Fantasias realizadas (con el padre de mi amiga) Publicado por psicoloka1987 el 23/01/2013 en Confesiones

"Sentí como me miraba, sabía que ya me miraba como mujer; le sonreí, ese hombre no había cambiado en nada, tenía la misma figura de hacia años, seguía oliendo a cigarro, esos ojos brillantes que ahora tenían deseo y me encantaba la idea de que la fuente de su deseo en ese momento fuera yo, ..."

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer más tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

Mary y yo somos amigas desde los 5 años, y siempre hemos convivido con la familia de cada una, nuestras madres se conocen de toda la vida y siempre ah habido confianza, yo me quedaba en pijamadas en su casa y ella en la mía.

Desde chiquita su padre despertó en mi él deseo, me atraía ese hombre alto, fuerte, sin bigote, con ojos cafés brillantes, su cuerpo y su ropa con olor a cigarro, de voz ronca muy sensual para mí, ese hombre me hipnotizaba desde pequeña pero nunca se dio nada entre nosotros.

Esto pasó cuando teníamos 19 años, en la universidad, ella estudiando comunicaciones y yo psicología, aun seguíamos en contacto, me pidió ayuda en una materia y quedamos de vernos en su casa saliendo de la universidad, así que cuando terminé mis clases de ese día, fui para la casa de ella.

Resulta que ella no había llegado todavía, me habló diciéndome que acababa de salir de un examen y estaba el profesor calificándolo, y creía que había salido un poco baja así que necesitaba quedarse y checarlo con el profe, así que me pidió esperarla en su casa, total estaba su papá y pues el ya me conocía, me pidió disculpas y me colgó.

Cuando dijo que su papá era el único que estaba en su casa, renacieron esos sentimientos hacia él, me puse caliente, no iba dispuesta a nada, o tal vez inconscientemente si, cargaba una minifalda de mezclilla, tanguita negra, blusa amarilla y bra blanco de encaje así que medio se asomaban mis pezones.

Toqué el timbre y él me abrió la puerta, se asombró cuando me vio, hacia por lo menos 2 años que no me quedaba en su casa. Me dijo: hola cris, que crecida estas, me habló Mary y me dijo que ibas a venir y que te atendiera mientras ella regresa de la uni, pasa, siéntate, gustas algo de beber?

Sentí como me miraba, sabía que ya me miraba como mujer; le sonreí, ese hombre no había cambiado en nada, tenía la misma figura de hacia años, seguía oliendo a cigarro, esos ojos brillantes que ahora tenían deseo y me encantaba la idea de que la fuente de su deseo en ese momento fuera yo, esa oportunidad no la iba a desaprovechar.

Le dije: hay don Marcos muchas gracias por lo de crecidita, espero que sea para bien, y usted no ah cambiado en nada, sigue tan fuerte y varonil como recuerdo.

Me invitó a pasar a la cocina donde estaba fumando y tomando una cerveza, me invito una y me senté frente a él y le crucé las piernas, la mesa es de cristal así que se dio un buen festín viendo mis piernas perdiendo su mirada en mi minifalda

Vi como se removía en su silla, se le iban los ojos, y me encantaba; como tenía el aire acondicionado prendido, yo tenía frío, así que mis pezones estaban erectos y se podían ver a través de mi sostén de encaje y mi blusa, sentía que sudaba Don Marcos mucho más, yo me hacia la occisa.

Distraídamente me dijo: y que te has hecho, porque la verdad, disculpa si te ofendo pero estas muy bonita, haz cambiado, ahorita eres toda una mujer muy bella.

Lo miré, lo había pillado viéndome las piernas y no me bajó la mirada, así que di rienda suelta a mis calenturas, le dije: hay muchas gracias Don Marcos, usted siempre tan atento, que bueno que vea que ya crecí, que ya no soy esa niñita que venía con sus muñecas a jugar con su hija. Como le dije, usted no ah cambiado en nada, sigue teniendo todas las características que trae locas a las mujeres.

Me dijo: ojala fuera verdad todo lo que me estás diciendo, que vuelva loco a las mujeres, que sea el deseo de ellas, no solo del mío.

Le volví a responder picaronamente: Don Marcos, se sorprendería el sabes cuantas mujeres se mueren por estar con hombres como usted, se sorprendería el sabes que puede ser objeto de deseo tanto para niñitas como para toda una mujer.

Nos miramos, ya habíamos recibido y tirado las indirectas, me paré por otra cerveza, fui al refri que estaba alado del asiento de él, y me incliné un poco para agarrar la cheve, dejando que se perdiera en mi trasero, asomaba un poco el hilo de mi tanguita por un costado, yo seguía sin darle importancia, sentía la mirada de Don Marcos en mí, eso me calentaba muchísimo, era el padre de mi amiga, el hombre que siempre quise que me tocara aun estando bien pequeña. Y ahora mi amiga me lo había puesto en bandeja de plata.

