La mustia de mi mujer Publicado por anůnimo el 09/11/2009 en Confesiones

"Conmigo era la mujer mas pura y decente de todas hasta que vi como ese enorme negro la convertŪa en toda una puta."

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer mŠs tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

-¬°Por favor Jos√©, aqu√≠ no, ya no tarda mi marido, no, no, mejor vienes ma√Īana que √©l se vaya a trabajar y me metes tu vergota toda la ma√Īana¬° ¬Ņsi?-

-¬°Esta bien, pero dame aunque sea una mamada que estoy que los tiro mamita¬°-

-¡No, si te la mamo no me voy a poder aguantar y me voy a dejar que me la metas, compréndeme negrito, ya me hiciste adicta a tu vergota, aguántate por favor, si te la toco no me va a importar que mi marido nos encuentre así , aahhhh¡-

-No importa, dame una mamada, si tu esposo nos encuentra pues ya ni modo, que sepa quien es ahora tu nuevo due√Īo ¬° ¬°√°ndale a mamar¬°-

-¬°Aahhhh, Bueno pues, pero te vienes r√°pido¬°-

Yo o√≠a todo desde la ventana de la sala donde mi mujer y ese enorme negro platicaban para despu√©s √©l tomarla con sus manazas e hincarla frente a √©l para obligarla a que le mamara su descomunal miembro, la boquita de mi esposa se abr√≠a al m√°ximo para tratar de chupar esa monstruosidad de que el negro ten√≠a entre las piernas, yo estaba como clavado al piso viendo como mi mujer le daba tremendos chupetones a esa barra de carne hasta que con un gru√Īido por parte de ese animal, le empez√≥ a arrojar chorros de blanco y espeso semen a la cara de mi mujer quien permanec√≠a con su boca abierta tratando de tragar el semen de ese maldito negro que ca√≠a por todas partes de la cabeza de mi esposa llen√°ndole de semen la cara, el pelo y parte del pecho de ella.

Cuando entr√© despu√©s de unos minutos de espera, ellos se encontraban sentados en la sala como si nada hubiera pasado, mi mujer a√ļn ten√≠a rastros de semen en el pelo que no hab√≠a alcanzado a limpiar y yo miraba su boca tratando de encontrar rastros de la bestial venida que el negro le hab√≠a dado.

Estaba confundido porque hasta ese d√≠a yo cre√≠a que mi esposa erala mujer mas pura y decente que conoc√≠a, ya que ambos nos hab√≠amos conocido en una congregaci√≥n religiosa de la que los dos √©ramos integrantes y ella era asidua participante en las actividades de la misma, ten√≠amos la misma edad 22 a√Īos, ah√≠ hab√≠amos conocido al se√Īor Jos√© quien era originario de Rep√ļblica Dominicana y contaba con casi 50 a√Īos de edad y hab√≠a venido a nuestro pa√≠s por cuestiones de la congregaci√≥n, lo que hab√≠a visto esa noche que est√°bamos cenando y sucedi√≥ cuando tuve que ir a la tienda a comprar mas vino, me hab√≠a dejado con mas dudas ya que ellos al parecer no era la primera vez que se ve√≠an de esa manera, as√≠ que no dije nada y la cena transcurri√≥ de manera normal y espere al siguiente d√≠a, los hab√≠a o√≠do ponerse de acuerdo para el siguiente d√≠a as√≠ que cuando sal√≠ a trabajar muy temprano aprovechando que mi esposa segu√≠a dormida me escond√≠ en la recamara que utilizamos para guardar trebejos y espere a que el amante de mi mujer apareciera.

Como a las diez de la ma√Īana tocaron a la puerta y mi mujer sali√≥ a abrir, era el se√Īor Jos√© quien llegaba puntual a la cita con mi esposa quien lo recibi√≥ apena vestida con el camis√≥n transparente que usa para dormir.

-¡Ya estoy aquí mi mami, vengo a darte lo tuyo¡-

-¬°Pasa mi negro, esta puta esta lista para que la cojas como quieras¬°-

-¬°Ven mami, dame primero una rica chupada de pito, √°ndale mamita comete la verga de tu negro, aaahhhhhh¬°-

-¬°Si papito, yo te hago lo que quieras, aaahhhhhhhhhh¬°-

Y en sala mi mujer de nueva cuenta le comió la verga al negro mientras el la volteaba y le comía la panocha a mi mujer haciendo un rico 69.

-¬°Ya mami, ya , quiero meterte la verga¬°-

-¡Si negrito chulo, métemela toda, toda, aaahhhhhhhhh, aauuchhh, ya me esta entrando toda, aaaayyyyyyyy¡-

Los gritos de mi mujer eran escandalosos, el negro la tenía atravesada como mariposa y le metía su vergota una y otra vez ante los gemidos de mi esposa.

