser una puta, como a una puta la tratare”. El condón era una de esos extrafinos para mayor sensibilidad asi que esperaba que no notase la diferencia.

Entonces acerque mi polla y restregándola en su raja la fui metiendo centímetro a centímetro, quería disfrutar cada segundo. Esta se deslizo como mantequilla hasta llegar a la mitad, entonces llego la que era la parte mas gorda y Costo bastante pero al fin después de apretarme contra la pared entro entera. Estaba alucinando y por lo visto la puta de mi madre también de solo tenerla dentro, la saque tirando mi pelvis hacia atrás y agarrándome de las manillas comencé un mete y saca lentamente hasta ir incrementando la velocidad de mis embestidas, me estaba follando a mi madre como a una verdadera perra, dándole mi carne por detrás y esta la recibía encantada.

Ella se caía de los orgasmos que le estaban provocando mis arremetidas asi que apoyo sus manos en el suelo dejando su culo en pompa solo para mí. Yo ya un poco cansado pare con las embestidas, estaba transpirando el alma, y al notar esto fue ella la que continuo. Mientras estaba ahí parado con mi polla dentro, esta se incorporo, tomo las manillas y comenzó a follarme mientras yo seguía quieto mirando por el vidrio y me deleitaba escuchando los sonidos de chapoteo y los pequeños sonidos de vacío que se producían al entrar mi polla.

Llegue al momento de excitación máxima en el que no aguantaba mas y pensé en vaciarle toda mi leche dentro, pero me pareció que eso era sobrepasar los limites, además que ella lo notaria, asi que se la quite de un tirón y buscando el condón me lo coloque lo mas velozmente posible, a tal punto que me hice daño al ponérmelo tan fuertemente y saque de nuevo la polla, a lo que ella puso cara de no entender porque se la había quitado de golpe, pero sin mucha importancia la tomo y dirigiéndola hacia su coño la volvió a meter.

Después de algunas arremetidas finalmente largue todo dentro, dándole toda la leche posible a la puta, esta se separo, me quito el condón y tomándolo por la punta vació todo su contenido dentro de su boca para luego pasar a mi polla a le que exprimo cada gota hasta dejar los huevos secos.

No me había dado cuenta pero los viejos seguían mirando y todos tenían sus pollas otra vez tiesas del espectáculo que madre e hijo les habían propinado. Se levanto y camino hacia la primera polla que se había follado, esta todavía conservaba el tanga rosado enredado entre sus genitales cual trofeo, ella lo tomo, a lo que el viejo se resistió un poco tratando de quitar el pene del hoyo y para mas, acababan sacarle su tan querido obsequio, y acercándose hacia mi lo ato en mi polla y me dio un beso jugoso en la cabeza de la misma. Ahí comprendí que el regalo no era para el primero en follarse, sino para quien mas la hiciese gozar.

Paso al siguiente sujeto ya sin mucho animo, estaba claro que había gastado todas sus energías conmigo. Tomo la polla flácida por la espera interminable y comenzó a menearla para luego mamarla un buen rato. Esta era bastante delgada pero larga y a ella le costaba engullirla toda pero conseguía tragarla con varias arcadas de por medio. Paso bastante rápido a follarsela, no daba más del agotamiento, le coloco el condón y empezó la acción. Este le propinaba embestidas salvajes y mi madre ponía una que otra cara pero no era lo mismo que conmigo, yo pensaba que le había ensanchado tanto el coño que apenas sentía la de aquel sujeto y creo que no estaba muy lejos de la realidad. Por fin el hombre se corrió y mi madre también lo dejo seco. Tomo sus prendas tiro un beso al aire y se fue por la misma puerta por la que había entrado, aquello había concluido y yo no terminaba de creérmelo, Saque la polla del agujero, desenrede el tanga de mi cosa y me lo guarde en el bolsillo. La puerta por fin se abrió y al salir pude ver de nuevo a todos esos viejos que le dieron polla a la puta que tenia por madre. Pero cuando me estaba yendo oí a los hombres y especialmente uno que estaba realmente cabreado con sus colegas.

“El que tenga el tanga de esa golfa será mejor que me lo de ya” – el maldito estaba rojo de furia.

Era este al que mi madre le había quitado el tanga para dármelo a mí. Todos lo miraron y le respondieron al unísono que ellos no lo tenían, fue ahí cuando voltearon sus cabezas hacia donde me encontraba y yo para regocijarme un poco por haberme tratado tan mal, saque el tanga de mi bolsillo, lo menee exhibiéndolo ante la cara de furia de aquel viejo y lo volví a guardar dando media vuelta para marcharme, a lo que cerrando la puerta tras de mi puede oír un sonoroÂÂ…

“HIIIJOO DE PUTAAAA!!!” – No iba a discutirlo el tipo tenia toda la razón.

Al salir de aquel cuarto me sentí como aliviado, pero de golpe como un baldazo de agua fría volví a la realidad y note que debía irme de allí y rápido, todo se vería arruinado si mi madre llegara a verme por el lugar. Asi que cautelosamente y con los ojos bien abiertos me escabullí de a poco hacia la salida cuando estando a pocos metros de la puerta me encontré nuevamente con el dueño.

- Oscar: “¿Y que tal te la has pasado Chaval?” - sonriéndome

- Yo: “Me la he pasado de coña tío, gracias por la experiencia”

- Oscar: “Jajja.. ha sido un placer amigo mío solo espero que en recompensa por mi gentileza hagas buena propaganda del lugar para aumentar la clientela jajaja”

- Yo: “Ni que hablar Tío” – dije estrechándole la mano, cuando para mi sorpresa pude ver a mi madre dirigiéndose hacia donde estábamos, me congele por un segundo pensado que me había visto, pero esta doblo y fue a la barra donde comenzó a charlar con unos clientes. Al verme tan pálido Oscar se extraño y giro la cabeza para ver que me había dejado prácticamente mudo.

- Oscar: “Ja. Asi que esa es la puta que ah dado placer”

- Yo: “S..si, esa ha sido” – Estaba nerviosisimo, mi madre estaba solo a unos pocos metros de descubrir mi presencia.

- Oscar: “Y que tal, quieres que te la presente para que sepa a quien le comió la tranca??” –

- Yo: “EhhhÂÂ… no.. no es necesario, gracias por todo Oscar pero debo irme antes que mi mama llegue a casa se extraña si llego muy tarde.” – dije tajantemente como para escaparme de la situación.

- Oscar: “Esta bien chaval no tienes por que tener vergüenza a estas zorras les encantan saber que quienes le dan polla son chavales jóvenes, pero si debes irte lo comprendo, solo espero verte pronto por aquí”

- Yo: “Eso dalo por hecho”

CONTINUARAÂÂ….

Estoy pensando en hacer una secuela si gustan.

Saludos

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 7.5 de 375 Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Categoría Hetero: General
Visitas 12118
Valoración 7.5 (375 votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 7909
Tiempo estimado de lectura: 40 minutos