• 4458 Miembros
  • 543 Autores
  • 5454 Relatos

DETALLES RELATOS

Detalles del relato llamado "Desde los 14 años, cojo con mi padrastro".


Desde los 14 años, cojo con mi padrastro

Enviado el: 08/10/2012 a las 06:02:19 Categorizado en: Confesiones

Ahora que soy mayor les relato como vi coger a mi mama con mi padrastro, como me atreví a coger con el y como es que los tres seguimos cogiendo y conviviendo.

Desde los 14 años, cojo con mi padrastro
Ahora que soy mayor de edad me atrevo a confesar que desde los 14 años cojo con mi padrastro, claro que he tenido novios, pero con ellos solo me dejo acariciar, y si estoy muy caliente los dejo que me metan uno o dos dedos en mi vagina, o incluso hasta se las he mamado, pero ninguno hasta hoy me ha penetrado, sexualmente estoy satisfecha.
Todo empezó desde chica, cuando la pareja en turno de mi mama se queda a dormir, ella es de las que gimen muy fuerte cuando cogen, al principio no me importaba quizás porque no entendía lo que pasaba, pero desde que cumplí 12 años y que formalizo su relación con Sebastián, las cosas fueron cambiando, además de que empecé a entender que es lo que hacían.
Cuando escuchaba sus respiraciones agitadas, el chocar de sus cuerpos y los muchos gemidos de mi madre, me quedaba inquieta toda la noche, poco después descubrí como masturbarme y me metía uno dos dedos hasta que me cansaba.
Poco después empecé a tener mis primeros orgasmos, hubo varias ocasiones en que tuve hasta tres orgasmos mientras dedeaba mi muy infantil vagina hasta quedar exhausta.
En una ocasión mientras los escuchaba coger, decidí ver y me atreví a abrir su puerta sin que lo notaran y por varios minutos los estuve observando coger, veía a mi mama montarlo y brincar en encima de él, y como el mientras le tocaba a mi mama sus muy grandes y fuertes senos en medio de sus respiraciones agitadas y los gemidos de mi mama.
Se me fue haciendo costumbre que cuando los oía coger, me asomaba para verlos sin que lo notaran, los vi hacerlo de diferentes formas, incluso en ocasiones veía como mi mama se la mamaba mientras él estaba recostado, hasta que el terminaba en su boca o en sus manos que después se chupaba.
Como era evidente, siempre después de verlos, me iba a mi cuarto y me masturbaba, así que casi después de dos años de estarlos viendo, y que ya había cumplido 14 años, decidí que estaba lista para tener mi primer relación sexual, busque a un compañero de salón y aprovechando que no estaría ni mama ni mi padrastro lo lleve a casa.
Cuando llegamos nos empezamos a besar y a acariciar por encima de la ropa, poco después me abrió los pantalones y empezó a dediar mi vagina de niña excitada, que por fin seria penetrada.
Después de unos minutos nos pusimos de pie y los dos nerviosos pero rápidamente nos desnudamos, con toda intención de montarlo, lo recosté en el sillón, pero antes se la tome con dos dedos y se la empecé a mamar por un buen rato, recuerdo que me sabia deliciosa su muy dura y delgada verga.
Lo solté para montarlo, me acomode, tome su verga y me la fui metiendo muy despacio en mi vagina que escurría de lo caliente que estaba, cuando sentí que ya estaba toda adentro, empecé a brincar como había visto hacerlo a mi mama, pero cada rato se salía su verga y no estaba gozando, por lo que le propuse que él se pusiera arriba, me estuvo haciendo el mete y saca y por momentos acariciaba o lamia o mamaba mi muy pequeños senos, que tenían las tetillas duras y paradas.
Así estuvimos por un buen rato hasta que él se canso, yo ya había tenido un orgasmo pero nunca sentí que el terminara.
Como era de esperar quede un poco adolorida y muy rosada de mi vagina, pero me dolían mas las piernas por tenerlas abiertas tanto tiempo, en conclusión no fue como lo esperaba.
Mi padrastro siempre ha sido respetuoso de nuestra relación padre hija, jamás se me insinuó, siempre fue cariñoso con mingo, pero un día que estaba solo en la sala viendo televisión ya que mi madre había salido con unas amigas, yo solita en mi cuarta empecé a recordar como cogían en su cama y me empecé a calentar, choreaba de lo caliente que estaba.