-¡Ahora voltéate y parame el culo que te la voy a dar por ahí¡-

-¬°No mi negro, me vas a reventar mi colita, Me vas a matar con esa vergota, aahhhhh¬°-

-¡No te hagas si ya te las has comido por ahí mamita¡-

-¡Pues si pero dure como tres días sin poderme sentar y mi culito me punzaba a todas horas, me lo dejaste bien abierto después de esa chiquiteada que me diste,aahhhh¡-

Mis sospechas se confirmaron, mi mujer ya le había dado las nalgas a ese negro antes y además ya le había estrenado el culo, ese que a mi me negaba, ese negro ya se lo había comido varias veces.

-¡Ayyyyyyyyyy, ya me la volví a comer toda por atrás, aaayyyyyyyyy, aaayyyyyyyy, me voy a morir ensartada a tu vergota, aaayyyyyyyyy¡-

-¬°Grita mami, grita, que todos tus vecinos se den cuenta que estas siendo cogida por mi, adem√°s ya saben que yo te ando cogiendo, ahorita me vieron entrar y ya te est√°n oyendo gritar y saben que te estoy metiendo la verga, aaahhhhhhh¬°-

-¡Le van a decir a mi marido que me cogieron cuando él estaba trabajando, aahhhhhhh¡-

-¬°Te la voy a sacar del culo porque me voy a venir en tu panochota mami¬°-

-¬°Papi me vas a dejar panzona, van muchas veces que te vienes adentro, aahhhhh¬°-

-¬°Si, te quiero embarazar y hacerte un hijo mami¬°-

Y el muy canijo la volteo y en el sillón de la sala la abrió de piernas y se la metió por adelante para venirse dentro de ella.

-¬°Aaaahhhhhhh, toma, toma mi leche, aaahhhhhhhh, me estoy vaciando en ti mami, aahhhhhhhhh, ya , ya¬°-

Cuando termino de cogerse a mi esposa y ambos reposaban desnudos en la sala él le dijo a ella.

-¬°Te voy a llevar a mi tierra unos d√≠as, vas a conocer a mi familia y despu√©s nos vamos a ir a mi casita en la playa tu y yo solos y esos tres d√≠as te voy a traer encuerada y cogi√©ndote cada rato hasta que te haga un ni√Īo mami¬° ¬Ņquieres?-

-¡Si papi, llévame a donde quieras y hazme un chamaco, yo ya no puedo vivir sin tu cosota, ya me hiciste adicta a tu vergota y no sabría como vivir sin ella¡-

-¡Entonces avísale a tu marido, dile a donde vas y que cuando regreses vas a regresar bien cogida, y con un chamaco mío en la panza¡-.

Me quede helado, ese malvado se quer√≠a llevar a mi mujer a su tierra y empanzonarla haci√©ndole un ni√Īo, me fui de ah√≠ y al llegar a la casa en la noche mi mujer me dijo que si la dejaba ir con √©l a su tierra y yo le cont√© que ya los hab√≠a visto pero que la perdonaba si no se iba con √©l, ella me contest√≥

-¡Dame permiso mi amor de ir con él esos días¡-

-¬°Pero te quiere hacer un ni√Īo¬°-

-¬°No mi amor, me voy a cuidar mucho para que eso no pase aunque me meta la verga todos los d√≠as¬° ¬Ņsi?, me dejas ir¬°-

Y resignado dej√© que mi mujer se fuera con ese negro por unos d√≠as, estaba seguro que ella no regresar√≠a embarazada pero si bien guanga de todos sus hoyitos, ya que ese hombre no ten√≠a llen√© y le encantaba cogerse a mi mujer, cuando ella regreso en efecto no regreso embarazada pero me conto que los tres d√≠as que estuvo con √©l se la cogieron diario ech√°ndole m√≠nimo tres palos cada d√≠a y cinco el √ļltimo que estuvo con ese negro de verga enorme.

-¬°Papi, ya regres√©, vengo bien cogida, Jos√© me trajo encuerada todos los d√≠a y me met√≠a la verga a cada rato, f√≠jate que el √ļltimo d√≠a me echo cinco palos y en todos se me vino adentro, pero no me embaraz√≥, yo te promet√≠ que no lo har√≠a y ya cumpl√≠ aunque tu no me vas a poder coger en muchos d√≠as porque vengo adolorida de tanto palo que mi negro me echo¬°-, yo solo escuchaba y la ve√≠a tan radiante que la abrac√© y ella me sigui√≥ platicando como se la hab√≠an cogido todos esos d√≠as, -¬°Dice Jos√© que cuando regres√© me va ha volver a coger, que mientras me presta contigo pero que cuando vuelva voy a seguir siendo su putita¬° ¬Ņverdad que me vas a dejar seguir cogiendo con √©l? ¬Ņsi?-

Y desde que acept√© que se fuera con √©l me convert√≠ en un cornudo y mi mujer a trav√©s de los a√Īos se ha encargado de hac√©rmelo saber porque sabe que la amo, soy un cornudo y me gusta, as√≠ que cada que Jos√© regresa se coje a mi esposa mientras yo espero que se vaya para que ella vuelva a ser m√≠a.

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 6.9 de 29 Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Autor anůnimo
CategorŪa Confesiones
Visitas 22173
Valoraciůn 6.9 (29 votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 1606
Tiempo estimado de lectura: 8 minutos