Me voltee a la alacena y me alcé para alcanzar un vaso para mi cerveza, eso le dio mejor vista de mi culito a Don Marcos, en el escaso tiempo en que tardé en bajarme y poner el vaso en la tarima, el padre de mi amiga ya me tenía abrazada con mi culito restregándolo en su pantalón, me dijo: estas riquísima muchachita, tienes un culito de infarto, y encima me lo vienes a presumir, no te vas sin recibir tu merecido mamita ehhh (me besaba la oreja y la mordía, yo gemía rico, dejándome tocar por ese hombre que me había enloquecido desde niñita) como tienes tu chochito mamita, déjame sentirlo nena rica ( bajo su mano a mi cosita, y la metió dentro de mi tanguita) que rica esta nena, tiene su chorito depiladito, suavecito mami, quieres que te lo chupe, así bien rico? Mmmm , este rico clítoris que se está hinchando quiere ser chupadito, este huequito rico que esta mojado quiere ser penetrado, te tallo así mamita? Te gusta verdad? Mmmm, que rico lo tiene esta mamita, mmmm, como se retuerce de placer esta mamacita carambas( yo gemía, este hombre me enloquecía)si mamita, vente mientras yo te tallo rico tu chorito, restriégate sobre mi pene mamita, ese culito esta matador(me vine en sus dedos, el los saco de mi vagina y me los metió a la boca, yo los chupé) mmm que rica mamita, eso trágate tus juguitos mami, están ricos, yo también los quiero, quieres mas golozita, pues te doy más mami.

Me siguió agarrando y así restregándome su miembro contra mí, me llevó a la sala, me tiró en el sofá de a perrito, y me levanto la falda, se dedicó a lamerme mi espalda, mi pompas, mi culito, mi cosita hinchadita y escurriendo mi venida, yo gemía del placer que me estaba proporcionando este hombre, me quité de un golpe mi blusa y le deje al descubierto mi bra de encaje en el cual se transparentaban mis pezones duros, el se paró y me los quito y me fue besando tiernamente, devoraba mis pechos, uno y luego el otro, mis senos calientitos se fundían en su cálida boca, me quitó la falda, me quedé con mi tanguita negro, me volvió a poner hincada en el sofá y él se colocó detrás mi frotándose contra mí, tocándome toca, mordiéndome detrás de mi cabeza, de mi cuello, de mis orejas, de mis hombros, mi espalda, (estaba toda erizada por lo rico que estaba sintiendo, se sacó su pene y lo metió entre mis pompas) mmmm, que ricas pompas tienes mamita, bien grandes y redonditas, me estas masturbando con tu trasero mamita que rico, mmmm, esta mamita esta riquísima, me la quiero coger una y otra vez siempre que se pueda.

Mamita metete este pene que esta duro y chorreando por ti, en tu boca, quiero sentir como te entra mamita, eso es agáchate mamita, que rico, mmmmm, mi putita, eres mi putita mami, te daré regalitos, lo que me pidas si me dejas seguirte cogiendo mami, para eso trabajo nena, para complacer a mi nena rica en lo que quiera, eso mami, mamame los huevos mamita, eso, métetelos a la boca, eso mami, te pego con mi pene en tu boquita mami, mmm que rica boquita mamadora, (me agarró y me recargó sobre una pared y así cargándome me metió su pene, tal como me lo imaginaba largo duro, grueso, y esas manos agarrándome, apretándome fuerte mi culo, hundiendo uno de sus dedos dentro de el )mmm que rica mami, que rico hoyito, calientito y mojadito lo tiene mi mami, te gusta mami, quieres así o más duro mami?, mmmmm, (me besaba, me mordía el mentón cada que alzaba mi cara al sentir todo lo que me estaba dando, hundía su cara en mis pechos, seguía hundiendo su dedo en mi culo) mmm que rica mami, (Me llevó a la mesa de madera del comedor principal, y me acostó ahí, me abrió bien de piernas y me siguió dando) que rico tu chorito rosadito mami, se ve esquicito desde aquí, y ese culito chiquito se me antoja también mamita, mmmm esos pechos como rebotan bien ricos, eso mami, gime, quieres más duro, más duro mami? Mmmmm, me vengo mamita donde quieres la lechita mami? En tu chorito? En tu vientre? En tus pechos? nooo mami, la quiero en tu cara, eso mami, abre tu boquita, eso mami mmmm, que rico trágate mi lechita mami, no dejes nada sucio, mmm que rica mi mami ( dejó todo su semen en mi cara aunque gran parte me lo tragué, delineaba mi cara con su pene lechiadito, me gustó ser su puta)

Le terminé de limpiar su polla con mi boca, y nos vestimos quedando en que habría más ocasiones como esas; en ese momento me marcó mi amiga que estaba a una cuadra de la casa y que había comprado comida china porque se acordó que su papá no tenia comida en la casa.

Amiga si vez esto, ya sabes de donde salió el dinero para irnos de viaje jajajajaja :P

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 9.1 de 7 Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Categoría Confesiones
Visitas 11045
Valoración 9.1 (7 votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 1734
Tiempo estimado de lectura: 9 minutos