Le robe la virginidad de la cola y le encantó Publicado por curioso35 el 24/03/2024 en Amor filial

"Mi hijastra nunca me quito el sueño, hasta que me paro la cola para recibirme"

Relato agregado a sus favoritos
Autor agregado a sus favoritos
El relato ya se encontraba entre sus favoritos
El autor ya se encontraba entre sus favoritos
Relato agregado para leer más tarde
El relato ya se encontraba en su lista de pendientes de lectura

Llevo 12 años de casado con una morenita muy delgada la cuál ya era mama soltera de Xime que cuando nos juntamos tenía 2 añitos y mi pareja es muy fogosa en la cama, ella es costeña y es demasiado temperamental a la hora de tener sexo me encanta comenzar a acariciar todo su contorno mientras está acostada seducirla mientras acaricio su cuerpecito y penetrarla de una sola por cualquiera de sus agujeros eso me fascina.

Nos invitaron a una boda en el pueblo donde ella es originaria, llegamos y hace un calor tremendo todo el día sudoroso y por la noche nos tuvimos que acomodar en un cuarto los tres que solo tiene una cama matrimonial y una hamaca al otro extremo del cuarto.

Les contaré que mi hija (hijastra) se parece muchísimo a su mamá, delgadita pelo chino, coqueta y delgadita aunque sus pechos son pequeños pues todavía no termina de desarrollarse si tiene las caderas casi iguales que su mamá, cabe mencionar que nunca la vi con ojos morbosos o pensé que podría pasar algo más con ella, la veía como mi pequeña hija ya que yo no puedo tener hijos por alguna situación al respecto de no producir suficiente esperma o algo asi pero jamas he podido preñar a mi mujer, pero esa pequeña la veia como mi hija.

Llegamos a la boda y la cerveza corría como agua hasta mi pequeña se tomó sus buenas cervezas y más por qué la animaban sus tias y sus primas.

Transcurrido casi medio día de fiesta y todos bebiendo sin límite risas y música de viento no faltó.

ya que se escondió el sol nos fuimos el último grupo a la casa a seguir la fiesta y no se quién saco el mezcal el cuál corría como agua y ahí empezó todo...

La primera en caer de borracha fue mi mujer que al no estar acostumbrada quedó noqueada la lleve como pude le quite su vestido y la dejé con una blusa solamente y acostada en la cama, yo salí y continúe bebiendo.

Tiempo después solo ví que mi pequeña toda colorada por la cerveza y un par de mezcales que se tomó (ya que no permiti que le dieran mas) me dió un beso y se fue rumbo al cuarto. Las risas continuaron pero yo estaba en mi límite solo me despedí.

Llegué y me desnude me fui a la ducha por qué aparte de borracho me sentía muy sudado al salir solo me puse una bermuda y me fui a acostar.

Al recostarme, percibí un olor tan rico de mi mujer, su olor fresco y su piel suave, comienze a acariciar sus brazos ella estaba de cucharita pero, para mí sorpresa solo estaba en ropa interior no le di importancia seguí acariciando su espalda con besos y caricias al llegar a tocar sus nalgas me parecieron las más ricas estaban duritas.

-Te gusta como te acaricio, princesa

-ella solamente gimió y paro su cola.

-flaquita voy a destrozar ese culo, que me encanta.

Mis manos no dejaban de acariciar sus nalgas y espalda es como un juego previo

Cuando mi mano se perdió en la entrepierna me sorprendió no sentir sus bellos.

-A perrita te depilaste que rica se siente y estás mojadisima putita.

Me despoje como pude de mi boxer y le quite su ropa interior que ella misma me ayudó a quitarla.

Mi pene estaba tieso y lo sentía más duro todavía yo creo que el alcohol me tenía eufórico.

Mi pene comenzó a picotear la cola le daba pequeños punterasos para después sobarlo sobre sus nalgas.

Mi boca no paraba de besarle su nuca y sus oidos diciéndole palabras que yo sabía que le encantaban.

-ya viste como me tienes perrita está durísima, queriendo meterse en tu cola, ya la quieres adentro verdad putita. Te la voy a meter como te la meten en tu trabajo perra ( yo sabía que mi pareja tenía un amigo el cuál siempre que podia me la mandaba con su cola escurriendo de semen) no dejaba de puntear su cola y acariciar su vagina ella solo gemia y en un momento dado entro la punta en su ano.

Me quedé quieto siempre he cuidado a mi mujer respecto al dolor inicial en el sexo.

-ella solo gimió un poco más y se puso tensa.

-ya paso perrita ya entro, ahora tu solita entierrala como te gusta.

No sentí que se moviera aunque si se la metí otro poco no dejaba de dedearla la sentía apretadita.

-que rico aprietas tus piernitas te siento estrechita mi vida.

Al momento de que mi mano toco sus pechos mi sangre se congelo no tenía pechos grandes eran pequeños, mi mente supo que me estaba culiando a mi hija 

-mi pene se puso más duro aún no dije más solo la tomé de la cintura y le metí la mitad, mientras mis dedos volvieron a atrapar su vagina le metí dos dedos para engancharla y ahí le ordene.

-Metetelo putita, metelo tu solita.

Ella se movió tantito pero no para quitarse, mas bien para meterlo más mi cadera estaba mete y saca cada vez más profundo y más rápido, llegó el momento en que mi pelvis se junto con sus nalgas.

-Ya lo tienes dentro perrita.

Me moví muy rápido ella solo mordía la almohada y gemia no se movia. Me hizo acabar de inmediato llenando le sus entrañas de semen. Pero eso en lugar de satisfacerme hizo que le diera más duro su cola estaba relajada la acosté boca abajo sin sacarsela y se la hundi toda ella solo pujó pero mis manos le abrieron sus nalgas para hacer más intensa la culiada.

Ya que me cansé y mi pene se puso flácido me acosté aun lado me puse mi shorts y me dormí.

Al otro día al despertar mi mente estaba con una resaca moral inmensa, no ví a nadie en el cuarto, pensé que en cualquier momento ingresarian los policías y se desataría el pandemonium. Pasaron los minutos y entro mi mujer.

-Ya despertaste borracho se avalanzo a mi, comenzamos a besarnos y rápidamente le hundi un par de dedos en su vagina, la puse en cuatro y la penetre de forma brusca ella gimió y recorde como gemia su hija horas antes.

Cuando paso ese lapso de sexo puro y salvaje le pregunté y la niña.

-ella ya se fue a la playa con sus primos regresan hasta la noche no te acuerdas verdad.

Me levanté me fui a bañar y al salir cuando busque en mi maleta ropa interior lo primero que toque fue una prenda húmeda. Eran sus calzoncitos llenos de semen, fluidos de ella y un poco de sangre me los dejo y no se por qué...

Si q

uieren la segúnda parte mandenme telegram a elenviadodemordor

 

Valoraciones

Solo usuarios pueden votar 0 de Valoraciones

Comentarios 0

Acerca de este relato

Autor curioso35
Categoría Amor filial
Visitas 3187
Valoración 0 ( votos )
Comentarios0
Favorito de0 Miembros
Cantidad de palabras: 1333
Tiempo estimado de lectura: 7 minutos