Me arme de valor, me puse una pantaleta limpia y un camisón de franela delgada, que hacía notar mis tetillas paradas, sabia que mis senos eran pequeños y firmes y no como los de mi mama grandes y fueres, pero esperaba que a él le gustaran y me los tocara con tantas ganas como se lo hacia a mi mama.
Así que baje, me senté en el sillón junto a el como otras veces, pero ahora intencionalmente le mostré mis piernas descubiertas hasta los muslos y me recargue en su hombro, estaba segura que el no tenia ni idea de mis intenciones, pero no sabia como empezar así que le dije, ya tuve mi primer relación, sin alterarse me dijo y ya sabes cuidarte, yo le dije, creo que si, pero lo que no se es como hacerlo, me respondió que poco a poco aprendería.
Se me salía el corazón por la boca de lo caliente que estaba y el no entendía, era muy cortante, pera estaba decidida a gozar como mi mama, así que me acerque mas le di un beso en el cachete, puse mi mano en su verga sobre el pantalón y le dije, me puedes enseñar.
Voltio a verme y me dijo sabes lo que me pides, yo le respondí casi de inmediato que si, me miro a los ojos, me paso el brazo por la espalda y me empezó a besar, empecé a sentir en mi mano como iba creciendo y endureciéndose su verga.
Inicio por acariciarme muy delicadamente las piernas, y que aprovechaba muy discretamente para subirme el camisón, hasta que metió su mano por abajo y empezó a tocar mis senos que le cabían perfectamente en su mano.
Sentía como los apretaba y los movía en forma circular, pero cuanto empezó a pellizcar mis tetillas lo tuve que dejar de besar porque sentí tan rico que necesite más aire.
Dejo de tocar mis senos y con esa misma mano se abrió el zíper, se saco su pedazo de carne, tomo mi mano y me la puso en su verga para que se la tocara, casi en mis labios me dijo apriétala fuerte y sube y baja tu mano, sabia lo que quería, así que de inmediato se la empecé a jalar, pero a él se lo hacia con toda la mano.
Después de unos momentos mientras acariciaba mis senos desnudos, me subió el camisón con la intención de quitármelo, tuve que soltar su verga para ayudarle a quitármelo, por unos segundos miro mi dorso denudo, me recostó, yo volví a intentarle agarrar la verga que por la posición en la que estaba apenas si podía tocársela.
El empezó a mamar mis pequeños senos, en ocasiones entre cada chupada le daba pequeños mordiscos a mis tetillas, haciendo que me excitara aun mas, es seguro que él se daba cuenta que estaba calientísima, porque mi respiración era muy agitada como nunca me había pasado.
Termine por soltarle la verga ya que empezó a besarme el abdomen, poco después el ombligo, en el que sentí como metió su lengua y así poco a poco se fue acercando a mi vagina, cuando llego, con mucha delicadeza me quito mi pantaleta, me abrió y me levanto las piernas, por unos segundos fijo su mirada en mi vagina, seguro noto mi escaso bello ya que nunca me la había rasurado.
Metió su cara entre mis piernas y sentí como me besaba alrededor de mi vagina, poco después sentir que su lengua abría mi rosados labios vaginales, hasta que su lengua los penetro, fue un momento increíble, así me la estuvo chupando por varios minutos, me di cuenta que gemía como mi mama, pero mas quedito, de repente se paro, se quito la playera, se abrió el cinturón y el pantalón, y junto con sus calzones se los quito.
Me acomodo en el sofá y se hecho encima de mi sin aplastarme y dándome un beso riquísimo, me dijo, te la meteré despacio si te duele me dices para parar, empecé a sentir como su verga durísima, poco a poco iba entrando en mi muy ardiente vagina, por momentos detenía su penetración, me la sacaba y volvía con mucho cuidado a seguir penetrándome, en momentos aprovechaba para hacerme muy cortos mete y saca.
Hasta que sentí un pequeño dolor cuando me penetro por completo, el que exprese mas que como un quejido, lo hice como gemido, así que empezó a meterla y sacarla con mucho cuidado mientras me besaba como jamás me hubiera imaginado que se podía besar, su lengua entraba casi por completo en mi boca.
