• 4588 Miembros
  • 559 Autores
  • 5594 Relatos

DETALLES RELATOS

Detalles del relato llamado "Un Jovencito me volvió loca".


Un Jovencito me volvió loca

Enviado el: 22/10/2009 a las 01:28:55 Categorizado en: Dominación

Él apenas tenía 19 años y a mi toda una señora me convirtió en su esclava.

Me llamo Lucía, tengo 39 años y soy una señora casada, morena, delgada pero aún con un cuerpo atractivo; tengo una hija de 12 años, vivo una vida de comodidades ya que mi familia tiene una muy buena posición económica, debido a que mis padres siempre me inculcaron el estudio de la música varios integrantes de la familia decidimos formar un conjunto musical, mi hermana tocaría la batería, mi cuñado la guitarra, un primo la guitarra de acompañamiento y yo lo teclados, así que faltaba alguien que tocará el bajo y fue ahí donde mi primo invito a Israel, un chico de escasos 19 años, delgado, blanco y muy , muy guapo.
Desde el primer día Israel y yo nos miramos con simpatía sin saber lo que sucedería después, él en verdad me gustaba, era guapísimo y se fijaba en mí, durante los ensayos en casa de mi hermana siempre tenía consideraciones conmigo, terminábamos cerca de la media noche y él me acompañaba para que no regresara sola, aunque yo iba en mi auto él se subía conmigo y me acompañaba, cierto día no pude más y lo invite en la tarde a que me acompañara a realizar unos pagos a un centro comercial, ese día me puse una falda corta la cual resaltaba mis largas piernas, durante el trayecto de ida Israel no dejaba de verme las piernas, las cuales mi faldita no era capaz de cubrir debido al movimiento de ellas al manejar el auto, cuando terminamos de realizar los pagos regresamos al auto que se encontraba en el estacionamiento y él se ofreció a manejar a lo cual accedí, cuando iba a abrirme la portezuela sin decir nada me tomo de la cintura y me besó, no reaccioné de momento porque ese beso me gusto, mas bien diría que me encantó, entramos al auto y sin decir nada me volvió a besar, pero esta vez sus manos buscaron entre mis piernas y yo fingí un poco de resistencia aunque eso era lo que había deseado desde el principio.
…Por favor Israel, no… no seas así conmigo, no…¿qué me quieres hacer..?
Pero el no decía nada, seguía besándome y tocando cada vez mas adentro de mis piernas, separándolas y llegando hasta mi ya mojada panochita.
…Por favor aahhh….no…nos van a ver…aaahhhh…nno….yo soy casada y no debo hacer esto…aahhh…te lo ruego, detente por favor….nnooo…aahhh…¡
Él tomó mi mano y la puso en su entrepierna y pude tocar su erección, me dijo con sus movimientos como tocársela y luego se la sacó, pude ver al fin esa hermosura de verga, no era muy grande, un poco mas que la de mi marido pero esta estaba dura, muy dura, seguí tocando su cosa hasta que con un movimiento de su mano sobre mi nuca me bajó hacia su erecto miembro, quería que se la mamara.
…¡No Israel…eso no por favor…yo no sé hacer eso….soy decente…por favor no me obligues a eso…aahhh…nnnooo…aaaggghhh….nnnnoooaaaggghhhhhh….¡
Y me la metió en la boca, empecé a chupársela, él empujaba mi cabeza contra su miembro erecto el cual entraba una y otra vez en mi boca hasta que con un empujón de su cadera hacia arriba se me vino adentro sin dejar que yo me quitará de esa cosota que escupía chorros interminables de semen haciendo que yo me tragara su venida.
Nos fuimos sin decir palabra, yo con el sabor de su semen en la boca, cuando llegamos él dijo.
…Mañana te veo otra vez…
Al otro día pasé por él y volvió a decirme que el conduciría mi auto, me pase del otro lado y nos fuimos, durante el trayecto volvió a tomar mi mano y ponerla en su miembro, el cual estaba duro, cuando me dí cuenta ya estábamos entrando a un motel, quise protestar pero no lo hice, entramos al cuarto y él me besó, me toco toda y luego me desnudo, después de tocar a su antojo cada parte de mi cuerpo él se quito la ropa y así desnudos los dos, me cogió, fue la locura, me la metió estando él arriba, después yo encima de él dándome sentones en su vergota, me empinó y así me la metió, me volvió a dar su verga para que se la mamara de nuevo, hizo lo que quiso conmigo, me cogió a su antojo hasta que vaciándose en mi estomago termino de cogerme ese día.
Ese fue el comienzo de una relación de sumisión ante él, sus visita a la casa se fueron haciendo mas frecuentes y un día en una fiesta con todos los invitados y yo sentada frente a él en la sala, con la mirada me decía que le abriera las piernas para verme los calzones, y yo, yo le obedecía y abría mis piernas rápidamente a fin de que él me viera, me sacó a bailar y bailando me dijo.
…Ve al baño, te quitas los calzones y los dejas debajo del lavabo…
…¿Para qué…? …¡como crees, estás loco…¡
…Después de que vaya tú voy a entrar yo y me la voy a masturbar, cuando me venga los voy a echar en tus calzones y luego vuelves a entrar y te los pones llenos de mis mecos…
Y lo hice, entré y me quite mi pantaleta y la dejé debajo del lavabo, después él entro, me sentía sucia al andar sin calzones entre tanta gente pero eso me excitaba de singular manera, cuando salió deje pasar a otra persona y luego volví a entrar yo, mis pantaletitas se encontraban debajo del lavabo pero esta vez estaban llenas de semen, el muy cínico se había venido en ellas y justo en la parte del puente de mis calzoncitos había echado la mayor cantidad de semen, lo toque con mis dedos y me los puse. Casi me vengo al sentir el semen de mi amante en mi panochita, salí él me vio y supo que su esclava había cumplido con lo suyo.
Otras veces estando ensartada por él, me obligaba a hablarle por teléfono a mi esposo y decirle que lo quería mientras se venía en mi boca.
En una ocasión nos fuimos a Acapulco, yo le dije a mi esposo que iría a un curso de mi trabajo y él le dijo a su novia que iría a un viaje de estudios de la escuela, estando en Acapulco no salimos del cuarto, me trajo todos los días encuerada cogiéndome una y otra vez, el primer día me cogió en el baño mientras tomábamos una ducha y luego me llevó a la cama donde me dijo.
…Ahora si mamacita, te voy a dar por atrás…me vas a dar tu colita…¡
…¡No Israel…por ahí no…soy virgen de ahí…ni mi marido me ha dado por ese lugar…por favor papacito…por ahí no…..me va a doler…eso no..por favor…¡
Y en verdad era virgen de ahí, pero de nada valieron mis ruegos, ese día perdí la virginidad de mi culito, Israel me estrenó mi colita, después de eso me volvió a coger, para las tres de la tarde ese malvado ya me había cogido tres veces y yo pensé que eso sería todo pero me equivoqué, en la tarde me lo volvió a hacer otras dos veces, yo no entendía de donde sacaba tanta leche ese jovencito, por la noche fuimos a bailar y de regreso afortunadamente se quedó dormido y pude descansar hasta el otro día que me despertó con su verga en mi boca y me cogió de nuevo, cada cogida era ahora por adelante y por mi recién estrenado culito, en fin regresamos a casa tres días después, yo con mis hoyitos bien grandes de tantas cogidas y llena de leche ya que siempre él se vino adentro aunque le dijera que me iba a dejar panzona con tanta leche que me inyectaba, y él seco de tanto semen que me dio.
Sigo siendo su putita y él me coje cada que quiere, lo amo, estoy loca por él y voy a seguir siendo su esclava hasta que se canse de mí.




5.7
19479 visitas. 14 votos.


COMENTARIOS


Nombre de Usuario:

Clave de Acceso:

Mensaje