Mi respiración era tan excitada que me resultaba imposible besarlo como él quería, después de un rato de un fascinante mete y saca en que ya había tenido al menos dos orgasmo, me dijo, terminare fuera de ti, se separo rápidamente y después de dos o tres jaladas que el solito se dio, vi como termino sobre mi vagina, fue la primera vez que había visto como una verga escupía el semen que era de un color blanco lechoso.
Poco a poco fui recuperando la respiración mientras veía a mi padrastro vestirse, pocos segundos después tome mi pantaleta para limpiarme el gran chorro de semen que me hecho, me puse el camisón y salí corriendo a mi recamara, solo alcance a oír que me dijo que me bañara.
Cuando llegue a mi recamara lista para bañarme, note que en mi pataleta había algunas manchas de sangre y fue cuando entendí que mi padrastro me había convertido en mujer y no mi compañero de clase, en momentos que comentamos nuestras fantasías se lo he dicho y al parecer a él le agrado saber que haya perdido mi virginidad con el.
Después de ese día y por mas de dos años seguimos teniendo encuentros continuos y que todos los he disfrutado al máximo, pero recuerdo uno que se ha repetido en varias ocasiones, en el que escucho como mi padrastro coge con mi mama, mientras yo me masturbo, poco después de que terminan, el entra a mi cuarto sin hacer ruido con solo los calzoncillos puestos, se acerca a mi cama, yo me siento, él se pone frente a mi como invitándome a que se la mame, se la empiezo a tocar sobre el calzoncillo mientras lo miro a los ojos.
Se la saco y se la empezó a mamar, casi siempre aun esta húmeda por los jugos de mi madre mesclados con los de su semen, eso me súper excita, y me gusta mamársela con gran fuerza mientras lentamente se va endureciendo en mi boca, me sabe tan rica que en varias ocasiones he tenido orgasmos mientras se la mamo, en otras he permitido que eché su delicioso semen en mi boca, en otras me deja montarlo y que llene mi vagina con su muy ardiente semen.
Pero en una ocasión en la que cogíamos tratando de no hacer ruido, mientras estaba montada en su verga, vi por el espejo del tocador, que sin hacer ruido, mi mama abrió la puerta y se quedo mirando muy discretamente como montaba a mi padrastro, no me pude parar, ella no hizo nada, así que ella vio como me cogió hasta que termino en mi boca.
Pasaron muchos días y ninguno ha dicho nada, ni nunca se toca el tema y todo se toma como normal, pero desde ese día, mi mama, mi padrastro y yo, hemos llevado una relación sexual compartida con mucho respeto, actualmente ya me descare y gimo tan fuerte como mi mama, cuando me esta cogiendo mi padrastro, y en varias ocasiones igual que yo, lo ha recibido aun con la verga húmeda de mis fluidos y yo los escucho como cogen.
Nunca lo hemos hecho juntos los tres, ni creo que lo hagamos, muy en el fondo de nosotros creemos que así de alguna manera hay respeto.
Además de que el jamás nos a comparado o haya querido cambiar el estatus en la casa, yo sigo siendo la hija, ella la mama y el, él padrastro.
Yo he visto muchas veces desde la puerta apenas abierta coger a mi padrastro con mi mama, como seguramente ella me ha visto coger con el, pero he visto en muchas ocasiones que mi padrastro se coge a mi mama por el ano, algo que yo nunca le he permitido, porque mi ano lo estoy guardando para cuando me case.
Durante estos seis años que lleva esta relación tan extraña, el ha sido un buen proveedor y un buen padrastro, porque en varias ocasiones he recibido consejos de el de todo tipo.
Sé que nuestra relación no es normal, pero así hemos vivido como una familia feliz en la casa y para los ojos de los demás.

5.6
99914 visitas. 127 votos.


COMENTARIOS

pichosex dice:

Tu relato es excelente me excitaste mucho amiga


wero07 dice:

que buen relato quisiera probarte a ver que tal te ha enseñado tu padrastro



Nombre de Usuario:

Clave de Acceso:

Mensaje